Los socialistas defienden buscar otro marco legal y los médicos critican la alarma que se genera en los pacientes

Compromís y Podemos tipifican la violencia obstétrica como machista
Cortes Valencianas.


25 nov 2021. 17.45H
SE LEE EN 3 minutos
Compromís y Unides Podem han mantenido este miércoles la propuesta conjunta que han registrado en les Cortes Valencianas para incluir la violencia obstétrica en la ley autonómica contra la violencia sobre las mujeres de 2012. Este tipo de violencia es aquella que ejerce un profesional contra una mujer durante el proceso reproductivo y ha provocado el enfrentamiento entre los grupos de la izquierda valenciana y la comunidad médica.

Los socialistas, que también han firmado el documento, defienden buscar otro marco legal. En una enmienda a la ley de acompañamiento de los Presupuestos de 2022 el tripartito señala como violencia obstétrica “aquella que sin el consentimiento libre, previo e informado, en el marco de la definición de la Organización Mundial de la Salud, sufren las mujeres durante el embarazo o el parto cuando reciben un maltrato físico, humillación y abuso verbal, o procedimientos médicos coercitivos o no consentidos”.

Los colegios oficiales de la Comunidad Valenciana y algunos sindicatos se han mostrado en contra de esta tipificación que, según ellos, es un “ataque directo” hacia ginecólogos y matronas y convierte la “mala praxis” puntual en una “injusta criminalización” hacia los profesionales, a la vez que crea una “innecesaria alarma social” entre los pacientes, según recoge el ABC.

Por su parte, la Conselleria de Sanidad también se ha posicionado en contra de los términos utilizados en esta modificación legislativa por parte de los socios de Gobierno de la Generalitat Valenciana. La iniciativa se debatirá a principios de diciembre, lo que deja la puerta abierta a modificarla o retirarla.

La diputada de Compromís Mónica Álvaro ha destacado que su partido está dispuesto a hablar, pero ha insistido en que la violencia obstétrica “tiene que aparecer en la legislación autonómica para erradicarla”. La portavoz de Unides Podem, Pilar Lima, ha pedido al PSPV que defina su postura y ha negado que se criminalice a los sanitarios, “igual que cuando decimos que la justicia es patriarcal no estamos criminalizando a los jueces”.

Por otro lado, el portavoz socialista, Manolo Mata, ha pedido consensuar otro marco para “no poner en cuestión la sensibilidad de los profesionales”, porque “es una violencia que se ejerce esporádicamente” y no es exclusiva de los hombres hacia las mujeres. En ese sentido, Mata ha abogado por incluirla en la ley nacional del aborto.

¿Qué opinan los médicos sobre violencia obstétrica?


La comunidad sanitaria destaca que este tipo de situaciones deben abordarse por las vías legales correspondientes y temen “repercusiones legales derivadas de la asistencia”. El Colegio de Médicos de Alicante ha manifestado que quiere realizar “un llamamiento a la unidad en contra de la imposición de normativas que lesionan en lo más profundo la confianza en la que ambos, médicos y pacientes, deben basar su relación y que poco tiene que ver con la calidad asistencial”.

Por su parte, el Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana ha remarcado que “la falta de recursos humanos es la que realmente pone en riesgo a los pacientes” y la que afecta “negativamente en la calidad y seguridad del acto médico”.

Este debate ha provocado dos dimisiones. Este martes dimitió la presidenta de la comisión contra la violencia de género del departamento de salud del Hospital La Fe, la ginecóloga Ana Monzó, y también la jefa del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Doctor Peset, Reyes Balanzá.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.