Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Autonomías > C. Valenciana

Los sanitarios, obligados a comunicar vínculos con la industria y privada

Según ha revelado una investigación de El Mundo realizada en la Comunidad Valenciana

La consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Carmen Montón.
Los sanitarios, obligados a comunicar vínculos con la industria y privada
Redacción
Domingo, 26 de febrero de 2017, a las 17:00
Estrictos controles para los profesionales sanitarios de Comunidad Valenciana. Según indica El Mundo, la Consejería de Sanidad autonómica obliga a los facultativos a informar detalladamente si tienen algún tipo de relación económica, personal o familiar, con la industria farmacéutica o alguna empresa privada por si participan en la toma de decisiones que puedan conllevar un conflicto de intereses con la administración sanitaria. Una medida que, según explican, ha sido enviada a través de una instrucción, “con tono imperativo”, a todos sus trabajadores con el fin de, según especifica, “evitar que los conflictos de intereses de las personas puedan influir en las decisiones por las diferentes estructuras de la Consejería”.

La nueva normativa obliga a que los trabajadores rellenen un formulario en el que deberán concretar todas las relaciones en la actividad privada, en cursos de formación como docente o en congresos o sociedades científicas por asesoría y si reciben algún tipo de contraprestación económica, dietas o financiación. Esta declaración de ingresos ajenos a la Administración deberá hacerse sobre los últimos tres años.

Al listado de información solicitada se incluye, además, “los intereses de la persona, sus parejas o parientes cercanos (personales) o los de su departamento, empleador o negocio (no personal)”, que pueden influir potencialmente sobre el trabajador. Incluso se matiza que los intereses pueden ser de carácter económico o no económico y afectar directamente “al profesional que toma la decisión o bien de forma indirecta, a través de un familiar o una persona cercana”.

Esta obligación de relatar toda vinculación con empresas ha generado ya que muchos médicos y enfermeros se planteen dejar las comisiones y asociaciones científicas a las que pertenecen. Una circunstancia que, según los sindicatos, va a dejar a la Consejería de Sanidad vacía de talento porque los mejores especialistas dejarán de asesorar en congresos y sociedades científicas, entre otras cuestiones, precisa el diario.

Por si fuera poco, desde Consejería se quiere conocer al detalle no sólo la relación profesional de cada trabajador, sino si dispone de algún familiar que trabaje para la industria sanitaria de forma directa o indirecta. Exige que se describa si el cónyuge, hermanos o hijos reciben un sueldo como empleados o “pagos ocasionales, ya sea en efectivo o en especie, incentivos diferidos o expectativas verosímiles de contratación o promoción”.