Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 11:05
Martes, 08 de marzo de 2016, a las 15:15
Los informes de posicionamiento terapéutico (IPT) son las herramientas que han de guiar a los profesionales sanitarios en el uso de los medicamentos, y están elaboradas desde el más inquebrantable de los rigores técnicos y científicos. Son una ‘evaluación final’ que revela los puntos ‘débiles y fuertes’ reales del producto donde importa, en la práctica clínica. Y es en este férreo análisis donde dulaglutida, de Lilly, muestra todas sus limitaciones en diabetes tipo 2. A pesar de que el producto está aprobado por la EMA para ser empleado en monoterapia (cuando el uso de metformina está contraindicado), los analistas de la Aemps avisan de que este fármaco “no supone una alternativa en monoterapia”. Y ojo: en combinaciones con otros medicamentos, elegir este fármaco u otro equivalente (es decir, análogo de GLP-1) se basará “en criterios de eficiencia”. Sin duda, estas advertencias reducirán el uso del fármaco y tendrán su efecto en las cuentas de la multinacional americana en España. ¿Le espera a Javier Ellena un toque de atención por parte de la matriz de Lilly?…