21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

El arsenal de Amancio Ortega contra el cáncer llega al SNS

Los nuevos equipos funcionan ya en los hospitales de las comunidades que han firmado acuerdos con empresas del sector

El arsenal de Amancio Ortega contra el cáncer llega al SNS
Imagen de uno de los equipos oncológicos financiados por la Fundación Amancio Ortega
E. Sarasola
Comparte este artículo
Sábado, 03 de marzo de 2018, a las 20:00
El pasado año, el fundador del grupo Inditex, Amancio Ortega, revolucionó el sector sanitario al anunciar la donación de 320 millones de euros para la renovación de equipos de diagnóstico y tratamiento del cáncer en los hospitales españoles. El gesto fue comentado por todo el país, ya que la incidencia de esta enfermedad no para de aumentar en España y la mayoría de los equipos están “obsoletos”, según la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), que destacó la situación de déficit e inequidad en la radioterapia española. Sólo en 2017, más de 109.000 personas murieron a consecuencia de un cáncer y se diagnosticaron más de 228.000 nuevos casos en nuestro país, lo que refleja la urgencia de esta renovación.

Un año después del anuncio, este gesto solidario ya está dando sus frutos y los nuevos equipos funcionan ya en los hospitales de las comunidades más aplicadas, las que han licitado el equipamiento y han formalizado acuerdos con empresas del sector para instalar la maquinaria más moderna a través de concursos públicos con total transparencia. En total, gracias a la donación del empresario gallego, se han incorporado 101 aceleradores lineales, 8 equipos de radioterapia intraoperatoria y 5 de braquiterapia. Sin embargo, es necesario agilizar la compra de nuevos equipos porque los hospitales siguen sin cumplir los requisitos de la Unión Europea. Carlos Ferrer, presidente de SEOR lamentó hace unos días que, pese a la millonaria donación de Amancio Ortega, no se han cubierto todas las necesidades en este aspecto.

Contratos formalizados

Amancio Ortega

Amancio Ortega, fundador de Inditex.

Uno de los requisitos para llegar a cabo este proyecto era que las administraciones firmaran un Protocolo de Intenciones para recibir la donación que la Fundación Amancio Ortega (FAO) había reservado para ellas atendiendo a los costes de adquisición y actualización de los equipos oncológicos de cada servicio. Las distintas consejerías debían tramitar y formalizar los correspondientes contratos públicos para garantizar que el importe de la donación se adjudicara con total transparencia. “Cada consejería ha hecho su “encaje de bolillos” para aprovechar lo mejor posible esta oportunidad que beneficiará tantísimo a las mujeres de sus respectivas comunidades”, ilustran desde Emsor -una de las empresas adjudicatarias de varios concursos públicos para la compra de equipos oncológicos con la donación de la FAO- que añade: “Todas las consejerías han aprovechado, lógicamente, la oportunidad de reflejar en los concursos las especificaciones que les permiten aprovechar la oportunidad de dotar de la más elevada tecnológica a sus unidades de mama”. Algunos de los concursos puntuaban, por ejemplo, los planes de puesta en marcha o formación y las prestaciones adicionales de las máquinas.
 
La donación ha venido a poner el dedo precisamente en el punto clave: “Los recursos para dotar de esta altísima tecnología a la mayor parte de hospitales del país”, explican desde la empresa Emsor, vencedora de varios concursos públicos para la compra de equipos oncológicos con la donación de la FAO. “Desde 2010, el parque de equipos instalados en España apenas alcanzaba el centenar. Con la donación de la FAO, el número de máquinas con tan elevada tecnología se duplicará en nuestro país”, confían desde la empresa.
 
Alta tecnología
 
Gracias a la donación de Amancio Ortega, los pacientes que se sometan a una resonancia magnética nuclear en León podrán respirar y moverse mejor durante la prueba. El nuevo equipo instalado en el Complejo Asistencial de Salamanca es 70 centímetros más ancho y reduce el ruido durante la exploración. El Consejero de Sanidad de la Junta, Antonio María Sáez Aguado, visitó el pasado 14 de febrero las instalaciones de esta máquina, que permitirá hacer 9700 estudios al año y agilizará la obtención de imágenes.
 

Uno de los equipos adquiridos en La Rioja gracias a la donación de Amancio Ortega.

Dos días antes, el presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, también había admirado el equipo digital de última generación que se ha instalado en el Hospital San Pedro de Logroño gracias al convenio. Con este mamógrafo se pueden detectar lesiones más pequeñas y reducir la dosis de la radiación a una tercera parte que con los sistemas antiguos, reduciendo la mortalidad a largo plazo. También se han renovado estos aparatos en los hospitales de las tres provincias de Aragón, donde se han instalado 16 ecógrafos de altas prestaciones. Toshiba Medical System fue la empresa a quien se le adjudicó este lote, mientras que a Fujifilm Europe GMBH Sucursal se le adjudicó el sistema de imagen sistetizada con tomosíntesis, según consta en el Boletín Oficial de Aragón.
 
Con esta tecnología, explican desde Fujifilm, es posible observar la estructura interna de la mama adquiriendo una serie de imágenes a baja dosis. “Son tomadas desde diferentes ángulos se reconstruyen en una serie de planos donde la estructura de interés está siempre enfocada”. Con estas imágenes, es más fácil identificar las posibles lesiones que podrían pasar desapercibidas en una mamografía tradicional 2D.

mamógrafos con tomosíntesis
La tomosíntesis, también conocida como mamografía tridimensional (3-D) y tomosíntesis digital de los senos (DBT, por sus siglas en inglés), es una forma avanzada de mamografía que toma imágenes del seno con dosis bajas de rayos X para detectar el cáncer de forma temprana. Gracias a la donación de la FAO, equipos con esta tecnología de alta gama están llegando a los hospitales españoles. En 2016, la Sociedad Europea de Diagnóstico Mamario (EUSOBI) realizó un estudio en el que afirmaba que la tomosíntesis junto a la imagen sintetizada se perfilaba como la herramienta alternativa a la mamografía 2D. Expertos del Hospital Reina Sofía de Córdoba también han elaborado otro experimento que ha sido publicado en la prestigiosa revista European Radiology. En él han participado 16.607 mujeres y se ha llegado a la conclusión de que incrementa la detección precoz del cáncer y disminuye el número de rellamadas a las pacientes comparándolo con la doble lectura en 2D.
Múltiples empresas
 
En Cantabria, el dispositivo adquirido o renovado gracias a la donación de Amancio Ortega ha sido por un importe de más de 2.800.000 euros hasta ahora, pero queda pendiente finalizar la tramitación administrativa de los expedientes del resto del equipamiento. De esta forma, advierten desde la Consejería de Sanidad, “toda la población de Cantabria tendrá acceso a la tecnología más avanzada y precisa para el diagnóstico precoz del cáncer de mama”. Entre los nuevos aparatos se han adquirido dos ecógrafos con sonda específica para la mama y un acelerador lineal de la marca Varian Medical Systems Iberica, con el que se podrá realizar un tratamiento de radioterapia al mismo tiempo que se realiza la cirugía.
 
La compañía también ha formalizado contratos con el Servicio Andaluz de Salud para la adquisición de estos aparatos. Otras empresas del sector como Elekta Medical, Philips Iberica, Siemens Healthcare o Carl Zeiss Meditec Ibérica consiguieron la máxima puntuación en el concurso público para el equipamiento hospitalario con radioterapia intraoperadora, TACs o actualización de equipos. Entre los criterios evaluados para elegir a la mejor empresa en la que invertir el dinero de la Fundación Amancio Ortega estaban las características técnicas, el programa de desarrollo e innovación y los planes de puesta en marcha o formación. Además, se puntuaron las prestaciones adicionales, el mantenimiento, la garantía, el precio y las mejoras técnicas automáticas.

Pendientes de adjudicación
 

“La adjudicación será para la oferta más ventajosa económicamente atendiendo a los criterios del pliego”


El segundo de los expedientes de la Consejería de Sanidad de Castilla y León con parte de la donación de la Fundación Amancio Ortega servirá para dotar a tres hospitales de un nuevo acelerador lineal de alta gama cada uno, sustituyendo a los antiguos. La inversión en esta modernización del equipamiento suma un total de 8.494.000 euros: 2.662.000 para Salamanca, 3.012.000 para Valladolid y 2.820.000 para Zamora. Ahora, los expedientes siguen el procedimiento de licitación y adjudicación, por lo que no hay aún contratos formalizados con ninguna empresa del sector.
 
En la misma situación se encuentran en Canarias o la Comunidad Valenciana. Según consta en el Boletín Oficial isleño, será una tramitación ordinaria con un procedimiento abierto, en el que “la adjudicación será para la oferta más ventajosa económicamente atendiendo a los criterios del pliego”. Se ha autorizado la compra de equipos por un total de 13 millones. El Consell, por su parte, aprobó los pliegos para la licitación del expediente de contratación y suministro el pasado mes de noviembre. Es un expediente con 14 lotes cuya inversión es de 29.425.000 euros y servirá para adquirir un PET TAC, 15 mamógrafos con cuatro actualizaciones, siete resonancias magnéticas y ocho aceleradores lineales.

Ultimando los pliegos
 
Tampoco en regiones como Asturias, Murcia y la Comunidad de Madrid se han formalizado aún los nuevos contratos con las empresas. El Servicio de Salud del Principado (Sespa) y la Fundación Amancio Ortega firmaron un acuerdo de colaboración el pasado mes de noviembre, por lo que los equipos tardarán aún en llegar teniendo en cuenta el proceso de licitación. Se trata del primer convenio de la donación de 6,7 millones que la Fundación destinó al Principado.
 
La Comunidad de Madrid, por su parte, va a gestionar 46.5 millones de esta donación para adquirir 21 equipos: “La mayor parte de la inversión se va a destinar a la instalación de equipos de última generación que están a la vanguardia en el tratamiento del cáncer. En este sentido, se ha optado por la innovación más que por la mera sustitución”, explican desde la Consejería de Sanidad, que cree que pronto tomará forma: “Ya están realizados con los profesionales los pliegos técnicos de la tecnología a adquirir y finalizándose los administrativos para licitar”.  Solo la mitad, unos 24 millones, se incluyeron en el presupuesto de Sanidad para 2018, según anunció el consejero Enrique Ruiz Escudero ante la comisión de Presupuestos de la Asamblea de Madrid.
 
A lo largo del año, Castilla-La Mancha, País Vasco o Extremadura empezarán ya a instalar las nuevas máquinas adquiridas gracias convenio de colaboración con la Fundación de Amancio Ortega. Los hospitales de Cruces y Donostia dispondrán, este verano, de dos aceleradores lineales de última generación para radioterapia, y se adquirirán otros tres según el convenio de colaboración, mientras que Castilla-La Mancha se instalarán además siete mamógrafos con tomosíntesis.