15 nov 2018 | Actualizado: 14:00

“Los pacientes saben que la atención sigue siendo de calidad gracias a los profesionales”

Señala que “los planes de choque para reducir las listas de espera han obtenido resultados nulos”

Jueves, 17 de julio de 2014, a las 11:37
Ricardo Martínez Platel. Zaragoza
El portavoz socialista en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón, Eduardo Alonso, ha hecho balance para Redacción Médica del curso sanitario y subraya que los pacientes perciben  que “cada vez son menos los medios, cada vez son más cortas las propias visitas, cada vez tienen que esperar más a ser atendidos, a que les realicen las pruebas diagnosticas o a ser operados”.

Eduardo Alonso, portavoz socialista en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón.

¿Qué balance parlamentario hace del curso sanitario?
El curso 2013/2014 en el aspecto sanitario ha sido más bien pobre, con más recortes, menos servicios a los ciudadanos y peor gestión. El PP ha  reducido el número de  profesionales en Atención Especializada por el plan de recursos del Salud y los planes de jubilaciones obligatorias. En Atención Primaria, el reagrupamiento de la atención en los distintos centros de Salud  y consultorios de los Centros de Salud del mundo rural, en donde toda jubilación o baja de cualquier tipo, ha llevado consigo un aumento del número  de pacientes por médico, una disminución del número de profesionales o una reducción de la frecuencia en los días de atención, al no cubrir ni reponer las bajas temporales o definitivas de los profesionales.

No se ha puesto en marcha ningún programa que redunde en una mejor atención en la calidad ni en la cantidad de los recursos disponibles. En el capítulo de inversiones no ha habido ninguna infraestructura nueva que se haya puesto en marcha y las infraestructuras que el PP se encontró contratadas  y en ejecución, los ritmos se han ralentizado,  como en el centro de Especialidades de Avenida Navarra o Centro de Salud de Almozara.

En el capítulo de gasto corriente los ritmos de ejecución presupuestaria han llegado a ser escandalosamente bajos,  llegando incluso a haber meses en los que los centros de salud y algunos servicios hospitalarios han estado a punto de sufrir desabastecimiento como ocurrió en los meses de noviembre y diciembre del 2013 y enero de 2014. El Instituto de Ciencias de la Salud ha sufrido una disminución en sus presupuestos que unido a la poca gestión e impulso llevada a cabo por sus responsables,  ha redundado en una menor disposición de recursos externos y su repercusión  negativa  en investigación, transferencia de conocimiento a los profesionales y programas de formación.

¿Cuáles han sido los aspectos más destacables?
El ataque del PP a los servicios de Salud Mental Comunitaria que siempre se han prestado en los propios centros de salud más accesibles y  cercanos a los lugares de residencia de estos enfermos ha sido feroz. El PP ha querido centralizarlos en un par centros y cerrar todos los dispositivos de Salud Mental que había en los barrios de Zaragoza. De momento entre todos hemos conseguido parar esa centralización que contribuía a estigmatizar a estos enfermos, pero todavía no han retirado su propuesta.

El transporte  sanitario programado ha sacado a la luz  la nefasta gestión de dicho servicio por parte de la empresa adjudicataria, el traslado  a Castilla León de los servicios de gestión y control pagados por los aragoneses y la facturación de servicios no prestados.

Un área importante demográficamente como es la “Margen Izquierda del Ebro” de Zaragoza, ha sufrido estos tres años una pérdida de servicios cercanos  y accesibles que recibía en el Centro de Especialidades Grande Covián y en el Hospital de referencia Royo Villanova. Han desplazado al Hospital Provincial y al Hospital Miguel Servet varias especialidades médicas, pruebas diagnósticas, etc. lo que redunda en una peor atención a los pacientes de esta zona tan poblada de Zaragoza y un alejamiento, molestias  y pérdida de accesibilidad a estos servicios sanitarios.

El PP no ha querido poner en marcha y mejorar la Atención Sociosanitaria,  tan necesaria en una Comunidad Autónoma como Aragón,  con una población tan envejecida y dispersa en un amplísimo territorio y aprovechando la oportunidad de que en el mismo Departamento se gestiona la Sanidad y los Servicios Sociales. El PSOE  le ofreció al consejero de Sanidad colaboración en este tema importante para la atención a un colectivo tan numeroso y tan importante para la sostenibilidad del Sistema y al PP jamás le interesó.

En lo referente a la atención a los aragoneses  que residen en las zonas limítrofes con otras regiones nada se ha avanzado en garantizar esa colaboración que debe existir entre los distintos Servicios de Salud de las comunidades que eviten molestias, largos desplazamientos y que garanticen la atención a tiempo de los aragoneses más alejados de las grandes capitales  de Aragón y de sus respectivos hospitales.

La colaboración con las empresas privadas de servicios sanitarios han sido nefastas. En los planes de choque  para reducir las listas de espera, no se han entendido y los resultados obtenidos han sido nulos.

Los servicios que han prestado vía conciertos tanto dentro del “Acuerdo Marco” como “Vía Facturas”, los cobran con muchísimo retraso, de forma que algunas empresas, sobre todo las que no tienen ánimo de lucro como Cooperativas de Trabajo Asociado, Fundaciones  y otras,  están sufriendo verdaderos viacrucis financieros  y de tesorería por los retrasos  en cobrar  del Gobierno de Aragón, poniendo en riesgo la viabilidad de dichas empresas y los empleos de sus trabajadores.

Las empresas de tecnología sanitaria, la industria farmacéutica, incluso las propias farmacias han denunciado lo tarde y mal que cobran del Gobierno por los servicios contratados y prestados por ellas.

¿Qué temas han quedado en el tintero?
En lo que se refiere a la atención sanitaria a dos colectivos importantísimos y por desgracia muy representativos como son los crónicos y los enfermos de Cáncer, el PP no ha hecho nada por mejorar el tratamiento de los mismos.

En los enfermos crónicos siguen sin presentar un Plan de Atención y sin querer utilizar todas las infraestructuras sanitaria que son optimas para dicha atención,  utilizado camas de agudos y dejando en mínimos dicha atención.

A los pacientes de cáncer  se les siguen sin poner en marcha todas las políticas de detección precoz que llevan 3 años anunciándolas. En mamografías se han vivido espectáculos lamentables en cuanto a retrasos en la realización de las mismas, mala custodia de las pruebas, etc. En cáncer de colon siguen sin poner en marcha el llamamiento a los pacientes con riesgo de padecerle y la puesta en marcha del programa de detección precoz anunciado por el doctor  general de Planificación hace  casi dos años.

Con este escenario que plantea, ¿cuál es la situación de la sanidad aragonesa?
La situación  es de un total desgobierno, falta de planificación y una total desmotivación de los profesionales en general y de los responsables de los sectores sanitarios en particular.

En los pacientes ha calado la idea de que gracias a la profesionalidad de médicos, personal de Enfermería y resto de trabajadores,  la atención que reciben sigue siendo de buena calidad,  pero notan  que cada vez son menos los medios, cada vez son más cortas las propias visitas, cada vez tienen que esperar más a ser atendidos, a que les realicen las pruebas diagnosticas o a ser operados.

Los planes de choque contra las listas de espera han sido un estrepitoso fracaso, que lejos de reducir las listas de espera, se han multiplicado por cinco y los dineros gastados son aproximadamente los mismos que se gastaron en el periodo 2007-2011.

En cuanto a la Organización del Salud, el PP pasó de 8 sectores a 4, lo que redundó en que los Sectores de Calatayud,  Barbastro, Alcañiz y el Sector 1 de Zaragoza han ido perdiendo peso específico en la organización del sistema,  pasando a ser apéndices del Sector III- Clínico,  de Huesca-San Jorge,  de Teruel-Obispo Polanco,  y del Sector II- Servet  respectivamente.

¿Cómo valora la luz verde a la Ley de Salud Pública?
El proyecto de ley que presentó el PP era malo de solemnidad y por eso solicitamos primero la devolución al Gobierno y después le hicimos una enmienda a la totalidad.

El PP empezó la tramitación parlamentaria de dicho proyecto de ley y el PSOE con una postura constructiva y de colaboración para tratar de mejorar el texto que mantuvo el Gobierno, presentamos 132 enmiendas del total de 245 enmiendas  que se presentaron. Se nos aprobaron 89.

Creemos que el texto original  se mejoró con nuestras enmiendas, aunque hubo determinados artículos que el PP se mostro inflexible a intentar mejorarlos y aplicó su rodillo con lo que el texto final de la Ley de Salud Publica no salió tan redondo como el PSOE pretendía.

¿Qué opina del rechazo al copago hospitalario?
Nos duele el empecinamiento del consejero de Sanidad en aplicarlo nada más que la ministra Mato lanzó la idea. Parece como si quisiera hacer meritos ante el Ministerio de ser el primero en aplicar una medida tan injusta y tan innecesaria pues ni disuade,  ni recauda cantidades significativas.  Recientemente el consejero alardeaba de lo magnifica que era la idea del copago farmacéutico hospitalario, pero que no iba a ser la primera región en aplicarlo, cuando es consciente que casi todas las comunidades, incluidas las gobernadas por el PP, han rechazado la idea de poner en marcha una medida tan injusta.

¿En qué punto se encuentra el pacto por la sanidad?
Los profesionales sanitarios han recibido tantas descalificaciones por  parte del Consejero de Sanidad y tantos ninguneos por parte de la presidenta Rudi, que  son escépticos ante las últimas propuestas del Pacto por la Sanidad que la Consejería ha propuesto a los sindicatos. Han sido acusados de trabajar poco en horario de mañana, de hacer picaresca  para cobrar peonadas por las tardes,  han visto reducidos sus derechos,  que sospechan que lo que quiere el Gobierno del PP es hacerse una foto con los sindicatos, pero sin ánimo de avanzar.