Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40
Jueves, 26 de febrero de 2015, a las 10:33
“Los altos cargos han dado una batalla ejemplar para que la sanidad sea más fuerte y capaz”

Jesús Vicioso Hoyo / Cristina Mouriño / Imagen: Cristina Cebrián. Córdoba
El análisis del papel, de la responsabilidad y de los retos que tienen sobre la mesa los máximos responsables de los servicios sanitarios ha protagonizado la inauguración de la cuarta edición del Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria, que organiza Sanitaria 2000, en colaboración con Air Liquide Healthcare, Cardiva, Fresenius Medical Care, Gasmedi, GE Healthcare, Otsuka y Roche. La puesta de largo de la cita ha contado con la presencia de los consejeros de Sanidad de Castilla-La Mancha y Aragón, José Ignacio Echániz y Ricardo Oliván, respectivamente; el viceconsejero andaluz de Salud, Aquilino Alonso, y el presidente de Sanitaria 2000, José María Pino.

Aquilino Alonso, viceconsejero de Igualdad, Salud y Política Social de Andalucía; José Ignacio Echániz, consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha; Ricardo Oliván, consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia de Aragón, y José María Pino, presidente de Sanitaria 2000.


IV ENCUENTRO DE ALTOS CARGOS
“Los altos cargos han dado una batalla ejemplar para que la sanidad sea más fuerte y capaz”
Un pacto en innovación para evitar desigualdades
La brecha de tratamiento del alcoholismo, un reto sociosanitario que requiere mayor implicación
La sanidad golpea con eficiencia a la crisis
El pago por resultados en salud se postula como solución a la crisis del SNS
La eficacia de la Salud Pública pasa por Primaria
“Primaria ha de gestionar el marco sociosanitario”
¡Qué ineficientes hemos sido!
“Hay que romper una lanza en favor no solo de los profesionales, que sin duda tienen un papel protagonista, sino también de los gerentes, de los altos cargos y de aquellas personas que han estado en esta batalla al frente de los ejércitos y que han tenido que sufrir unos envites en una situación verdaderamente complejos, en términos económicos, financieros y de gestión”. Así lo ha manifestado Echániz en el primer acto del encuentro, que se celebra en el Parador de Córdoba. El consejero castellanomanchego ha reconocido que el Sistema Nacional de Salud “tuvo que realizar una parada profunda” para ser reformado, al igual que otras esferas, como la económica, la financiera, la fiscal, la educativa e, incluso, la Administración misma.

Para Echániz, el ‘pulso’ no ha sido fácil para ninguno de los actores de la sanidad: ni para los profesionales, ni para los pacientes. Pero no se ha olvidado de los altos cargos que han tenido que han llevado a cabo un encargo decisivo. “Han dado una batalla ejemplar y que han permitido que hoy la sanidad española sea más fuerte y más capaz que hace cuatro años”, ha expresado el dirigente popular. Y a pesar de que ha tachado de “esfuerzo titánico” la labor ejercida por el conjunto de las comunidades autónomas, no ha dado por concluida la tarea. “Queremos conseguir una sanidad más eficaz, más eficiente y más viable”, ha dicho, para después añadir: “Hemos devuelto la cordura a un sistema que la había perdido en algunas cosas”. Finalmente, ha apostado por “una sanidad de futuro con planificación” sin omitir que “innovación y sostenibilidad tienen que ir de la mano”.

Oliván, durante la inauguración.

Echániz, en la apertura del Encuentro Global.


El consejero aragonés, Ricardo Oliván, ha aseverado en la inauguración del encuentro que “gastar más no significa más sanidad”, en clara alusión a que los responsables sanitarios buscan una mayor eficiencia intentando evitar las políticas cortoplacistas. Porque éstas, a juicio del integrante del Gobierno de Luisa Fernanda Rudi, “no sirven”. De igual forma, Oliván ha reconocido que el sistema sanitario ha dado “muestras de agotamiento” a lo largo de los últimos años. “La crisis no creó problemas, sino que los sacó a la luz”, ha apuntado antes de recordar que pese a “malos titulares” o críticas “en el debate político”, los ciudadanos siguen dando una alta valoración.

El valor del esfuerzo de los profesionales

Por otro lado, Oliván ha centrado parte de su discurso en “el esfuerzo que han hecho los profesionales sanitarios” a lo largo de la crisis, del que ha pedido “ponderar”. E, igualmente, ha ampliado su reconocimiento al “esfuerzo de los representantes” de los trabajadores del sector, tanto por parte de los colegios de las distintas profesiones como de los sindicatos, “porque han buscado consensos”. “Hay que mirar hacia adelante, porque las bases son sólidas”, ha remachado el consejero de Aragón.

Los valores de un Sistema Nacional de Salud (SNS) fuerte como la equidad o la calidad, y su garantía pese a los nuevos escenarios que se dibujan, han guiado la intervención de Aquilino Alonso. “Sostenibilidad y mantener los principios del SNS no va en contra de tomar medidas para hacer un sistema más eficiente”, ha indicado el viceconsejero andaluz, quien también ha planteado pactos gestionados en el Consejo Interterritorial del SNS para la introducción de las nuevas tecnologías y terapias innovadoras. Por último, Aquilino Alonso ha pedido un replanteamiento del enfoque para la gobernanza sanitaria en el que la transparencia y la participación “real” de los profesionales y los ciudadanos estén verdaderamente presentes.

El presidente de Sanitaria 2000 ha señalado que este IV Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria es un foro único en el que se genera información de calidad gracias a los importantes ponentes que participan en la cita, algo que es obligatorio para los medios de comunicación, como en el caso de las cabeceras de la editora de Redacción Médica, están verdaderamente implicados en la mejora del sistema  sanitario. Además, José María Pino ha apuntado que los responsables han de profundizar en el concepto de la Responsabilidad Social Sociosanitaria (RSS), abanderada por Inidress, ya que, a su juicio, la responsabilidad social empresarial de las compañías del sector ha de ahondar en el mismo “para que sea más provechosa”.

Carlos Ibares, director de Cardiva; Rafael Navarro, subdirector general de Ordenación y Atención Sanitaria de Cantabria; Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid; Mercedes García Alonso, directora general de Salud Pública de Extremadura; Isabel de Frutos Iglesias, subdirectora de Asistencia Sanitaria del Servicio Cántabro de Salud; Julio Zarco, director general de Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid; Carlos León, gerente del Servicio Cántabro de Salud; y José María Pino, presidente de Sanitaria 2000.


En la primera imagen, el consejero aragonés Ricardo Oliván, junto con Carles Constante, director general de Planificación e Investigación del Servicio Catalán de Salud. En la fotografía de la derecha, Manuel Ángel Moreno Valero, gerente del Servicio Murciano de Salud, y Francisco José García Ruiz, director general de Salud Pública de Murcia.


Antonio Alemany, junto con el viceconsejero de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Manuel Molina y Jesús Galván, viceconsejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha. A la dcha., José María Dívar, secretario general de Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha.


A la izquierda, Eva Sebastián e Hipólito González Piñero, Key Account Manager y Regional Access Manager de Roche. A la derecha, Óscar López, director de Publicaciones de Sanitaria 2000, y Julio Zarco, director general de Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid.


Jesús Beristain de Air Liquide; Luis Camacho Murcia, subdirector de Gestión Económica y Contratación Administrativa del Servicio Extremeño de Salud; Ángel Bajils, consejero director general Home Healthcare Iberia de Air Liquide; y Ricardo López, director general de Sanitaria 2000.


Teresa de Rojas, Virgina Donado-Mazarrón, presidenta de Inidress; y Luis Ibáñez, secretario autonómico de Sanidad de la Comunidad Valenciana.


Carles Constante, director general de Planificación e Investigación del Servicio Catalán de la Salud; Antoni Mateu, director general de Salud Pública del Servicio Catalán de la Salud; Josep María Padrosa, gerente del Servicio Catalán de la Salud; y Antoni Gilabert, director general de Farmacia del Servicio Catalán de la Salud.


A la izq., Ángel Sanz Barea, gerente del Servicio Aragonés de Salud; y Carlos León, gerente del Servicio Cántabro de Salud. A la dcha., José Luis Gallego, director Asistencial del Ib-Salut; y César Vicente, director general de Gestión Económica y Farmacia del Ib-Salut.


A la izq., Martín Blanco, secretario general de Planificación y Evaluación de la Consejería de Salud de Andalucía, y Francisco Arias, Access Manager de Otsuka. A la dcha., Carlos Ibares, director de Cardiva; y José María Pino, presidente de Sanitaria 2000.


De izq. a dcha., Gonzaga Garat, director de Relaciones Institucionales de General Electric; Josep María Padrosa; Miquel Tomàs, gerente del Ib-Salut; y Eduardo Fernández, director comercial de General Electric.


A la izq., Francisco Arias, Access Manager de Otsuka; y Horacio Pijuán, director general de Gestión en Servicios del Servicio Andaluz de Salud. A la dcha., Ismael Sánchez, director editorial y Comunicación de Sanitaria 2000, y Manuel Molina.


Martín Blanco García, secretario general de Planificación, y Evaluación de la Consejería de Salud de Andalucía; Julio de la Rosa, Director Market Access de Air Liquide Healthcare; Juan C. Alcolea, director de Ventas de Fresenius Medical Care; y Aquilo Alonso, viceconsejero de Igualdad, Salud y Política Social de Andalucía.


De izq. a dcha., Luis Ibáñez, secretario autonómico de Sanidad de la Comunidad Valenciana; Teresa de Rojas, directora general de Ordenación, Evaluación, Investigación, Calidad y Atención al Paciente de la Comunidad Valenciana; Manuel Ángel Moreno, gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS); junto a su mujer, Ana Cañuela.


Ana Castillo, directora de Atención Especializada de Aragón; Luis Pérez, director general de Recursos Humanos del Servicio Aragonés de Salud (Salud); Mª Carmen Aguirre, directora de Recursos Humanos del Servicio Canario de Salud; y Miguel Costa, director general de Recursos Humanos del Ib-Salut.


A la izq. Francisco Arias y Pere Blancher, Access Manager de Otsuka. A la dcha., Miguel Costa, director general de Recursos Humanos del Ib-Salut; y Ana Castillo, directora de Atención Especializada de Aragón.


A la izq. Carlos Ibares, director general de Cardiva; en el centro, Carles Constante, director general de Planificación e Innovación del Servicio Catalán de la Salud; y Marta de la Rosa, directora general de Infraestructuras e Innovación Tecnológica del Servicio Aragonés de Salud (Salud).


Pablo Pevida, Regional Access Manager de Roche; Pilar Bartolomé, secretaria de Salud Laboral de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM); y Antoni Gilabert, director general de Farmcia del Servicio Catalán de la Salud.


Antonio Aguado, presidente del Consejo Andaluz de Médicos; Arturo Domínguez, subdirector de Personal del Servicio Andaluz de Salud, y Manuel Pérez Sarabia, secretario general técnico del Consejo Andaluz de Colegios Médicos.


Un pacto en innovación para evitar desigualdades

Cristina Mouriño / Imagen: Cristina Cebrián. Córdoba
La necesidad de un pacto nacional en la financiación de la innovación tecnológica y farmacológica para evitar las desigualdades en el acceso, junto a una participación más activa de pacientes y profesionales en la toma de decisiones son las conclusiones que se han expuesto durante la tertulia ‘Crisis y Gestión Sanitaria: nuevos métodos en la dirección de los servicios autonómicos de salud’, celebrada en el IV Encuentro de Altos Cargos de la Administración Sanitaria organizado por Sanitaria 2000 en Córdoba.

De izq. a dcha., Ángel Sanz Barea, gerente del Servicio Aragonés de Salud; Luis Ibáñez, secretario autonómico de Sanidad de la Comunidad Valenciana; José Martínez Olmos, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados; José Manuel Aranda, gerente del Servicio Andaluz de Salud; y Manuel Ángel Moreno, gerente del Servicio Murciano de Salud.


El portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados y moderador de la tertulia, José Martínez Olmos, ha planteado si es posible una renovación tecnológica por parte de los servicios autonómicos de salud, “un reto permanente para las autonomías”, según ha subrayado. Martínez Olmos ha destacado la necesidad de “reorganizar la organización y la conveniencia de un pacto nacional que garantice un acceso equitativo a la innovación en sanidad”.

José Manuel Aranda, gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha apuntado que “la renovación tecnológica es posible y los profesionales son la clave”.

Según el gerente del SAS, “en tecnología hay que hacer corresponsables a los profesionales y el marco ideal es la gestión clínica”. A su juicio, dentro de este modelo, “se deben orientar los objetivos a los resultados en salud” y “los directivos deben reorientar sus funciones para lograr una mayor interacción con el resto de profesionales dentro de la unidad de gestión clínica”.

En lo relacionado con el acceso a la innovación, Aranda ha subrayado que “no podemos permitir que haya diferencias” y ha defendido la posibilidad de “regular un pacto económico nacional para tener un sistema equitativo”. En cuanto al papel del paciente, “Andalucía está apostando por incluirlos, al igual que los profesionales, dentro de la estrategia de gestión clínica, donde desempeñen un papel activo”.

José Manuel Aranda, Manuel Ángel Moreno, Luis Ibáñez y Ángel Sanz Barea.


El secretario autonómico de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Luis Ibáñez, ha señalado que “la renovación tecnológica no es un desafío, es una renovación necesaria que requiere la implicación valiente y decidida de la Administración”. Asimismo, ha destacado “el papel fundamental que juega la motivación del profesional en todas sus categorías” y ha manifestado que “es el profesional quien tiene que marcar la hoja de ruta en el acceso a las innovaciones”. En relación a la participación del paciente, el secretario autonómico valenciano ha indicado que “la presencia del paciente es un nuevo estilo en el trabajo de los profesionales”.

Para el gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), Manuel Ángel Moreno, “la innovación tiene que estar auspiciada por los profesionales y ha destacado la puesta en marcha de los hospitales de Cartagena y Los Arcos a través de la fórmula de diálogo competitivo que “permitirá que tengamos, durante 15 años, una tecnología de alta gama”.

En su opinión, introducir una norma para regular la gestión clínica “no es lo más adecuado” sino que ésta tiene que partir de los profesionales. Moreno ha defendido que “gerentes, directivos y Administración de las diferentes comunidades deben ponerse de acuerdo en aspectos fundamentales como cartera de servicios y remuneración de los profesionales para evitar desigualdades”. “En cuanto al paciente, éste debe ser activo y estar informado”, ha apuntado.

Por último, el responsable del Servicio de Salud de Aragón (Salud), Ángel Sanz Barea, ha reconocido que “pese a las limitaciones presupuestarias, Aragón avanza progresivamente en la renovación tecnológica”. Sanz ha explicado que “en los servicios asistenciales la tendencia es orientarlos hacia la autonomía de los servicios y la coordinación de niveles para romper el excesivo fraccionamiento de la sanidad española”. El papel del paciente “está cambiando” a juicio del gerente del Salud que ha concluido que “ahora nos pide las mismas facilidades que ya usa en otros servicios no médicos”.

La brecha de tratamiento del alcoholismo, un reto sociosanitario que requiere mayor implicación

Jesús Vicioso Hoyo / Imagen: Cristina Cebrián. Córdoba
“No hay ninguna patología que tenga una brecha de tratamiento como tiene el abuso o la dependencia al alcohol”. Así lo ha afirmado el psiquiatra Bartolomé Pérez Gálvez durante su conferencia ‘Trastornos por el uso de alcohol en Atención Primaria’, ofrecida en el IV Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria, que celebra Sanitaria 2000 en el Parador de Córdoba con la colaboración de Air Liquide Healthcare, Cardiva, Fresenius Medical Care, Gasmedi, GE Healthcare, Otsuka y Roche.

Bartolomé Pérez Gálvez, durante su ponencia.

Presentado por el director gerente del Servicio Cántabro de Salud, Carlos León, Pérez Gálvez ha señalado ante un auditorio repleto de máximos representantes de diversos sistemas sanitarios españoles que el 92 por ciento de las personas con problemas por esta droga no son atendidos. Se trata de una baja accesibilidad a tratamientos sin parangón, “quitando algunas enfermedades infecciosas en el tercer mundo”.

A esto hay que sumarle que las personas con problemas con el alcohol “son grandes consumidoras de recursos sanitarios” (entre un 25 y un 30 por ciento de los pacientes que acuden a los servicios de Urgencias hospitalarias presentan resultados positivos a pruebas de ‘screening’ del consumo problemático de alcohol, por ejemplo) y que, por lo tanto, hay que seguir trabajando desde las administraciones para atacar estos datos. De entrada, acabando con “creencias erróneas” como que “si no dejan de beber es porque no quieren”, “solo hay que tratar cuando se ha producido un trastorno por dependencia del alcohol”, o “se debe intervenir sólo cuando los pacientes lo demandan: no vengas hasta que no quieras dejarlo”, porque son aseveraciones que, tal y como ha subrayado Pérez Gálvez, no se realizan con otras patologías.

Pérez Gálvez observa a Carlos León, director gerente del Servicio Cántabro de Salud, en la presentación de la conferencia.

Por todo ello, el psiquiatra de la Unidad de Alcohología del Hospital Universitari Sant Joan d’Alacant y profesor asociado de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante) ha reclamado a los altos cargos de la sanidad española que sean conscientes “de la magnitud epidemiológica y asistencial del problema”, sin dejar de valorar los beneficios conseguidos en cada servicio o recurso sanitario por la disminución de la prevalencia del consumo abusivo de alcohol y, por lo tanto, reduciendo la patología asociada.

Además, y entre otras ideas, ha pedido implicar “a todos los niveles asistenciales en la atención de los distintos grados de complejidad clínica”, pero especialmente solicita mayor realce, en este asunto, de Atención Primaria (AP). De hecho, y a raíz de las preguntas del público, ha señalado que la AP tiene un papel relevante para actuar en la detección y en la intervención de la mayoría de estos pacientes.

Por último, ha afirmado que las leyes antibotellón sirvieron para bajar “de forma drástica el asunto”, aunque también ha alertado de que se ha bajado “la guardia”. “Hay que ver el botellón como gran presión social de consumo”, ha remachado el psicólogo.

La sanidad golpea con eficiencia a la crisis

Jesús Vicioso Hoyo / Imagen: Cristina Cebrián. Córdoba
¿Mejores resultados con unos presupuestos mermados por la coyuntura económica? La búsqueda de la eficiencia es una de las tareas primordiales de los sistemas sanitarios y si se da con la tecla, es posible hacer más con menos, tal y como se ha expuesto en el ‘Panel de consejeros’ del IV Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria en el que han participado los máximos responsables de la sanidad de Aragón, Canarias e Islas Baleares: Ricardo Oliván, Brígida Mendoza y Martí Sansaloni, respectivamente. La cita ha sido organizada en Córdoba por Sanitaria 2000 con la colaboración de Air Liquide Healthcare, Cardiva, Fresenius Medical Care, Gasmedi, GE Healthcare, Otsuka y Roche. Mario Mingo, presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, ha ejercido de moderador de esta mesa. 

El consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia de Aragón, Ricardo Oliván; la consejera de Sanidad de Canarias, Brígida Mendoza; el presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, Mario Mingo, y el consejero de Salud de las Islas Baleares, Martí Sansaloni. 


Una mejor eficiencia en plena crisis no se logra así como así, tal y como ha expuesto el consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, sino que parte de mantener líneas de trabajo encaminadas a ello, como el aprovechamiento de los recursos humanos disponibles y, aquí está la clave, “conseguir la máxima implicación de éstos con el sistema”. “Lo fundamental es identificar la capacidad de las personas. En Aragón ha sido uno de nuestros éxitos”, ha manifestado Ricardo Oliván, quien ha argumentado sus palabras con los datos que certifican que la actividad sanitaria se ha incrementado “de una manera enorme” en los últimos años.

Oliván destaca la capacidad de los profesionales.

Algunos de los ingredientes de la receta de Oliván son la “permanente revisión” de la Atención Primaria, la “modificación permanente” de la estructura disponible y “conseguir la participación activa de los profesionales”. Esto último es, a juicio del consejero aragonés, trascendental, de manera que se promueve desde su departamento un ‘feedback’ con los sanitarios. De una manera especial ha destacado su apuesta por los jefes de servicios (“Son un eslabón entre los gestores y los profesionales”) y, entre otros asuntos, ha subrayado que “en una situación extraordinaria” hay que reconocer “el esfuerzo de todos los profesionales, pero también de sus representantes”. “En Aragón hemos llegado a pactos tras apostar por la consolidación de plantillas”, ha dicho a lo que ha añadido que los sindicatos “han dejado aparcadas otras reivindicaciones” porque han sido conscientes de la situación.

“¿Cuán ineficientes hemos sido a lo largo de los años si realmente en tiempos de vacas flacas hemos sido capaces de dar una respuesta de salud mayor que la que en tiempos de vacas gordas no podíamos alcanzar?”, ha preguntado Martí Sansaloni, a propósito del primer asunto de la mesa de debate introducido por Oliván, porque en las Islas Baleares, según ha indicado su propio consejero de Salud, también se ha conseguido aumentar la actividad sanitaria. “Siempre podemos crecer en eficiencia”, ha respondido su homónima canaria, Brígida Mendoza, quien, al respecto, ha aseverado: “Todos tenemos claro que hay que arrimar el hombro, de pensar en los enfermos”. Finalmente, ha remachado que la intención de su administración es “ir recuperando incentivos” para los profesionales, aunque, en la actualidad, para ella, “lo más importante es la seguridad laboral” de los mismos.

Defensa de un modelo farmacéutico “que funciona”

Sansaloni alerta de la liberalización del modelo farmacéutico.

El consejero balear ha sacado a la palestra una defensa férrea del modelo mediterráneo de farmacia. “Las cosas que funcionan no deben tocarse”, ha manifestado Sansaloni, que, igualmente, ha aludido que se trata de un modelo “altamente valorado” por la población española. Eso sí, a su juicio, las oficinas de farmacia actuales “aún tienen camino que recorrer como agentes de salud”, aunque ya se están dando pasos. “Si la alternativa es un modelo liberalizado”, ha dicho el responsable insular, “toda la red de farmacia estaría en manos de cuatro o cinco multinacionales que podrían controlar todo el sistema, desde su producción hasta la llegada de los fármacos a los pacientes”, lo que pondría en riesgo valores intrínsecos de la sanidad española tal y como en la actualidad se encuentra.

No ha querido desaprovechar la ocasión Sansaloni para cargar contra la subasta de medicamentos andaluza, porque cree que el “efecto comparador” del resto de autonomías “va a ser inmediato”. “No podemos caer en la inequidad”, ha apuntado a la hora de poner en dudas este “sistema de precios paralelo”, ha dicho; de ahí que haya aseverado que “si algo le queda al Ministerio de Sanidad en cuanto a cohesión es el establecimiento de precios de fármacos”, mediante un sistema “único y fiable”.

El “hecho diferencial” de la insularidad

Mendoza pide revisar el sistema de financiación autonómico.

La última cuestión analizada en el ‘Panel de consejeros’ de la cuarta edición del Encuentro de Altos Cargos de la Administración Sanitaria, celebrado en el Parador de Córdoba, ha sido las características de la insularidad y su reflejo en la sanidad de los ciudadanos que viven en los dos archipiélagos. Brígida Mendoza ha reclamado una revisión profunda del sistema de financiación autonómico para que se tenga mucho más en cuenta, a la hora del reparto, que las islas, tanto Canarias como Baleares, tienen un territorio más fragmentado. “Y esto tiene un importante impacto para la sanidad, porque (mantenerla) es más cara que en otros territorios”, ha señalado.

“La tarta es la que es, pero abrir el melón de la financiación autonómica es necesario”, ha reconocido Sansaloni en su respuesta a su homóloga canaria. El consejero balear ha reconocido que, entre otros motivos, el coste de terapias innovadoras caras, crea “fuertes tensiones de incremento de gasto”.

Imagen de la sala del 'Panel de consejeros', durante el IV Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria. 


Defensa de Urgencias como especialidad

A lo largo de la sesión han salido otros temas, algunos relacionados con polémicas muy vivas, como es el caso del reconocimiento de Urgencias como especialidad, en este caso, a raíz de una pregunta formulada a la mesa por el presidente de Sanitaria 2000, José María Pino. La consejera canaria ha recordado que ella misma ha llevado el asunto al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, porque se trata de una demanda de unos profesionales que “están dándolo todo por todos y necesitan esa respuesta”. Ha precisado que se trata de una reivindicación “desde los años 90” y que se seguirá reclamando “de manera repetida”. “Seguro que ninguna especialidad sobra, pero esta falta”, ha concluido Mendoza.

El pago por resultados en salud se postula como solución a la crisis del SNS

Cristina Mouriño / Imagen: Cristina Cebrián. Córdoba
El pago por resultados en salud se postula como una de las soluciones a la crisis del modelo sanitario y como garantía para el acceso a los fármacos innovadores. Estas son algunas de las conclusiones expuestas en el IV Encuentro de Altos Cargos de la Administración Sanitaria organizado por Sanitaria 2000 en Córdoba.

César Vicente, director General de Gestión Económica y Farmacia de Baleares; Alfonso Jiménez, exdirector general de Farmacia y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad y Consumo; Antoni Gilabert, gerente del Farmacia y del Medicamento en el Servicio Catalán de Salud; y Alejandro García López, Access Marketing Unit Manager de Roche Farma.


Alfonso Jiménez, exdirector general de Farmacia y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad y Consumo, ha reconocido que “estamos bastante verdes en la medición de resultados en salud, a pesar de que llevamos hablando muchos año de la conveniencia de instaurar esta política”. “Tenemos mucho camino por recorrer”, ha añadido.

El Access Marketing Unit Manager de Roche Farma, Alejandro García López, ha destacado que pese a que la medicina personalizada es el futuro, “genera situaciones para las que el contexto actual no está preparado”. A su juicio, “uno de los obstáculos es que los fármacos cuentan con un precio único, independientemente del resultado en su uso”. García López ha defendido que “habría que adaptar el precio al resultado”. “Midiendo resultados”, ha continuado, “podemos optimizar el desarrollo del fármaco, garantizar un acceso seguro y temprano al paciente y mejorar la práctica clínica”.

César Vicente, director General de Gestión Económica y Farmacia de Baleares, ha puesto como ejemplos de estas políticas de medición de resultados la puesta en marcha en las Islas de un registro de pacientes relacionado con los medicamentos y la unificación de de las comisiones farmacoterapéuticas de los hospitales en un solo órgano para toda la comunidad.

Por último, Antoni Gilabert, gerente del Farmacia y del Medicamento en el Servicio Catalán de Salud,  ha subrayado que “la medición de los resultados en salud es el elemento que nos va a permitir introducir la innovación en el futuro”. En Cataluña han apostado, tal y como ha explicado el gerente de Farmacia, por introducir un entorno colaborativo con la industria basado en la financiación del medicamento en base a sus resultados. “Se trata de pagar por resultados en salud y compartir los riesgos con la industria”, ha concluido.

La eficacia de la Salud Pública pasa por Primaria

Cristina Mouriño/ Jesús Vicioso / Imagen: Cristina Cebrián. Córdoba
El encaje de la Salud Pública pasa por que sea vista como un elemento interdepartamental que englobe tanto a la Atención Primaria como otros ámbitos de la organización sanitaria como puede ser la inspección y la educación. Así se ha puesto de manifiesto en el debate ‘A fondo: El encaje de la Salud Pública en el entramado asistencial’, celebrado durante el IV Encuentro de Altos Cargos de la Administración Sanitaria, organizado por Sanitaria 2000 en Córdoba.

De izq. a dcha., Antoni Mateu, director general de Salud Pública del Servicio Catalán de la Salud; Manuel Molina, viceconsejero de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid; Ricardo López, director general de Sanitaria 2000; Jesús Galván, viceconsejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha; y Francisco J. García Ruiz, director general de Salud Pública de la Región de Murcia.


Según ha señalado Antoni Mateu, director general de Salud Pública del Servicio Catalán de la Salud, “el principal problema de salud es el paro, por las consecuencias que tiene para las personas y los problemas que desencadena el no tener ocupación”. Mateu ha defendido que la Salud Pública debe entenderse como una materia transversal de la que participen varios departamentos. Así, ha detallado que Cataluña ha elaborado un programa en el que colaboran, además del sector sanitario, otros agentes como el Departamento de Educación, los servicios sociales y que se denomina Pinsapo.

Por su parte, el viceconsejero de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Manuel Molina, ha explicado por qué la Consejería madrileña no cuenta con una dirección general de Salud Pública. Según ha apuntado, “encontramos una duplicidad de las funciones del médico de Atención Primaria con el técnico en Salud Pública, por lo que decidimos integrar las actividades propias de la Salud Pública con los equipos de Primaria”. “Entendimos que era más adecuado integrar la Salud Pública en la inspección sanitaria y en Atención Primaria, con nexos de unión en el tema de la epidemiología”, ha añadido. “Se trata de una mayor interconexión entre los dos ámbitos, pero en ningún caso es una suplantación”, ha señalado Molina.

Para el viceconsejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha “el reto está en rediseñar procesos”. Jesús
Galván ha apostado por “poner orden y unificar entre los diferentes agentes de salud”. Asimismo, ha defendido la necesidad de desarrollar herramientas de evaluación para inducir qué mejorar. El viceconsejero castellano-manchego ha subrayado que la prevención “es una inversión en salud”.

Francisco José García Ruiz, director general de Salud Pública de la Región de Murcia, ha destacado que “es mucho más importante mantener la salud que curar la enfermedad” y ha abogado por “mejorar la formación en medicina preventiva y salud pública del personal asistencial. En el médico de familia es fundamental”. Asimismo, ha subrayado la importancia de que haya “una mayor implicación entre la Atención Primaria y los técnicos en Salud Pública”.

Preguntados sobre el espacio que debe ocupar la Salud Pública, los asistentes a la jornada han considerado, con un 87 por ciento de los votos, que debe tener un lugar propio en la Consejería de Sanidad / Salud, frente al 13 por ciento que no lo considera así. Asimismo, un 51 por ciento cree necesario devolver estas competencias al Estado frente al 49 por ciento que las mantendría en los gobiernos autonómicos.

Carlos León, gerente del Servicio Cántabro de Salud; María del Carmen Aguirre, directora de Recursos Humanos del Servicio Canario de Salud, y Brígida Mendoza, consejera de Sanidad de Canarias.


Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid; María Dolores Rubio, directora general de Salud Pública de Castilla-La Mancha, Mercedes García Alonso, directora general de Salud Pública de Extremadura, y Julio Zarco, director general de Atención al Paciente de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.


José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; Mario Mingo, presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, y Ricardo López, director general de Sanitaria 2000.


Manuel Pérez Sarabia y Antonio Aguado, secretario general técnico y presidente, respectivamente, del Consejo Andaluz de Colegios Médicos; Emilio Manuel García de la Torre, presidente del Colegio de Médicos de Jaén; Óscar López, director de Publicaciones de Sanitaria 2000, y Ana Belén Farelo, responsable de Prensa del Consejo Andaluz de Colegios Médicos.


Eduardo Fernández, director comercial de General Electric; Jesús Beristain de Air Liquide; Antoni Mateu, director general de Salud Pública del Servicio Catalán de la Salud; Gozoaga Garat, director de Relaciones Institucionales de General Electric; Ángel Bajils, consejero director general Home Healthcare Iberia de Air Liquide; Josep María Padrosa, gerente del Servicio Catalán de la Salud; y Piedad Navarro, directora Comercial y de Relaciones Institucionales de Vitalaire en ALHC.


Luis Pérez, director general de Recursos Humanos del Servicio Aragonés de Salud; Rosa María Turlón; Vicente Compaired Aragüés, director de Área de Atención Primaria de Aragón; Marta de la Rosa, directora general de Infraestructuras e Innovación Tecnológica del Servicio Aragonés de Salud; Fernando Sebastián Peiró, direcctor del Área de Coordinación Asistencial del Servicio Aragonés de Salud.y Ana Castillo, directora de Atención Especializada de Aragón.


En la imagen de la izquierda, la consejera canaria Brígida Mendoza conversa con Jesús Escudero, director general de Air Liquide Healthcare, y Piedad Navarro, directora comercial y de Relaciones Institucionales de Vitalaire en Air Liquide Healthcare. En la imagen de la derecha, Arantxa Ruiz, directora comercial de Air Liquide Healthcare, y Juan Carlos Alcolea, director de Ventas de Fresenius Medical Care.


Ricardo López, director general de Sanitaria 2000, junto con Pablo Blanco Marcote, Access Marketing Manager - Regional Access and Business - Roche y Alejandro García López, Access Marketing Unit Manager de Roche Farma.


En la primera imagen, Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, y Alfonso Jiménez Palacios, exdirector general de Farmacia y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad. A la izquierda, Jesús Vicioso, periodista de Redacción Médica, conversa con Mario Mingo, presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados.


En la primera imagen, Isabel de Frutos Iglesias, subdirectora de Asistencia Sanitaria del Servicio Cántabro de Salud, junto con Belén Soto, directora general de la división HCIT de General Electric. A la derecha, Cristina Mouniño, coordinadora de Autonomías de Redacción Médica, departe con Carlos León, director gerente del Servicio Cántabro de Salud.


A la izquierda, Juan Carlos Alcolea, director de Ventas de Fresenius Medical Care, y Pedro Costa, director general de la división de Producto de Fresenius Medical Care. En la imagen siguiente imagen, Rafael Navarro, subdirector general de Ordenación y Atención Sanitaria de Cantabria, y César Vicente Sánchez, director general de Gestión Económica y Farmacia del Ib-Salut.


“Primaria ha de gestionar el marco sociosanitario”

Jesús Vicioso Hoyo / Imagen: Cristina Cebrián. Madrid
“La Atención Primaria (AP) tiene que evolucionar hacia el marco sociosanitario”. El director general de Atención al Paciente de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Julio Zarco, ha abogado por la creación de un registro sociosanitario universal y único durante su conferencia que ha puesto el punto final al IV Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria, que ha organizado Sanitaria 2000 en el Parador de Córdoba con la colaboración de Air Liquide Healthcare, Cardiva, Fresenius Medical Care, Gasmedi, GE Healthcare, Otsuka y Roche.

Julio Zarco, director general de Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid, pide más recursos para Atención Primaria.

En su reflexión en torno a la coordinación sociosanitaria, Zarco ha apostado por un auténtico impulso al marco domiciliario asistencial en el que AP “sea gestor del proceso”. “Porque es más dinámica, puede interactuar, interconectar y aglutinar”, ha aseverado. Eso sí, el responsable madrileño de Atención al Paciente ha reconocido que Primaria “tiene obstáculos” que salvar, sobre todo en formación específica en esta materia. Tampoco ha obviado que, a su juicio, falte “coordinación entre ámbitos asistenciales”, pero, sobre todo, “liderazgo”.

Con este análisis, el ponente ha explicado a los numerosos altos cargos sanitarios de diferentes comunidades españolas presentes en el Encuentro Global de Sanitaria 2000 algunas de sus propuestas de trabajo. De entrada, ha dejado claro que, para él, “el escenario es el domicilio”. Esto, sin embargo, requiere un mayor esfuerzo de la administración y, por ello, ha reclamado la puesta de largo de un “marco normativo común” y el desarrollo de un “registro sociosanitario único y universal”, donde los sistemas informáticos dotarían de mayor accesibilidad a los agentes implicados en el sistema, incluso, por ejemplo, las residencias de la tercera edad.

En este sentido, ha afirmado: “Deberíamos agilizar el trabajo en esta materia, porque si no hay registro, no se puede planificar, y esto es imprescindible para los gestores”. Entre otras propuestas, ha pedido la consolidación “del espacio sociosanitario combinando los modelos macro (nivel estratégico) con los modelos que se centran en la persona”, potenciar “el trabajo interdisciplinar orientado a la valoración  conjunta de necesidades y al diseño de cuidados sociales y sanitarios”, el refuerzo de las fórmulas de apoyo a la red sociofamiliar (a través de servicios para aliviar la carga del cuidador e intensificar la ayuda domiciliaria).

No ha querido irse Zarco del encuentro sin exponer una de las experiencias reales que hay en marcha, en este caso dentro de la Comunidad de Madrid, donde él mismo trabaja. La Estrategia de Atención a Pacientes con Enfermedades Crónicas referida por el conferenciante incluye líneas de acción que parten desde la estratificación de la población y su clasificación según su nivel de riesgo, el desarrollo de aspectos para potenciar la coordinación sociosanitaria e, incluso, la evaluación del propio plan y de su impacto.

Por último, ha retomado su tesis inicial al exigir a los profesionales de Primaria que se crean “su verdadero espacio y lugar” y que, mientras esto no lo interioricen, habrá más trabajo por delante.

Antonio Aguado, presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos, y Julio Zarco, en un momento de la conferencia de clausura.


¡Qué ineficientes hemos sido!

Ismael Sánchez / Imagen: Cristina Cebrián
El que vale, vale, y el que no, para letras, pero esta vez la ecuación es tan sencilla que todos podemos ser graduados. Si resulta que en todos estos años de crisis, con menos fondos disponibles, el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha sido capaz, a grandes rasgos, de mantener la calidad asistencial además de otras características esenciales de su modelo como la universalidad (casi), la equidad, la gratuidad… ¿qué pasaba en épocas anteriores, cuando el presupuesto no estaba tan ajustado ni era tan restrictivo? ¿El SNS era ineficiente? ¿O hacía un uso ligero de los fondos disponibles? ¿O directamente derrochaba?

Redacción Médica ha hecho una amplia cobertura del IV Encuentro Global de Altos Cargos, celebrado en el Parador de Córdoba.

La cosa se ha quedado en la ineficiencia. Que no es poco. La sinceridad de los consejeros que han acudido a Córdoba a reflexionar ante sus altos cargos ha sonado poderosamente, casi como una confesión, pero el suyo no puede ser un acto individual. En realidad, su mea culpa debe ser el mea culpa del conjunto del SNS, que no ha sabido, no ha podido o no ha querido aplicar antes esa misma eficiencia que ha caracterizado la gestión de esta legislatura que toca a su fin.

Bien pensado, la ineficiencia era la consecuencia lógica de miles de actos, muchos de ellos cotidianos como el comer, sobre cuyo impacto económico nunca se reparaba. ¿Cómo que una productividad fija en las nóminas de los profesionales?, se preguntó incrédulo el consejero aragonés Oliván. ¿Acaso la productividad no es un concepto intrínsecamente variable?, vino a responderse. A juicio de la consejera canaria Mendoza, siempre es posible ser más eficiente. Pero si no se interioriza ese propósito, se cae irremisiblemente en la ineficiencia.

El consejero Echániz no ha tenido apuro en hablar directamente de batalla ejemplar, para definir la tarea de los altos cargos que han intentado como objetivo prioritario ser más eficientes que sus antecesores. Es obvio que no ha sido fácil para nadie, para los pacientes, para los profesionales, para las empresas. Pero tampoco lo ha sido, ni muchísimo menos, para los altos cargos que, en esa búsqueda de eficiencia a toda costa sin por ello debilitar el sistema, han tenido que ingeniárselas como nunca antes.

La ineficiencia del pasado ha sido un mal generalizado, igual que la eficiencia de ahora. Eso sí, en algunos casos, con el agravante de una menor financiación disponible por culpa de un sistema que mantiene a algunas servicios de salud por debajo de la media nacional en gasto sanitario por habitante. La queja financiera es un asunto muy de Canarias, pero Baleares sin duda se lleva la palma, y hasta admite, por boca de su consejero Sansaloni, qué bien negociaron los canarios y qué mal los baleares para tener el desfase actual. Habrá que seguir siendo más eficientes, pero sin olvidar que, tarde o temprano, habrá que volver a hablar de financiación, sabiendo que no habrá más fondos para repartir, sino seguramente menos.

La eficiencia, o la ineficiencia, según se mire, no es tampoco una cuestión de principios ideológicos sino que alcanza a todos los que, alguna vez, terminan teniendo responsabilidad de gobierno. Lo vino a decir el viceconsejero andaluz Alonso cuando afirmó, a modo casi de justificación, que mantener los principios del SNS no va en contra de tomar medidas para ganar eficiencia. En realidad, lo que iría en contra sería no tomarlas. Y una administración tan compleja, y a veces tan enigmática, como la andaluza lo sabe de sobra.

El reconocimiento de la ineficiencia entronca directamente con otro de los lemas que en el sector sanitario han caído como una definición tan escueta como certera: ya nada volverá a ser como antes. Entre otras cosas, porque como antes, con tanta ineficiencia, no era posible seguir.