Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 15:00

Reconocen conductas que generan resistencia en el paciente

Las técnicas motivacionales son una aportación de la psicología

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
La consejería de Sanidad, a través de la dirección general de atención a las drogodependencias, en colaboración con GETEM (Grupo Español de Trabajo en Entrevistas Motivacionales) ha organizado un curso sobre entrevistas motivacionales.

Celebración del curso de entrevistas motivacionales.

Entre los objetivos que se han marcado están formar a los participantes en los principios teóricos y en la aplicación práctica de las técnicas de la entrevista motivacional, sensibilizar a los profesionales sobre la importancia de los aspectos confrontacionales en la aparición de las resistencias al cambio, aprender a reconocer cuáles de nuestras propias conductas y actitudes generan resistencias en los pacientes, dotar de estrategias y recursos que favorezcan la práctica profesional en esta área y que permitan a los participantes incorporar a su práctica clínica cotidiana las técnicas motivacionales básicas

Las técnicas motivacionales constituyen probablemente la novedad más útil e interesante que la psicología ha aportado últimamente al mundo de la salud. La entrevista motivacional aborda un tema de crucial importancia para la medicina del siglo XXI en el medio. Los cambios de hábitos de salud y su mantenimiento en el tiempo (dieta saludable, ejercicio físico, hábito tabáquico, consumo de drogas y automedicación), así como la adherencia y el buen cumplimiento terapéutico se perfilan cada vez más como grandes aliados en la costosa sanidad del mundo occidental. Se trata pues de un abordaje terapéutico, de un estilo de relación y comunicación con el paciente, que se integra en un marco teórico muy bien estructurado, conciso, claro y validado por un gran número de estudios controlados sobre su eficacia.

Basándose en la teoría transteórica de Prochascka y DiClemente, Miller y Rollnick han desarrollado un modelo de abordaje terapéutico centrado en la entrevista con el paciente que permite abordar conjuntamente con el paciente los cambios de salud.

Desde esta nueva perspectiva, el terapeuta aprende a identificar en qué punto del cambio se encuentra el paciente y cuál es su disposición para cambiar, y le ayuda a enfrentarse con su propia ambivalencia de forma más eficiente y menos confrontativa. Con este modelo de abordaje, el paciente se convierte en el verdadero protagonista de su propio cambio y de su tratamiento, responsabilizándose del mantenimiento del mismo.