Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 08:25
Autonomías > C. Valenciana

Enfermería y jubilación, los principales 'peros' al nuevo decreto de RRHH

La próxima semana presentarán a la Consejería sus alegaciones

Andrés Cánovas, presidente de CESM en la Comunidad Valenciana.
Enfermería y jubilación, los principales 'peros' al nuevo decreto de RRHH
Redacción
Viernes, 29 de abril de 2016, a las 11:10
La Consejería de Sanidad trabaja en un proyecto de decreto de Recursos Humanos que ha presentado a los sindicatos en la Mesa Sectorial de Sanidad. La primera impresión, tras conocer el documento, es que “hay cosas que mejorar”, por eso, la próxima semana entregarán a la Administración sus alegaciones.

El presidente de CESM en la Comunidad Valenciana, Andrés Cánovas, ha explicado a Redacción Médica que no les ha gustado “la poca importancia que se da a Enfermería, cuando es esencial su trabajo en equipo con el médico, tanto en Atención Primaria como en el ámbito hospitalario”.

Además, ha lamentado que “en ningún caso” se plantee desarrollar las especialidades de Enfermería. “Hay pocos pediatras y geriatras, por lo que sería una buena opción que los enfermeros asumirán nuevas responsabilidades para mejorar la calidad asistencial”.

Tampoco le ha convencido a su agrupación la solución de la Consejería a la jubilación forzosa a los 65 años. “Se sigue manteniendo la misma edad, aunque no es algo tan drástico, sino que es más factible que se pueda prolongar, siempre que la Administración lo considere oportuno porque el trabajo que realiza el profesional no se puede cubrir con personal nuevo”.

Un médico, defiende Cánovas, “cuantos más años, más experiencia tiene y eso se debe aprovechar, no se le puede jubilar”.

Otro de los aspectos que desde el sindicato CESM quieren mejorar es el referido a las guardias de los mayores de 55 años. Se acordó -ha explicado- que los médicos que renuncian a hacer guardias a partir de esta edad tendrán que pasar consulta al menos tres tardes al mes, durante cuatro horas cada una de esas tardes “y eso no se cumple, lo que es un error porque así se reduciría la lista de espera”.  

Cánovas se muestra esperanzado porque “con diálogo y negociación” se pueda llegar a un “buen” documento que, calcula, estará listo en “uno o dos meses”.