20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 14:35

La dura realidad del MIR novato: "Ahora echo de menos las horas de estudio"

Miguel Galán de Juana es R1 de Medicina Interna en el hospital de Alcorcón

La dura realidad del MIR novato: "Ahora echo de menos las horas de estudio"
Miguel Galán de Juana, R1 de Medicina Interna
Esther Ortega
Comparte este artículo
Sábado, 07 de julio de 2018, a las 20:00
Miguel Galán de Juana es R1 de Medicina Interna en el hospital de Alcorcón, al que se ha incorporado hace apenas un mes. El desembarco está siendo una montaña rusa, desde el "horror" de la primera guardia solo, hasta echar de menos los días de estudio:  "Ahora, echando la vista atrás, recuerdo el MIR con un poco de nostalgia. Es cierto que me gestioné la preparación del examen más o menos bien y tenía tiempo para cogerme mis vacaciones, no estuve ansioso hasta otoño. Fue una oportunidad muy buena para asentar toda la base de la Medicina que me está viniendo muy bien ahora al ver a pacientes, cosas que no había tocado tanto durante la carrera", explica el joven, a quien ya le parece una eternidad su paso por el hospital.

“Llevo solo un mes pero se me ha hecho más largo, en el buen sentido, porque tengo la sensación de que llevase aquí mucho más tiempo. Estoy muy contento, desde hace una o dos semanas veo que ya he cogido la dinámica del día a día y aunque aún quedan muchas cosas que aprender, por lo menos te acostumbras al ritmo”, se alegra Miguel, que se dejó guiar a la hora de escoger el centro donde realizar su estancia.

POR QUÉ INTERNA
 
"En Interna te suelen recomendar coger un hospital pequeño o mediano porque tienes la ventaja de que se lleva a muchos pacientes en comparación con otros hospitales más grandes, en los que las especialidades se las queda e Interna coge lo que nadie quiere o a pacientes muy complejos", argumenta Miguel, contento con su elección: "También me gustó mucho lo que me contaron otros residentes sobre el hospital y el ambiente. Es de los hospitales que más publica y trabaja en investigación, y con mucha proyección docente. Por ejemplo, la primera o segunda semana ya envió un correo uno de los adjuntos sobre un estudio que estaba haciendo por si nos interesaba a alguno. Y justo a mí sí".
 

Miguel Galán de Juana

La decisión acerca de la especialidad no la tomó hasta meses antes de examinarse. "Yo tenía en mente que Interna es una especialidad muy variada pero creo que no estaba preparado en el buen sentido. La media de los pacientes ingresados sí es de edad, pero he visto de todo, tema neurológico, digestivo, infecciones, autoinmunes, renal… estoy muy contento, no me esperaba para nada que fuese tan de ‘de libro’ ", se congratula.
 
"Desde la preparación del MIR ya sabía que iba a hacer Interna. Ya durante la carrera supe que haría una médica. Me llegó a gustar bastante Cardiología en su momento, pero el problema es que la mayoría de los hospitales tiene una cultura de trabajo bastante tóxica porque no libras las guardias o tienes mucha carga asistencial, es como una quirúrgica en ese sentido", lamenta el especialista, que supo encontar su fórmula mágica: "Me di cuenta también de que hay aspectos de Cardio que me gustan mucho, como la ecografía clínica, que tenía acceso a ellas también desde Interna, y que además podía ganar esa variedad en el contacto con otras especialidades".

GUARDIAS INTERMINABLES

La primera guardia que cubrió Miguel, la hizo "de mochila", por lo que fue "prácticamente un tour". "Tuve la suerte de que mi primera guardia fue solo hasta las ocho de la tarde, fue prácticamente un tour. La primera guardia real fue un poco estresante porque me la cogí en domingo,d

Miguel a la salida del examen MIR

e 24 horas y de Urgencia", rememora el médico, a quien no le agobió tanto "el tema de ver pacientes solos y la responsabilidad y diagnóstico", sino "la parte administrativa en un entorno y con un equipo que no conoces. Que si no sabes dónde dejar un volante, que la enfermera te dice que te has olvidado de algo, fue un poco estresante en ese sentido y lo que más recuerdo con horror es que a partir de las 2 ó 3 te empieza a doler el cuerpo del cansancio".
 
Pese a ello, cada día se va haciendo más llevadero. "Vas aprendiendo a combatirlo, como llevarte muchos pares de calcetines, por ejemplo, porque ayuda cambiarse para estar más cómodo; mucho café e hidratarte con mucha agua", aconseja Miguel, que no cree que sea un método sano para los sanitarios: "No es seguro para el cuerpo estar tanto tiempo en vigila. Todavía no consigo dormir bien, a las 5 o así nos vamos a dormir, nos levantamos sobre las 10 y luego llego a casa a medio día e intento poner el despertador para la comida, pero al final me acabo levantando a las 7, bromea Miguel: "No he conseguido aún coger el ritmo para recuperarme bien postguardia".

Para contrarrestar los nervios y el cansancio del debut, Miguel ha parado unos días: "Todavía estoy un poco en estado de shock porque son muchos meses estudiando y mucho tiempo descansando también. Me he cogido una semana larga de vacaciones en la que te relajas y coges un poco de perspectiva".