20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Visto para sentencia el juicio por el 'dedazo' en la gerencia de La Fe

La justicia decide en primera instancia sobre la legalidad del nombramiento de la gerente

Carmen Montón, consejera de Sanidad; Mònica Almiñana, gerente de La Fe, y Justo Herrera, director de RRHH de la Consejería de Sanidad, y Mayte Lázaro, aspirante descartada.
Visto para sentencia el juicio por el 'dedazo' en la gerencia de La Fe
mar 21 marzo 2017. 18.30H
Sergio López
El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 8 de Valencia ha dejado este martes visto para sentencia el juicio sobre el nombramiento de Mònica Almiñana, exsenadora socialista, como gerente de La Fe. Aunque la parte demandante había solicitado que testificaran el director general de Recursos Humanos, Justo Herrera, y la presidenta del tribunal que resolvió el nombramiento, ni uno ni otro han acudido al juicio.
 
Según fuentes del Gobierno regional, el juez había denegado esta petición "al no haberlo considerado procedente", por lo que sus altos cargos "no estaban llamados a declarar". La Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana, en su calidad de demandada, ha estado representada por una letrada.

Esta abogada ha argumentado la inadmisibilidad del recurso de la demandante, Mayte Lázaro, señalando que la convocatoria era conforme a derecho. Según la Consejería era legal hacer una convocatoria mixta en la que pudiera personarse personal externo. En cuanto al fondo del asunto, la decisión del tribunal que eligió a Almiñana fue perfectamente “razonada y motivada”.
 
Convocatoria mixta

Por su parte, Lázaro, a quien el juez ha concedido tomar la palabra y dirigirse al tribunal directamente, ha defendido que el Estatuto Básico del empleado público “no permite estas convocatorias mixtas y distingue muy claramente el acceso de la provisión”. Su abogada ha aportado algunos casos de la jurisprudencia que, a su juicio, sostienen esta interpretación. Por otra parte, la demandante entiende que los méritos aportados superaban a los de la otra candidata y duda de la objetividad del tribunal.
 
“Una cosa es el acceso de personal externo que no es funcionario y otra cosa la libre designación una vez se está ya en la función pública”, ha explicado Lázaro a este periódico. “Yo asumo la discrecionalidad del tribunal, pero en este caso ha habido arbitrariedad”, ha añadido. Lázaro confía en que el juicio obligue a la Consejería a repetir la convocatoria para la provisión de la plaza de gerente, aunque no confirma si recurrirá en caso de que la sentencia no le sea favorable.
 
El nombramiento de Almiñana estuvo rodeado desde el principio de controversia. La consejera de Sanidad, Carmen Montón dio a conocer en septiembre de 2015 los nombres de sus diez gerentes para otros tantos departamentos de salud, entre ellos el de esta médico sin plaza en las instituciones sanitarias del SNS. Sin embargo, advertida de que la legislación le impedía contratar directamente a personal ajeno a la administración, creó una convocatoria especial para la plaza de gerente de La Fe que incluía una excepción legal. Fue en este momento cuando la otra aspirante decidió presentarse. Desde la Consejería siempre han defendido que se trató de un proceso absolutamente legal.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.