La Revista

Facultativos de nuestro país colaboran con el Ministerio de Sanidad en distintos proyectos

Proyecto para aumentar el número de especialistas en Níger.
Proyecto para aumentar el número de especialistas en Níger.


08 ene 2023. 13.00H
SE LEE EN 7 minutos
La formación es la base para dotar a los sistemas de salud de nuevos profesionales sanitarios capacitados para ejercer de la mejor manera posible. Es por eso que, desde hace unos años, el Ministerio de Sanidad, a través de la Fundación Estatal Salud, Infancia y Bienestar Social (Fundación CSAI) y en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), ha puesto en marcha distintos proyectos en países en situación de dificultad de todo el mundo con el objetivo de reforzar sus capacidades sanitarias.

Es el caso de las acciones que se vienen desarrollando en Níger y en Bolivia. En el caso del país africano, el ministerio ha desplegado un proyecto que lleva en marcha desde el año 2021 con el fin de formar a médicos especialistas para fortalecer las capacidades del sistema de salud de ese país. Una ‘misión’ de la que forma parte la jefa del Servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), Ana Pastor.

“El proyecto consiste en colaborar en la formación de médicos en Níger para aumentar el número de especialistas en Anestesiología, Reanimación, Cirugía y Urgencias”, explica a Redacción Médica. Otros proyectos se han dedicado a la ayuda para la Atención Primaria por parte de otros médicos homólogos de nuestro país.

El proyecto de asesoría concluirá, previsiblemente, el 31 de octubre de 2023 y cuenta con un presupuesto de 200.000 euros, de los cuales se ha ejecutado hasta ahora casi un 30 por ciento del total. En él participan 10 profesionales sanitarios y se persiguen tres objetivos específicos: incrementar y completar la calidad de la formación de los médicos residentes en Cirugía General y especialidades quirúrgicas prioritarias; apoyar el desarrollo de la formación en el área de Anestesia y Reanimación; y mejorar la organización y la gestión de los servicios de urgencia del Hospital Nacional de Niamey y su dotación a través de la donación de equipamiento imprescindible.


Una sanidad muy precaria


La situación sanitaria actual en Níger es muy precaria; solamente existen 16 médicos especialistas en Anestesiología para todo el territorio, mientras que en España, por ejemplo, disponemos de numerosos hospitales que cuentan con más de 50 anestesiólogos cada uno. Por eso, para Pastor es prioritario, por lo tanto, “incrementar el número de especialista en Níger, y para esto está colaborando España con diversos programas de formación de médicos internos residentes”.

Ante el elevado número de pacientes politraumatizados en Níger, se han orientado los esfuerzos iniciales a la formación sobre el manejo de dichos pacientes. De hecho, “el curso de formación al respecto se ha impartido varias veces por nuestra parte, hasta conseguir instruir a suficientes nigerinos para que ellos mismos puedan impartirlo a otros facultativos locales”. Es lo que se llama ¨formación de formadores¨ y, en opinión de Pastor, “constituye unas de las acciones más eficaces para la consecución del objetivo de implementar la formación deseada”.

Para optimizar al máximo nuestra estancia, cada médico imparte además otros cursos específicos de cada especialidad, que son:
  • Cirugía general: control de daños en cirugía de urgencias, colocación de drenaje torácico, etc.
  • Anestesia y reanimación: reanimación cardio pulmonar básica y avanzada, manejo de la vía aérea difícil, utilidad de la ecografía para bloqueos anestésicos y para diagnóstico cardiopulmonar, etc.
  • Neurocirugía: movilización segura, retirada de casco, colocación de collarines cervicales, interpretación de radiografías de la columna vertebral y de TC craneal, etc.
Pastor explica que la sanidad de Níger “es muy limitada”, tanto en recursos materiales como en infraestructuras, todo lo cual es “imprescindible para conseguir una formación actualizada, de calidad y segura”. “En Níger la sanidad no es pública ni universal, por lo que la población no tiene acceso directo a ella de manera gratuita, lo cual aumenta considerablemente la morbimortalidad”, indica, al tiempo que recuerda que Níger es uno de los países más pobres del mundo.


El proyecto español en Bolivia


Otro de los ejemplos de los proyectos sanitarios españolas en otras partes del mundo es el de Bolivia. En este país, se apoya al Ministerio de Salud de Bolivia en la formación e incorporación de especialistas y subespecialistas en salud para la dotación de recursos humanos. A través del proyecto que lidera España, el Sistema de Salud de Bolivia verá mejorada la gestión y formación de sus recursos humanos, mediante el fortalecimiento de su Sistema Nacional de Residencia Médica.

Este proyecto lo conoce de primera mano Jesús Millán, quien, entre otras cosas, es doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, y Doctor en Farmacia por la misma universidad. En conversación con este diario, explica que en Bolivia ha acudido para trabajar en “el fortalecimiento de la formación de especialistas sanitarios a través de acciones concertadas para diseñar, implantar y desarrollar programas de residencia médica”.

Las actividades se realizan con el liderazgo local del Ministerio de Salud de Bolivia y de la organización nacional que regula la formación de especialistas sanitarios en Bolivia que es el Comité Nacional de Integración Docente, Asistencial e Investigación (CNIDAI).

Así, Millán explica que el desarrollo del proyecto “nos ha permitido abrir campos de colaboración en distintos ámbitos que ayudan y complementan las actividades de cara a alcanzar los objetivos finales y que no son otros que mejorar la salud de la población en Bolivia a través de la mejora en la formación de profesionales sanitarios”.


El papel de los MIR, clave


En este proyecto también participan MIR, algo que es “clave para el éxito” del propio proyecto. “Numerosas actividades de las que realizamos están planificadas y enfocadas hacia ellos, y hacia su participación en las mismas, pues se trata de que ellos comprendan y visualicen como es la orientación que es preciso dar a los programas formativos, que se familiaricen con la filosofía de los mismos, que conozcan y asuman los procesos de evaluación del aprendizaje que van a delatar los resultados de su propia formación, sus áreas de mejora y sus áreas de fortaleza”, según indica. Por eso, considera que ellos deben de ser los auténticos protagonistas de su formación, y por tanto, “no es que podamos contar con ellos en los proyectos, es que deben de estar integrados”.

Como reflexión, asegura que todos los sistemas sanitarios tienen problemas, “y el que piense de otra manera no está diciendo la verdad”. “Es verdad que los problemas pueden ser de distinta naturaleza en los distintos sitios o regiones. Creo que los problemas de financiación, y de gestión en la prestación de servicios son siempre muy determinantes”, zanja. Por último, subraya que la distribución urbana-rural en Bolivia también lo es, “aunque afortunadamente tienen un sistema de telesalud y telemedicina que es muy aprovechable, incluida la posibilidad de un canal de formación que nos ayude en los proyectos”.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.