23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:10

El MIR más irreverente intercambia humor y Medicina

Daniel Orts ha pasado de no estudiar el MIR por un "error burocrático" a ser finalista en un certamen de monólogos

El MIR más irreverente intercambia humor y Medicina
Daniel Orts, licenciado en Medicina y monologuista. Fuente: Fecyt.
Comparte este artículo
Sábado, 26 de noviembre de 2016, a las 20:00
“Yo soy médico, pero poco, soy psiquiatra. Así que si os da un infarto, no soy vuestro hombre, pero si no os reis con todo esto, podéis venir conmigo porque os pasa algo extraño en la cabeza. Es broma… O no”. Así arranca el monólogo de Daniel Orts, recién licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández, y uno de los finalistas de la última edición de Famelab, el concurso impulsado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt).

Orts es un ejemplo claro de la nueva versión de médicos jóvenes que deciden no ceñirse a lo políticamente correcto, sino que, con un toque desenfadado, muestran al mundo otra perspectiva de la Medicina. Sobre el escenario, este futuro aspirante a Psiquiatría, empieza su monólogo ‘Las madres y sus locuras’ y lo hace ataviado con la típica bata blanca de consulta. “Aunque cada paciente tenga una particular forma de pensar –prosigue en su discurso– ser psiquiatra no es tan difícil, ya que no vamos a ver nada que no hayamos visto ya en nuestras casas… Con nuestras madres”.

A lo largo de los más de cinco minutos que dura su divertida exposición, Orts combina referencias de Neurociencia con situaciones cotidianas con las progenitoras de una manera tan irreverente que no tarda en meterse al público en el bolsillo. “Los rasgos de estos pacientes son patológicos y le generan sufrimientos en su vida diaria, mientras que los de una madre son fisiológicos y yo diría que hasta disfrutan siendo así. Así que la próxima vez que vuestra madre os grite que la vais a volver loca, no os preocupéis, la vais a volver más madre”.

Daniel Orts se alzó con el segundo premio de la última edición de Famelab. Fuente: Fecyt.


Acabar con el estigma de los enfermos mentales

Pero no siempre es fácil hacer humor con ciertos temas y las enfermedades mentales son un claro ejemplo de ello. “La mejor manera de tratar estos temas es desestigmatizarlos, no como si fuesen un tabú, y sin faltar el respeto a nadie. De hecho, muchos pacientes me han agradecido en varias ocasiones que se hable con humor de este tema”, reconoce a LA REVISTA de Redacción Médica.

No obstante, reconoce que siempre habrá quien se ofenda con sus monólogos solo por el hecho de abordar las enfermedades mentales en ellos. “Tengo la conciencia bastante tranquila, porque sé que además de curarles, pongo en la palestra un problema que está ahí, en la sociedad, desde el humor. No hay que ser siempre tan políticamente correcto”.

El error que le hizo ‘youtuber’

A pesar de que la vocación de Daniel va por el camino de la Psiquiatría y no del entretenimiento, una “torpeza burocrática” le alejó de poder presentarse al MIR en 2015 (básico para empezar su formación especializada) para acercarle a la de monologuista y ‘youtuber’. “Después de estar estudiando todo el año, me equivoqué al rellenar la solicitud para la convocatoria y no pude acceder a ella”. Pero, en lugar de desanimarse, este ilicitano decidió aprovechar el tiempo y rescatar algunos proyectos personales que ya venía gestando desde la carrera: la divulgación y el humor, en este caso, a través de internet.

Un año después, su canal de Youtube acumula ya casi 2.000 seguidores y sus publicaciones, más de 1.000 visitas cada una. El éxito 2.0. de Daniel radica en que, en pocos minutos, explica a los internautas las principales cuestiones que atañen a su futura profesión, con toques de humor e ironía, y emulando que atiende a los internautas desde una consulta médica. “Los médicos conocemos bien nuestro campo, pero no siempre sabemos trasladarlo al público en general. Por eso, decidí abrir este canal y explicar, con ejemplos cotidianos y sin entrar en tecnicismos, qué es esta especialidad. Siempre me ha gustado la docencia y he tenido ese puntillo de profesor”, indica a este medio. 
“Decir hospital homeopático es como decir chorizo vegano”

¿Qué son las flores de Bach para Daniel Orts?

Este aspirante a psiquiatra no ha dejado pasar la oportunidad para ridiculizar la homeopatía y las falsas terapias en Medicina, tal y como se refleja en uno de sus últimos vídeos, donde explica qué son las flores de Bach, el tratamiento sin evidencia científica desarrollado por Edward Bach. “El médico inglés, tras una exitosa carrera en la bacteriología, empezó a juntarse con malas compañías en el Hospital Homeopático de Londres. Hospital homeopático son dos palabras que pueden coexistir como chorizo vegano”, irozina el ‘youtuber’, quien asegura que no se ríe de los pacientes que acuden a estas falsas terapias, sino de los “charlatanes que se lucran de ellos”. “Ninguna equivocación es mayor que aquellos que aún piensan que las flores de Bach es una terapia útil y eficaz. En realidad no es más que una sarta de chorradas, sin ningún fundamento científico ni una eficacia real mayor que el placebo que, desgraciadamente, se vende en farmacias”.


La andadura divulgativa de este ‘youtuber’ empezó informando sobre las enfermedades mentales (como la depresión o la electrosensibilidad) para luego animarse con temas más desenfadados como los efectos de Pokemon Go en la salud, las falsas creencias de que la masturbación provoca enfermedades, o la siempre complicada jerga médica y su forma de comprenderla. “Hace tiempo, en la sala de espera de un hospital, estaba escuchando cómo una señora le decía a otra que estaba esperando para que le hicieran una coreografía”, arranca uno de sus últimos sketchs, “así que yo esperé ilusionado a que salieran los sanitarios, pero luego resultó que solo lo había dicho mal”. Pero también los pacientes tienen un hueco en su canal. En uno de sus vídeos, Daniel entrevista de manera informal a Miriam, con esclerosis múltiple, quien explica las  causas de su enfermedad y cómo convive con ella.

A pesar de haber cosechado grandes adeptos en la red, la faceta 2.0. de Daniel Orts se va a mantener en ‘stand by’ un par de meses, los mismos que necesita para seguir estudiando para la nueva convocatoria del MIR, donde ahora sí, espera no equivocarse con el papeleo. “No voy a dejarlo, solo voy a hacer un parón porque para mí lo más importante es mi formación médica. Quien quiera escuchar mis monólogos científicos tendrá que esperar hasta después de febrero”.