23 de mayo de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:40
Autonomías > País Vasco

“Los colegios de farmacéuticos debemos oponernos a la homeopatía”

El presidente del Consejo Farmacéutico del País Vasco busca que AP y Farmacia aúnen conocimientos

Ángel Garay, presidente del Consejo de Farmacéuticos del País Vasco.
“Los colegios de farmacéuticos debemos oponernos a la homeopatía”
Borja Negrete
Jueves, 01 de febrero de 2018, a las 11:10
Ángel Garay lleva décadas defendiendo el oficio de farmacéutico, profesión por la que siente pasión y un gran cariño. Tras ocho años al frente del Colegio de Farmacéuticos de Guipúzcoa, este 2018 ha sido elegido para presidir el Consejo de Farmacéuticos del País Vasco. Asegura a Redacción Médica sentirse “a gusto, contento y con mucha ilusión”. Entre otras cosas porque “hay muy buena comunicación entre los tres colegios vascos”, con los que afirma tener “objetivos y estrategias muy alineadas”.

¿Cuáles son sus principales objetivos en el nuevo cargo?

A nivel general darle a la profesión farmacéutica la máxima visibilidad. Queremos asimismo proteger el derecho de la ciudadanía vasca a recibir los medicamentos adecuados en cada momento.

A nivel particular, para nosotros es imprescindible trabajar en la deontología, la formación continuada y la recertificación del farmacéutico para dar el mejor servicio posible. 

También es importante recordar que estamos alineados con la Administración para que la sanidad sea pública y de calidad. Pero como reza el dicho, ‘una cosa es decir y otra es dar trigo’. Nos preocupa mucho la sostenibilidad del sistema sanitario nacional y por ello pensamos que hay que centrarse en la Atención Primaria y su formación, para que estén al tanto de los nuevos medicamentos. Me preocupa la dislexia que se está produciendo entre AP especializada con los nuevos medicamentos. Empieza a haber una barrera en el conocimiento. No puede ser que el profesional de AP no esté al tanto de los nuevos avances terapéuticos. Además, la farmacia comunitaria también es Atención Primaria.

El seguimiento farmacoterapéutico es una absoluta obligación para nosotros. Hay que perseguir el ideal de que se consuma el medicamento necesario y preciso. Sólo eso hará sostenible el sistema.

"Es imprescindible trabajar en deontología, formación continuada y recertificación para dar el mejor servicio"



¿Considera que en España hay un sobretratamiento?

Sí. Percibo una sobremedicación en la sanidad española. De la misma forma que en algunos ámbitos hay una falta de acceso a medicamentos de calidad. Da la impresión de que hay sobreconsumo por muchas razones; dobles prescripciones; prescripciones de diferentes médicos y especialistas; falta de conciliación… Hay que hacer un seguimiento y comprobar qué efectos ha tenido el medicamento en cada persona y eso solo puede hacerse desde una perspectiva profesional.

¿Qué postura tiene respecto a la homeopatía?

Estoy en contra de su utilización. De acuerdo a los parámetros científicos al uso no hay evidencia que tales productos tengan un efecto beneficioso para la salud. Además, existe gran confusión legal respecto al tema, tanto a nivel español como europeo. La deontología nos obliga a buscar siempre lo mejor para el paciente, por tanto no logro comprender cómo un profesional sanitario puede recetar a alguien un producto cuyo efecto se desconoce.

Los colegios de farmacéuticos debemos oponernos a la homeopatía, es necesario un pronunciamiento a nivel general en el que mostremos de forma tajante nuestra postura contraria.

¿Los demás colegios farmacéuticos comparten su punto de vista?

Todos están en contra de la homeopatía. Pero algunos muestran más tibieza que otros. Alegan que es la legislación la que debe cambiar primero y lo dejan estar. Yo defiendo una postura más beligerante.

¿Qué opina de la recertificación profesional?

Creo que es necesaria. En la profesión médica está muy avanzada. Sin embargo, nos parece fundamental apoyar la formación continuada en AP. Sobre todo abogamos por eliminar las barreras y organizar cursos que aúnen el conocimiento médico y el farmacéutico. Será beneficioso para todos.

¿Qué diagnóstico hace de la situación de la farmacia del País Vasco?

Muy preocupante. Me preocupan mucho las propuestas del Osakidetza en materia de sociosanitarios. Además, creo que se deben abordar los problemas sanitarios  desde los esquemas de menor complejidad, que son las farmacias comunitarias y la AP. Ahora se están sacando recursos de un sitio para meterlos en otro y yo creo que no es la solución. Hace falta abordar el problema de base, dando directrices claras a la farmacia comunitaria.

¿Cuál es su punto de vista del copago farmacéutico?

No soy partidario del copago. Estamos alineados con la salud pública. Creemos y somos partidarios de una sanidad universal. El copago introduce unos factores distorsionantes desde el punto de vista del acceso y de la adherencia al medicamento.

¿Cuál debe ser el rol de un farmacéutico?

Debe ser una persona muy comprometida con sus pacientes, muy prudente, que tenga grabado a fuego el lema primum non nocere (lo primero es no hacer daño) y que no deje de formarse.

¿Qué cree que puede enseñar desde el Colegio de Farmacéutico de Gipúzkoa?

Entusiasmo y quizá el hecho más diferencial es que llevamos muchos años comprometidos con las personas mayores. Promocionamos la llamada ‘farmacia amigable’. También creo que es digna de mención la unión entre los profesionales guipuzcoanos. Podemos tener opiniones diferentes pero nos asociamos y compartimos acciones.