25 de abril de 2017 | Actualizado: Lunes a las 21:30
Autonomías > C. Valenciana

La fiscalía archiva la denuncia por amenazas entre médicos en el Clínico

Según la sentencia, la grabación podría ser una trampa periodística para destapar los casos de amenazas

Hospital Clínico de Valencia.
La fiscalía archiva la denuncia por amenazas entre médicos en el Clínico
Olga Rodríguez
Miércoles, 08 de marzo de 2017, a las 13:00
El juzgado de Instrucción número 12 de Valencia, que investiga la denuncia contra dos profesionales de Anestesiología del Hospital Clínico de la ciudad, ha sobreseído provisionalmente la causa por coacciones a una anestesista para que esta renunciase a favor de otra persona a una plaza que logró por la bolsa de trabajo. Se archivan las diligencias, ante la imposibilidad de localizar a la persona que aparece en la denuncia de la Fiscalía, según la sentencia, podría tratarse de la periodista que destapó los hechos.

Las coacciones en el Hospital Clínico de Valencia salieron a la luz a partir de una grabación en la que dos responsables del servicio de Anestesiología coaccionaban a una profesional para que renunciase a un puesto en el hospital que había conseguido desde la bolsa de trabajo. La grabación se hizo pública y sirvió para que la Fiscalía denunciase los hechos. Además, como explicó Redacción Médica, dimitió el Jefe de Servicio de Anestesiología del mismo hospital a raíz de la grabación.

Sin embargo, el secretario general del Sindicato Médico valenciano, Andrés Cánovas, garantiza a Redacción Médica que “no es una periodista” porque habló “con la médico y ella dijo que no quería que se supiese quién era ella”. Cánovas añade que “la sentencia es sorprendente, sobre todo porque se han abierto varias investigaciones y al final el planteamiento es que no se ha localizado a la persona que mandó la grabación”.

Respuesta de la Administración

“Nosotros esperamos que la Administración siga todas las investigaciones de extorsión aunque la fiscalía haya llegado a esa conclusión”, explica Andrés Cánovas. Insiste en que la grabación demostró “que el problema existe” y ha reiterado que la persona que aparece en la llamada telefónica grabada “no es una periodista” porque el secretario general del Sindicato Médico habló “con la médico”, aunque afirma que “no sé quién es” porque “hablamos desde un teléfono fijo”.

Cánovas añade que el Sindicato tiene pendientes más de veinte denuncias en relación a coacciones para aceptar puestos de la bolsa de trabajo de la Consejería. También explica que a raíz de este caso, “la Consejería se haya puesto en marcha la reposición de casi todas las jefaturas de servicio, estas renovaciones deberían haberse hecho cada cuatro años”.