14 nov 2018 | Actualizado: 14:30

73 médicos y 45 enfermeras equilibrarán las cargas asistenciales en las zonas urbanas

La consejería busca paliar los desequilibrios territoriales en su distribución

Lunes, 03 de febrero de 2014, a las 14:13
Redacción. Valladolid
La Consejería de Sanidad se ha comprometido este lunes con las organizaciones sindicales a mantener la frecuencia y la calidad de la asistencia de las consultas de Atención Primaria en los centros y consultorios situados en las zonas rurales. Tras la restructuración no va a suprimirse ningún servicio en el mundo rural, se mantendrán los mismos tiempos de consulta en todos los consultorios locales. Durante la mesa sectorial de este lunes se ha informado del traslado de 73 médicos y 45 enfermeras a zonas urbanas y periurbanas, pero también a algunas rurales, con el objetivo de equilibrar las cargas asistenciales de los profesionales sanitarios y acercarse así a los cupos óptimos de tarjetas por médico.

Antonio Sáez Aguado, consejero de Sanidad.

El mapa sanitario prácticamente no se ha modificado en los últimos 25 años, y en este periodo de tiempo han cambiado las condiciones demográficas, económicas, y tecnológicas. En esta situación, Castilla y León, pese a que cuenta con los mayores recursos humanos e infraestructuras, presenta desequilibrios territoriales en su distribución. Así pueden encontrarse casos extremos como, por ejemplo, un médico rural en Soria que cuenta con 54 tarjetas asignadas y un médico de Salamanca con 2.185 tarjetas: esto supone dos o tres consultas al día en el primer caso y más de 50 en el segundo. Esta situación se produce en todas las áreas de salud de la Comunidad.

Por ello, se ha decidido llevar a cabo una redistribución, para lo que se han analizado exhaustivamente los datos de cada zona básica de salud y de cada demarcación asistencial o puesto de médicos y enfermeras, y se han identificado aquellos puestos de trabajo susceptibles de ser trasladados de zonas rurales a otras con mayor presión asistencial, en su mayoría urbanas o periurbanas. El criterio restrictivo para desarrollar este proyecto ha sido el de mantener la intensidad y la periodicidad de las consultas en los centros de salud y en los consultorios locales en los que se prestan.

En este sentido, se han estudiado diversos factores como las tarjetas que hay por cada centro y por cada puesto, los tramos por grupos de edad, la frecuentación en el último año, el número de consultorios en los que se presta asistencia y los tiempos de desplazamiento. Así, en la mayoría de las zonas rurales afectadas por esta reestructuración, el tiempo necesario para consulta y desplazamiento no supera el 35 por ciento de la jornada laboral. Además, se ha considerado un tiempo medio de consulta de 9,3 minutos, y en los consultorios locales se ha asignado al menos una hora de presencia con independencia del número de consultas previsto.