Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:10

Andalucía se aferra a una fórmula jurídica para continuar con la subasta de fármacos

La consejera de Salud y Bienestar Social andaluza afirma que la reforma de la Ley 29/2006 no afectará a los concursos de medicamentos de dispensación en oficina de farmacia de la región ni a los de equivalentes terapéuticos, dado que según Montero “no se publicarán” con esta denominación

Viernes, 21 de junio de 2013, a las 15:08

María Jesús Montero, consejera de Salud y Bienestar Social de Andalucía, y Alipio Gutiérrez, presidente de ANIS.

Eduardo Ortega Socorro. Madrid
“Vamos  a continuar con la subasta de medicamentos andaluza. No atenta contra la igualdad de los ciudadanos, como ya ha dictado el Tribunal Constitucional, pero además la redacción que podría frenarla no funcionará por la fórmula con la que hemos creado las subastas en Andalucía”. Así de clara se muestra María Jesús Montero, consejera de Salud y Bienestar Social de Andalucía, sobre si la reforma de la Ley del Medicamento emprendida en el Congreso de los Diputados pondrá fin al concurso de fármacos andaluz, dado que una de las enmiendas aprobadas es la prohibición de descuentos regionales en medicamentos que se vayan a dispensar en oficinas de farmacia.

Para ello, asegura que cuenta con argumentos jurídicos. Parecido ocurre con el concurso andaluz de equivalentes terapéuticos. “Los concursos que vamos a sacar adelante en 22 grupos terapéuticos no son de equivalentes terapéuticos, se lo digo yo ya”. Ante la confusión creada en la prena por esta aseveración, matiza que el concurso “no saldrá adelante como de equivalentes terapéuticos. Por tanto, tampoco se frena con la Ley del Medicamento”, en cuya reforma también se aborda la cuestión de estas herramientas de ahorro, que pasarán a ser competencia de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps).

Sobre las modificaciones propuestas en la Ley de Garantías, Montero considera que “no es de recibo que aprovechando las enmiendas en una iniciativa que tiene que ver con la trasposición de dos directivas, se aprueben restricciones con el fin de evitar las medidas de ahorro regionales”. Montero denuncia: “Me parece una deslealtad institucional. De esta manera, prácticamente lo que se viene a decir es que no podemos hacer políticas para el uso racional de los medicamentos”.

La consejera aborda estas cuestiones durante el Encuentro organizado por la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) en Madrid este viernes. También considera que las regiones necesitan “más presencia en los órganos de decisión y ponernos todo de acuerdo sobre qué es innovación terapéutica y qué no”. Para elaborar este concepto, llama a trabajar sobre “un algoritmo para decidirlo y que las compañías farmacéuticas sepan qué criterios empleamos”.

En términos de gasto farmacéutico, considera que “el caballo de batalla está ahora en la farmacia hospitalaria, que en Andalucía supone un 40 por ciento del total, unos 800 millones de euros. Además, ha ido creciendo en tiempos de crisis”

Defensa de la descentralización

Durante su intervención, María Jesús Montero hace una apasionada defensa de la descentralización del sistema sanitario español. “Cuando se afirma que la descentralización genera desigualdad nos asombramos. Al contrario, ha permitido repartir igualdad porque ha permitido que los pacientes de todo el estado tengan acceso a los tratamientos en sus regiones, no como hace 30 años que tenían que venir a Madrid. Es una medida de eficiencia”.

Asimismo, denuncia el discurso que ataca la descentralización por la duplicidad de estructuras que general. No entiende “por qué se pide a las comunidades autónomas que adelgacen sus estructuras y no al ministerio de sanidad, que no lo hizo después de que tras las transferencias de competencias se quedara sin la mayoría de sus atribuciones”.  De hecho, valora la idea de “descentralizar la políticas del medicamento”.