Redacción Médica
18 de octubre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 12:00
La Revista

José María Lloreda: "El Aprotecol es un efecto placebo de campeonato"

El pediatra acaba de publicar 'Lo que nadie te contó sobre la maternidad, el parto y la lactancia'

José María Lloreda, pediatra con una larga trayectoria profesional, acaba de publicar 'Lo que nadie te contó sobre la maternidad, el parto y la lactancia'
José María Lloreda: "El Aprotecol es un efecto placebo de campeonato"
Esther Ortega
Sábado, 14 de julio de 2018, a las 20:00
José María Lloreda, pediatra con una larga trayectoria profesional, acaba de publicar 'Lo que nadie te contó sobre la maternidad, el parto y la lactancia', un libro en clave de humor en el que narra cómo ha cambiado la sociedad en torno a los cuidados de los niño. Con una larga trayectoria, Lloreda ha sido testigo de la evolución de los cuidados y las preocupaciones de los padres, a los que advierte del uso excesivo de medicación. 

¿Por qué ha decidido publicar ahora el libro?

El libro se escribió porque yo tenía un blog donde escribía anécdotas sobre la Medicina, especialmente sobre la Pediatría y lo relacionado con los niños desde un punto de vista muy desenfadado. Sobre todo, lo relacionado con la historia, con las cosas que se hacían antes y que ya no se hacen. Mucha gente me decía que por qué no recopilaba algunas de las historias e intentaba hacer un libro. Me insistieron para que lo hiciera y el resultado ha sido este libro.

¿A quién va dirigido?

A las personas que tengan interés en los niños, en la maternidad y en todo lo relacionado con la asistencia sanitaria que se ha hecho a los niños desde el punto de vista histórico, haciendo hincapié en que es un libro con bastante humor donde se analizan las cosas que se les ha dicho a las madres sobre ellas y sobre su bebé durante mucho tiempo y que ahora nos parecen a veces incluso disparatadas. Con el tiempo, las que decimos ahora, probablemente, también lo acaben siendo  cuando pasen los años.

Con una trayectoria tan extensa en Pediatría ¿cómo cree que ha cambiado la forma de asistir a los pacientes y su relación con los padres?

Ha cambiado muchísimo porque, aunque a día de hoy seamos una las generaciones con mayor esperanza de vida y con menor tasa de enfermedad y de muerte -en los niños por lo menos- , las personas se sienten que la salud es muy frágil y que constantemente necesitan de expertos que les digan que todo está bien. Eso hace que muchos padres se sienten totalmente inhibidos en cuanto al manejo de sus propios hijos, cuando hace solo 40 años que las condiciones eran bastante peores, muchas familias eran capaces incluso de manejar a un bebé con décimas en casa y ahora hay que ir corriendo a que lo vea el pediatra solo porque marca 37 grados y medio.

Hemos pasado a delegar lo que las familias hacían con sus propios hijos, desde temas complejos, que pueden ser necesarios, a temas cotidianos cuando antes se solucionaban en casa. No necesariamente tenía que haber un pediatra o un nutricionista o un psicólogo para tratar con tu niño.

¿Se abusa de ir a la consulta?

No sé si se abusa, pero se les hace ver que necesitan expertos para que valoren todo lo que uno hace, no vaya a ser que no lo haga bien, mucha gente necesita que le den el visto bueno, el indulto de que lo está haciendo bien.

José María Lloreda, pediatra

¿Qué es lo que más difícil le resultó a la hora de escribir el libro?

Intentar contarlo ameno, porque es cierto que la mayoría de los capítulos, que son muy cortitos, están referenciados con artículos de revistas médicas e incluso con libros, pero quería darle un toque que no fuera árido. La mejor forma de acercar un tema hacia las personas es contarlo con cierto grado de humor, riéndome de mí y riéndonos un poco de la situación. Y haciendo ver que eso que ahora parece broma hace no tanto era Medicina oficial, la misma que tenemos ahora y nos la creemos a pies juntillas.

Hablábamos antes de que algunos padres abusan de ir a la consulta. ¿Ocurre lo mismo con algunos medicamentos o jarabes?

Abusamos de los padres y les hacemos ver que necesitan que alguien les enseñe a hacer todo, desde dar el pecho hasta tratar un niño grande con fiebre, que normalmente son cuadros que no tienen importancia. En esa sensación donde al mismo tiempo vendemos que la técnica es capaz de solucionar todo, los padres necesitan pruebas, necesitan tratamientos para cualquier síntoma.

Si el niño llora necesita un tratamiento para el lloro, si el niño hoy come menos necesita algo para que coma más y hay cosas de la vida de un niño -porque no son máquinas, son personas- que no necesitan tratamiento. Las cosas al día siguiente siempre se ven mejor pero necesitamos la inmediatez. Si el niño dice que le duele el pie después de jugar al fútbol, queremos una radiografía. A lo mejor hay que esperar y a ver si al día siguiente le duele, en reposo. Nosotros mismos estamos delegando todo en pruebas y tratamientos más que en el criterio de la persona que te ve. Y si ese criterio no le gusta a los padres o quieren una prueba, buscan otro.

¿Hasta qué punto, los jarabes como el Aprotecol -recetado para los cólicos-, son buenos para los niños? 

Se abusa de ellos al cien por cien porque se busca un remedio mágico para cada síntoma que tiene un niño, ya no hablo de enfermedades, hablo incluso de síntomas. Eso son pasa mucho con los niños de más de tres meses con fiebre, se convence a los padres de que hay que tratarla cuando nosotros lo que queremos es saber por qué tiene la fiebre. Nos interesa la causa, no quitarla. A veces los padres quieren solo quitarla cuando lo importante es saber por qué sucede.

Hay medicaciones que, según el propio Ministerio de Sanidad, son de dudosa eficacia, pero son las que más se venden en España: antitusígeno, antimucolíticos, para el cólico del lactante... previo paso por caja, por supuesto. Hacen que, además, uno mismo ni siquiera necesita creer que está siendo engañado porque cree que al hacerlo la cosa mejora. Nuestra mente nos engaña muy frecuentemente y muchos padres creen que funciona, pero cuando luego se hacen estudios, nunca funciona.

¿Sería un poco efecto placebo?

Totalmente, es un efecto placebo de campeonato. Pero no se vende así, se vende como que son buenos para los cólicos y para muchas otras cosas. Evidentemente, yo a algunos papás siempre les digo que para tratar el cólico de lactante -que es un tema tan común y tan insoportable en ocasiones- que si ese remedio fuera tan cierto, se harían ricos porque se haría famoso a nivel mundial.

Suelen usar antihistamínicos o medicamentos homeopáticos que, como efecto secundario, producen sedación. Está claro que es un remedio, si le pone anestesia también el niño deja de llorar, pero lo que está es sedando al niño. Al final el niño no llora porque está drogado.

He leído varios artículos en los que también habla del uso de productos como Aero-Red...

Sí, se usa muchísimo. Cuando un niño llora con tan corta edad directamente se piensa que tiene gases o cólicos de lactante cuando ni siquiera se sabe si los gases o el cólico de lactante tiene algo que ver unos con otros. Pero luego ves que en Maternidad les dan Aero-Red cuando la mayoría de las veces los niños lo que quieren es comer y que les cojan en brazos. Nunca he entendido cómo saben que son gases y no que tengan una torsión de un testículo, porque el niño el síntoma que da es llanto.

¿Qué es lo que no se cuenta de la maternidad?

Me han tachado hasta de machista por decir eso, pero bueno, realmente invitaría a que lo leyeran porque son historias rocambolescas basadas en hechos históricos, sobre acontecimientos que les han pasado a madres y a niños y cómo los médicos han influido en determinadas patologías

Los que lo han leído, incluso algunos reticentes dicen que eran historias que nunca había escuchado. No se trata de dar lecciones a nadie porque el libro trata sobre temas históricos y sobre cosas que se de ahí poner en el título 'lo que nadie te contó'.

Portada del libro del especialista

¿Le han acusado de machista por el título del libro?

En su momento hubo un movimiento que decía que qué hacía un hombre hablando de cosas de maternidad y otras que decían que cómo iba a hablar de maternidad una persona que no era mujer. Eso me lo han dicho en internet, sobre todo doulas. Y que era 'mansplaining' -que es un término de moda que es un hombre explique algo a una mujer- sin leer el libro, solo viendo la portada, porque me lo dijeron antes de que saliera.

Hay un terreno entre el 'mansplaining' y la ignorancia que es donde mucha gente se mueve. Ahora está muy de moda que los pediatras no podamos hablar ni de lactancia materna si eres varón, porque tú no puedes dar el pecho. Y centran el tema en que para hablar de ciertos temas hay que ser madre. Y  para hablar ciertos temas hay que tener formación, si eres madre o no eres madre es un tema que puedes tener un plus porque esto no va de instinto, va de conocimiento. 

Me comentaba el tema de las doulas, ¿han notado un incremento de madres que prefieren tener a su hijo en casa y llamar a estos servicios que acuden a los partos?

Hay un incremento bastante importante, no tanto como en otros sitios como en Inglaterra, pero cada vez tenemos más y de hecho una de las prácticas que hacen es denostar al resto de los profesionales sanitarios

Es un negocio del que todo el mundo saca mucho dinero... Es verdad que los resultados maternos son muy similares entre los partos en casa y uno hospitalario, pero es que nunca miran qué les pasa a los niños y ahora se está replanteando esto porque en los hospitales dan las altas a las seis horas de vida, por ejemplo, con lo cual no hay ningún tipo de control sobre lactancia materna, sobre el riesgo infeccioso o sobre las hipoglucemias. Se está viendo ahora que los resultados en los recién nacidos no son tan buenos como esperaban.

Si tú quieres cobrar el parto en casa, que te cuesta 3000 €, pues voy a decir que es muy importante parir en casa, 'pero parir conmigo ¿eh? Conmigo por favor'. Y yo digo que cada uno haga lo que quiera pero que si pares en casa, también debería tener sus pruebas metabólicas realizadas, una serie de cribados que se saben que son importantes pero que estamos viendo que los que nacen en casa no lo tienen hecho.  En España todavía no es muy común pero cada vez lo tenemos más y es porque no se ve el riesgo del parto de un recién nacido. La mayoría de los problemas son de baja incidencia y la mayoría de los niños nacen bien, pero los hospitales y la unidad de neonatología están pensadas precisamente para los que no nacen bien. Si tú pares en casa,  la mayoría nacerá bien, pero ese pequeño porcentaje es el que nos interesa, porque en muchos partos no se puede prever que haya problemas. 

Su opinión se acerca un poco a que pueda haber una moda o hasta un negocio detrás de esta tendencia al alza, ¿no?

Modas hay siempre, el problema es que mucha de la Medicina que decimos actualmente que es oficial, también es moda, en Medicina siempre hay un movimiento pendular. Por ejemplo, aunque esté muy feo decirlo, porque parece que habla uno en contra de la lactancia materna cuando estoy totalmente a favor, ahora yo tengo algunas madres que no vacunan a sus hijos porque les han convencido de que las defensas pasan por la leche materna. Es verdad que pasa un tipo especial de defensas, pero el 95 por ciento de las defensas pasan por la placenta y las defensas que pasan por la leche materna no tiene nada que ver con lo que se ponen en las vacunas, pero ya hay gente que dice: ¿y por qué voy a ponerle vacunas si ya toma pecho? 

en corto
Un libro favorito
Diarios de las estrellas, de Stanislaw Lem

Una película
Infiltrados, de Martin Scorsese.

Una canción
Speed of Sound, de Coldplay.

Una ciudad para vivir
Hay que intentar disfrutar de cada lugar. Pero mejor, Granada.

Una ciudad para viajar
Londres

Un objeto imprescindible
Un libro.

Un personaje de su vida
Un adjunto que me enseñó el valor de lo trivial para desdramatizar el día a día.

Un personaje histórico
Pierre Charles Alexandre Louis.

Un equipo de fútbol Cualquiera que sea un equipo.

Un lema vital
Intenta ser mejor persona.

¿Qué le hace feliz?
Pasar tiempo con mis hijos.
¿Le llegan a la consulta muchos casos de padres y madres que no quieran vacunar a sus hijos?

Pocos porque trabajo en el ámbito hospitalario, pero me llegan, sobre todos, los que han sido prematuros. Sí es cierto que, por ejemplo, me he encontrado a algún padre con un niño ingresado que no le quería poner la vacuna o que no quería que usáramos suero fisiológico para limpiarle los ojos cuando tenía conjuntivitis. Este hombre se traía el agua de mar porque decía que el suero fisiológico era como un producto químico, cuando en el agua del mar del puerto de Cartagena hay gasolina. Hemos llegado a cierto punto de exagerar lo natural...

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Estar con los niños y mi mujer, a mí lo que me gusta es estar en mi casa. Te dicen mucho lo de ¿no tienes consulta privada? y digo: ¡yo prefiero aburrirme en mi casa! Me gusta mucho leer sobre historias. Yo realmente no quería ser médico, quería estudiar Historia, fíjate que cosa más rara.  Entonces me gusta mucho leer y cuando veo alguna cosa curiosa pues me gusta compartirla. Antes lo hacía con mis compañeros pero claro, se llegaron a saturar y por eso me tuve que abrir un blog (ríe). 

¿En el blog suele hacer críticas de los libros que vas leyendo?

Normalmente en el blog no suelo hacer críticas de libros,suelo contar alguna cosa sobre temas que me encuentro o sobre lo que surge tampoco me gusta que sean cosas muy de actualidad, aunque a veces sí, porque me da como pereza entrar a cosas muy polémica, prefiero no hablar de otros temas que no son candentes. Y me gusta sobre todo porque en mi día a día, con mis compañeros veo muchas certezas. 

¿Habrá un segundo libro?

Espero que haya un segundo libro porque la editorial me pidió que hiciera uno sobre consejos para padres y ya está escrito. Realmente es un libro sobre lo que yo le digo a los papás cuando te preguntan, he intentado huir de tener que demostrar todo. También tiene cierto toque de humor, bastante menos, pero es sobre todo para el primer mes de vida que es cuando los padres están más perdidos, en el primer mes de vida.