Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

“Aceptamos la troncalidad, pero solo de un año común”

La SEGO creará la figura del ‘gestor de investigación’ y un ‘comité de redacción’

Jueves, 28 de julio de 2011, a las 13:50

Eva Fariña / Imagen: Pablo Eguizabal. Madrid
José María Lailla ha tomado las riendas de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), en sustitución de José Manuel Bajo Arenas, después de ochos años en la Vicepresidencia. En su mandato, que califica “de continuidad”, también quiere incorporar diversas novedades, como la creación de la figura del “gestor de investigación” o un comité de redacción que unifique todas las publicaciones que surgen de la propia sociedad científica. En la entrevista concedida a Redacción Médica, el nuevo presidente de la SEGO también se ha mostrado contrario al programa de troncalidad propuesto, ya que considera que dos años comunes son excesivos. De hecho, estaría dispuesto “a aceptar un año de otras especialidades”, pero opina que “hacer dos años de Ginecología y dos años de Obstetricia, aunque sean alternantes, no es mucho”.

José María Lailla, en su despacho de la SEGO.

¿Cómo valora estas primeras semanas en la Presidencia de la SEGO?
Llevaba ocho años como vicepresidente, por lo que conozco bien la institución; sin embargo, la responsabilidad es distinta y empiezan a aparecer temas sobre los que hemos de decidir, y esto cuesta un poco más. De todas formas, creo que lo estamos llevando bien. Hemos decidido marcar una línea de continuidad, porque sería incongruente por mi parte llegar después de ocho años y romper con todo lo que hemos hecho.

¿En qué consiste la figura del gestor de investigación que quiere implantar en la SEGO?
Es una idea que no se va a poner en marcha de forma inmediata, pero sí la tengo en cartera. En España tenemos muy buenos investigadores y muy buenos equipos de investigación, pero la media de investigación es baja. No todos están sensibilizados. Si no hay buena investigación, no hay calidad asistencial. No está organizada a nivel nacional, para todos, y muchas veces se pierde la oportunidad de solicitar una beca porque se desconoce su convocatoria. Otras veces no se solicita una ayuda de refuerzo para una línea ya existente porque no se sabe a quién recurrir. Muchos profesionales no saben qué es el Instituto de Salud Carlos III. También sería necesario conectar el trabajo de investigación entre varios hospitales. En muchos centros hospitalarios ya están creando esta figura del gestor, a través de las fundaciones, para facilitar la labor del profesional. Me gustaría que la SEGO pudiera ofrecer el trabajo de un gestor a quien los investigadores pudieran acudir para ser informados, para recibir ayuda y para obtener información.

José María Lailla explica cuáles serán las funciones
del ‘gestor de investigación’ de la SEGO.

El Comité de Redacción unificará criterios
en sus publicaciones científicas.

Otro proyecto es la creación del Comité de Redacción. ¿A qué se dedicará?
En este momento, la SEGO es muy prolífica en la producción de literatura médica, y creo que es algo muy bueno. Tenemos los documentos, las guías de actuación, los documentos de consenso o las monografías, que realizan personas distintas y que muchas veces no dicen exactamente lo mismo. Nuestra sociedad científica debe tener su cuerpo de doctrina, la cátedra de la SEGO, que estuviera dirigido por un comité de expertos que representaran todas las áreas de conocimiento de la propia especialidad y que unificara criterios.

Usted se ha mostrado contrario a la troncalidad tal y como se está planteando en estos momentos, ¿por qué?
Obstetricia y Ginecología es una especialidad médico-quirúrgica muy amplia y en la mayoría de los países europeos la han ampliado a cinco años. Ratifico que no estoy de acuerdo con el programa de troncalidad que nos proponían. Es un programa de troncalidad en el que nosotros estamos en la rama quirúrgica, lo cual nos parece el primer problema, porque nuestros residentes no se forman en los temas médicos. En segundo lugar, este periodo duraba dos años, y solo quedan otros dos años para nuestra formación. Sería la misma formación que recibe, por ejemplo, una matrona, que durante dos años hace Obstetricia, mientras que nosotros tendríamos que enseñar también Ginecología. ¿Cómo pueden salir formados nuestros futuros especialistas? Mal.

El presidente de la SEGO explica por qué se opone
al programa de troncalidad.

Los recortes sanitarios también están afectando
a los puestos de trabajo de los ginecólogos.

Nosotros aceptamos una troncalidad, pero de un año común, para que nuestros especialistas, como ocurre en muchos países, hagan cirugía abdominal, cirugía urológica, que sepan endocrinología. Atendemos a muchas mujeres que tienen una alteración menstrual causada por un trastorno tiroideo. Todo esto en la nueva troncalidad ya ni lo veíamos. Nos parece bien que haya un año común en estos aspectos, lo apoyaríamos, pero manteniendo los otro cuatro años. ¿De qué le sirve a un ginecólogo saber cómo se opera una catarata o a un oftalmólogo saber cómo se resuelve un parto? Además, los dos meses que duraría la rotación sería como la visita a un museo: se ven muchas cosas pero no se queda nada.
 

Lea la entrevista completa