Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Autonomías > C. Valenciana

Sanidad acumula una deuda de 10 millones de euros con el IVO

El Instituto no quiere que sus pacientes teman un descenso de la calidad asistencial, que niegan en rotundo

Instituto Valenciano de Oncología (IVO).
Sanidad acumula una deuda de 10 millones de euros con el IVO
Juanma Fernández
Martes, 04 de abril de 2017, a las 15:50
El Instituto Valenciano de Oncología (IVO) tiene pendiente el pago de más de 10 millones de euros por parte de la Consejería de Sanidad, según han confirmado fuentes del centro a Redacción Médica. Un atraso que se viene acumulando desde enero y que se debe a que la fundación sigue sin firmar un nuevo concierto adaptado a la normativa aprobada por el Govern para entidades sin ánimo de lucro. “Sabemos que cobraremos esa cantidad pero de momento no hay fecha”, afirman estas mimas fuentes.

Según explican fuentes de la Consejería a este medio, “no es cierto que se rechacen los pagos, sino que se ha trasladado al IVO que debe facturar bajo el modelo de la actividad no concertada”. Información que les trasladaron “el pasado mes de marzo”, por lo que ahora se encuentran inmersos en devolver esos gastos al departamento dirigido por Carmen Montón bajo el modelo de facturación oportuno.

Una situación que preocupa a la institución, pues no quiere que sus pacientes duden de que esta circunstancia pueda lastrar la calidad asistencial del centro. “Son pacientes que tienen patologías delicadas y además aquí se ofrece una atención integral y exhaustiva que, por supuesto, se va a seguir haciendo con los mismos niveles de calidad”, explican a este medio.

Eso no significa que los pagos atrasados no estén afectando al IVO que reconoce que “la Oncología no es de los tratamientos más baratos”, por lo que cualquier impago se hace algo más complicado de asumir. Por ello, fuentes del entorno del centro insisten en la necesidad de que la Consejería dé luz verde a un nuevo acuerdo enmarcado en la actual normativa para desbloquear una situación todavía no asfixiante pero sí compleja de manejar.