El Colegio Oficial de Médicos del País Vasco insiste que "no hacen falta más facultades ni más estudiantes de Medicina"

Los médicos temen que los enfermeros "colonicen" sus labores en Osakidetza
Centro de Salud de Deusto, que acoge el PAC de 24 horas de atención ambulatoria.


09 jun 2022. 16.50H
SE LEE EN 7 minutos
El Consejo de Colegios de Médicos del País Vasco (CCMPV) teme que los profesionales de Enfermería "colonicen" su función en connivencia con el Gobierno Vasco. Además, ha responsabilizado a la Administración de la situación actual de la sanidad al incurrir en "una falta sistemática de previsión", y ha propuesto, para paliar la falta de médicos, que se elimine la precariedad, se prolonguen los contratos y se revisen los perfiles lingüísticos.

En un comunicado, el CCMPV ha mostrado su discrepancia con las medidas anunciadas por la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, para paliar la escasez de especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria y en Pediatría dentro de la Atención Primaria. En su opinión, el problema de la falta de profesionales "no radica ni en la mala planificación docente ni en los números clausus, sino en una prolongada y sistemática falta de previsión de los responsables sanitarios ante una situación" sobre la que se lleva alertando "desde hace años".

El órgano colegiado de médicos ha insistido en que "no hacen falta más facultades ni más estudiantes de Medicina", ya que el número de egresados "sería suficiente para cubrir las necesidades de médicas y médicos siempre que las plazas MIR que se ofertan anualmente se planificaran en función de la demanda real de profesionales en todas y cada una de las especialidades".

Por otro lado, sí comparte con la consejera su idea de "un MIR restrictivo". "No es de recibo que todos los años quede sin cubrir un número importante de plazas de Medicina Familiar y Comunitaria, y que la solución que se ha dado en la última edición haya sido la de admitir a más médicos extracomunitarios que, después de formarse, regresarán mayoritariamente a sus países, con lo que la falta de especialistas en el Estado seguirá siendo prácticamente la misma", ha remarcado.

Ante ello, cree que "sería más aconsejable bajar o, incluso, eliminar la nota de corte, de forma que todas las plazas ofertadas quedaran cubiertas en cada una de las convocatorias". "Cada vez se hace más evidente la urgencia de formar a tantos médicos como sea posible y, para ello, también es indispensable contar con el número suficiente tutores", ha señalado.

En este sentido, cree que la Administración vasca "debe hacer todo cuanto está en su mano para dotar al sistema de Formación Sanitaria Especializada de cuantos docentes necesite". De esta forma, le ha emplazado a que "facilite y reconozca su labor, tanto profesional como económicamente, tal como se comprometió a hacer hace ya diez años a través de un Decreto cuyo desarrollo los tutores vascos han exigido infructuosamente en innumerables ocasiones".


Propuestas


El Consejo de Colegios de Médicos del País Vasco ha defendido que "la eliminación de las condiciones de precariedad, una mayor duración de los contratos para consolidar a los profesionales en las plazas que ocupan y una revisión de la exigencia de perfil lingüístico con el fin de poder atraer a médicos de otros lugares, parecen cada vez más necesarios" para dotar de profesionales de la Medicina Familiar y Comunitaria a la Comunidad Autónoma Vasca.

"Difícilmente se puede ofrecer contratos 'a la carta', tal como los define la consejera, si las exigencias para la contratación son insalvables o muy poco atractivos para un gran número de profesionales. Cerrar o reducir los horarios de atención en los centros de salud o hacer que los pacientes deban dirigirse a otros lugares para recibir atención, tampoco nos parece una solución acertada, ya que va a dificultar la accesibilidad y disminuir la calidad de la asistencia a los pueblos o barrios afectados", ha censurado.

Además, ha considerado que "esto no hará más que aumentar la carga de trabajo de los profesionales, que se verán en la obligación de aumentar todavía más sus cupos cuando ya sufren una sobrecarga consecuencia del déficit estructural actual". "Antes de plantear cierres o traslados de pacientes debieran explorarse otras posibilidades como, por ejemplo, la promoción e incentivación de aquellas plazas a priori menos atractivas u ofrecer una ampliación voluntaria del horario laboral suficientemente remunerada a aquellos profesionales dispuestos a alargar sus jornadas laborales para cubrir las carencias de personal médico en sus centros de trabajo", ha subrayado.

El CCMPV ha rechaza "de plano" que los médicos puedan ser sustituidos por personal de Enfermería, "que no cuenta con la formación necesaria para llevar a cabo esas sustituciones". "Abrir esa posibilidad es ignorar el valor y el papel que desempeñan quienes ejercen la Medicina y equipararlo al de la Enfermería", ha aseverado.


Reconocimiento a la labor enfermera


Tras reconocer la labor de los enfermeros y "sin pretender su menoscabo", ha dicho que "es indispensable que, primero, se delimiten, sin lugar a equívoco ni interpretación, las funciones y responsabilidades de un perfil profesional y de otro respetando siempre las delimitaciones que contempla la ley"."En la actualidad, una enfermera o un enfermero no tiene la capacitación necesaria para suplir el papel de una médica o un médico. Los cuatro años de formación universitaria de Enfermería no pueden ni deben equipararse a los seis años de formación universitaria de Medicina, más los cuatro años de formación especializada a los que se somete una médica o un médico de Familia antes de adquirir la condición de profesional que le habilita para llevar una consulta de forma autónoma", ha precisado.

A su juicio, si no se asume que los profesionales de Enfermería "no tienen esa capacidad, se correrá el riesgo" de que se acabe normalizando que estos "diagnostiquen, definan tratamientos y prescriban todo tipo de medicamentos al margen de la ley". "En una palabra, colonicen y ocupen de forma definitiva el lugar y las funciones de los médicos de Atención Primaria con la connivencia de la Administración Pública, principal responsable de esta indeseable deriva", ha apuntado.

El Consejo de Colegios de Médicos de Euskadi ha señalado que son "firmes defensores de la sanidad pública de calidad, un sistema a proteger y que es uno de los principales indicadores del nivel de desarrollo y bienestar de un país". Por esa razón, rechaza cualquier medida que "la devalúe". Asimismo, ha advertido de que es la ciudadanía, "la que sufrirá las consecuencias de un empobrecimiento de las condiciones que garantizan el cuidado de un bien preferente como es la salud".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.