21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

"Hay demasiada presión con el MIR desde cuarto de carrera"

Roberto López, estudiante de Medicina, premiado por su investigación para dejar de fumar

"Hay demasiada presión con el MIR desde cuarto de carrera"
Roberto López Iracheta estudia su último año de Medicina en la Universidad de Navarra
Esther Ortega
Comparte este artículo
Sábado, 21 de abril de 2018, a las 20:00
Roberto López Iracheta, risueño y aún con voz aniñada, estudia su último año de Medicina en la Universidad de Navarra, a la que va a echar de menos. "Estoy muy contento pero me da pena terminar. Cuando empecé pensaba que tenía seis años por delante, me decían que era muy difícil y larga, y la verdad es que se me ha pasado volando", confiesa el joven, que acaba de recibir un premio en el X Congreso de Medicina de Familia para Estudiantes (organizado por la Sociedad Navarra de Medicina) por su investigación sobre la terapia cognitivo-conductual para dejar de fumar: "Quería poner énfasis en la terapia. Los fármacos pueden ser efectivos para el síndrome de abstinencia físico pero no para el psicológico", reivindica el joven, que siempre tuvo claro a qué se dedicaría en el futuro y no le asustan los próximos meses, que se prevén intensos por la preparación del examen que determinará su futuro.

El estudiante, de momento, está confiado en conseguir una buena puntuación en su examen para médico interno residente, para el que se lleva preparando desde el mes de septiembre: "Creo que hay demasiada presión con el MIR desde cuarto. Hay bastante carga porque en la universidad, en sexto, hay contenido teórico además de las pasantías y yo tengo academia los sábados. Es intenso pero creo que está bien porque con el MIR repasas un poco todo lo que has visto durante la carrera", considera Roberto, que está seguro de sus posibilidades: "Yo creo que salimos bien preparados, y las academias preparan también bien, yo creo que saldrá".

LARGA INVESTIGACIÓN

Roberto captando gente para su investigación

El joven elaboró su trabajo premiado como la 'Mejor Comunicación en el Congreso de Medicina de Familia", durante tres años. "Era mi TFG, para el recluté a dos grupos de fumadores. A los de un grupo les daba un consejo breve sobre dejar de fumar y los del otro, venían a una reunión grupal", explica el investigador, que ahonda en su proyecto: "Era una reunión de una hora en la que, siguiendo las guías, intentaba que fueran conscientes de por qué fuman, los beneficios de dejarlo, les hablaba del síndrome de abstinencia y les instaba a decir una fecha en la que pretendían dejar de fumar y la dijeran en alto...". Pasado el tiempo, Roberto evaluaba los resultados: "La gente que venía a la charla lo dejaba en un 60 por ciento y los de los consejos breves, en un 20 por ciento. Yo hacía el reclutamiento y el seguimiento. A los que me decían que lo habían dejado, les citaba para hacerles una oximetría y medir el monóxido de carbono para comprobarlo", recuerda el joven.

Pese a que la experiencia universitaria ha sido fantánstica para Roberto, que en un año se ve "como pediatra e investigando", las cosas se torcieron un poco en 2016, cuando puso un recurso de alzada junto con sus compañeros. "El año pasado, a medio curso, la convocatoria de becas del Gobierno de Navarra dijo que nos iban a reducir hasta en un 70 por ciento las becas. Al final modificaron la convocatoria y lo bajaron a un 30. Nosotros seguimos con nuestro recurso y ahí estamos peleando", explica el futuro médico.

CONTENTO CON SU ELECCIÓN

 Roberto López Iracheta

"Para mí es una muy buena universidad, con buenos materiales. El centro de simulación, por ejemplo, me parece excelente por las prácticas de extracción de sangre o la punción lumbar. Te da más seguridad y no tiene riesgo para nadie", expone Roberto, quien ha rotado también por el hospital público: "El tiempo es distinto porque hay mucha más carga asistencial y menos tiempo para el paciente".
 
El joven ha sabido sacar provecho a sus años de estudiante y ha pasado por Medicina Interna, Pediatría, Oftalmología, Cirugía Ortopédica y Traumatología, entre otras: "Es lo bueno, porque cuando realmente se ve el día a día de la especialidad y del médico es rotando por ella. Cuantas mas practicas hagas y más especialidades veas, mejor para aclararte", considera.

Sin embargo, hay una especialización que sobresale sobre el resto y a la que le encantaría dedicarse. "Me gusta la Pediatría, la investigación y la docencia; y me gustaría combinarlas. Aunque en España, por desgracia no se facilita mucho", lamenta Roberto, al que le apasiona el tearo y saca tiempo los fines de semana para ser árbitro de fútbol: "Si te organizas bien da tiempo para todo".