25 de septiembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 19:30
Autonomías > País Vasco

"La falta de prescripción enfermera genera carencias en Osakidetza"

Natalia Rojo, la portavoz socialista de Sanidad en el Parlamento Vasco, habla con Redacción Médica

La portavoz de Sanidad de los socialistas vascos en el Parlamento, Natalia Rojo.
"La falta de prescripción enfermera genera carencias en Osakidetza"
J.Roibás
Jueves, 02 de febrero de 2017, a las 09:10
La portavoz de sanidad de los socialistas vascos, Natalia Rojo, ha repasado en una entrevista con Redacción Médica algunos de los retos de la comunidad para esta legislatura en el apartado sanitario, como la recuperación del diálogo social con los profesionales sanitarios. Además, Rojo, también ha hablado de cómo ha influido que su padre, Javier, haya sido una de las principales autoridades políticas del Estado entre 2004 y 2011 debido a su condición de presidente del Senado.

¿Cómo valora la última comparecencia del consejero Jon Darpón en la Comisión de Sanidad del Parlamento vasco?

Empezó haciendo un diagnóstico de lo que se había hecho en la legislatura anterior, planteando el plan de Salud como una hoja de ruta, porque al final es algo que se aprobó en una sesión monográfica en 2014 pero venía ya de la novena legislatura y seguirá en vigor hasta 2020. Aunque es verdad que a lo largo de la comparecencia fue planteando temas que sí que se van a hacer, realmente novedosas había cosas puntuales. Creo que fue una comparecencia que marca un punto de partida.

¿Qué necesidades tiene el País Vasco en lo referente a nuevas convocatorias de OPE?

En Euskadi somos conscientes de que estamos ante una situación muy particular. En esta legislatura, analizando la relación de puestos de trabajo de la sanidad pública, va a haber muchas jubilaciones, muchas más que en los últimos años. Si queremos seguir dando un servicio sanitario de calidad como el que el ciudadano merece y, sobre todo, poder atender las demandas ciudadanas en ese aspecto, hay que hacer ofertas públicas de empleo que puedan cubrir estas bajas que se van a dar a lo largo de la legislatura.

¿Tienen una cifra?

Desde el Gobierno se habla de un número concreto, de la preocupación por las tasas de reposición, que vienen marcadas por el Gobierno de España. El señor Darpón plantea la negociación con el Gobierno de España, no dentro de más o menos tasa de reposición, sino de eliminarla para que la comunidad, teniendo una foto fija de qué es lo que puede necesitar, ponga sobre la mesa qué es lo que necesita.

Es complicado poner una cifra fija. Lo que se pretende es que gracias a las OPE se pueda solventar ese número de jubilaciones contempladas en esta legislatura y se quiere poner en marcha esa solución.

Lo que tenemos claro los socialistas vascos es que para blindar el sistema público de salud y dar el mejor servicio a los ciudadanos, entendemos que hay que cubrir aquellas bajas que se van a dar por motivos de jubilación.

¿Cuáles cree que son los retos que tiene ante sí la sanidad vasca?

Hay muchos. Por un lado, mantener a las personas como eje central de la política sanitaria. Trabajar en temas de prevención y de promoción de la salud, como es el tema que los socialistas pusimos encima de la mesa con la hepatitis C, no solo atender a todos los enfermos, sino también promover la prevención. 

Por otro lado, teniendo en cuenta la foto que tenemos del envejecimiento de la población, la necesidad de atender a los crónicos y tener en cuenta el tema de la dependencia. Hay que tener clara la sostenibilidad y la modernización del sistema sanitario.

No hay que olvidar las necesidades que tienen los profesionales, que son quienes al final llevan a cabo la política sanitaria. Incidir en los temas de investigación e innovación, que al final es lo que marcará el futuro de la sanidad vasca.
Hay mucho por hacer, se han hecho muchas cosas, es verdad que la sanidad vasca ha estado en manos de dos partidos a lo largo de toda la historia, como son el PSOE y el PNV, por lo que es justo reconocer que nunca ha habido grandes bandazos con la política sanitaria y por eso se ha podido ir avanzando y gracias a lo cual tenemos una Osakidetza fuerte.

Hacen falta amplios acuerdos con todos los partidos que forman parte de la Cámara y buscar la complicidad del Gobierno de España para evitar temas como el del ‘medicamentazo’ o que se aprueben decretos que al final perjudiquen las medidas que toma el Parlamento Vasco.

En su comparecencia en la Comisión de Sanidad, Darpón reiteró que el Gobierno estudia la posibilidad de hacer una normativa propia en lo referido a la prescripción enfermera. ¿Cómo lo ve de viable?

Es un tema que se trató varias veces al final de la última legislatura, que preocupa mucho a los profesionales que lo desarrollan y que también es una preocupación social y política a la que hay que dar respuesta.

Se está trabajando desde el Gobierno vasco para ver cómo poder hacerlo, siempre dentro de las competencias que tiene la autonomía vasca y pensando en qué es lo que necesita el sector  para poder seguir funcionando y poniendo como primer objetivo que no se paralicen procesos dentro de la sanidad por la prescripción sí o no de una enfermera. Creo que es algo que el Gobierno se ha marcado como uno de los objetivos a tratar porque hay que darle respuesta, ya que efectivamente hay una demanda que genera unas carencias que Osakidetza no puede permitirse.

La Justicia suspendió la orden de Osakidetza que se saltaba la prescripción enfermera…

Hay que ser capaces de buscar la política posible. Cuando gobernó Patxi López también nos tuvimos que hacer cargo del tema del ‘medicamentazo’. También el señor Bengoa llevó a cabo una solución política dentro de nuestras competencias que el Gobierno de España recurrió y que acabamos ganando.

Creo que dentro de las políticas que están en nuestras manos, de las competencias, habrá que buscar la herramienta que permita que sea el Gobierno vasco el que pueda marcar las líneas para poner en marcha las políticas necesarias. Creo que el Gobierno vasco llegará a una solución.   

¿El País Vasco se sumará a las subastas de medicamentos después del espaldarazo que han tenido en Andalucía?

No todas las comunidades autónomas somos iguales y no todos tenemos las mismas competencias. En este tema creo que habrá puntos que Andalucía y Euskadi tengan en común y otros que no.

Creo que hay que hacer un diagnóstico de cómo está la situación en Euskadi, qué es lo que está solicitando Andalucía, qué es lo que tenemos en común, y a partir del ordenamiento que tengamos cada uno poner en marcha nuestras propias herramientas.

No sé si hoy por hoy se puede equiparar al 100 % Euskadi a Andalucía. En temas como estos hay que poner las cartas sobre la mesa y de una forma responsable crear la política de una comunidad para no crear frustraciones o esperanzas para luego no poder llevarlas a cabo.

¿Cuáles son los temas que País Vasco debe plantear en el próximo Consejo Interterritorial?

Seguramente saldrá el tema del copago, el tema de la hepatitis C, la estrategia de crónicos, el tema de las oposiciones, el tema de la prevención y la promoción de la salud, que creo que es un tema que hay que ponerlo sobre la mesa para que las comunidades autónomas, dentro de su propio diagnóstico, pongan en marcha las políticas.

De aquí a que se convoque el Consejo Interterritorial, en el sector de la salud no se puede llevar una agenda cerrada, probablemente se tratarán temas de última actualidad, como el de la gripe.

¿Qué radiografía hace de la situación de los profesionales en el País Vasco?

Primero, pondría en valor la labor que hacen los profesionales de la sanidad en Euskadi. Es verdad que desde 2009, desde el Gobierno de Ibarretxe, está sobre la mesa el acuerdo al que tienen que llegar ambas partes y que tienen pendiente.

Esa mesa de diálogo que el Gobierno de Ibarretxe intentó y no pudo culminar, que el Gobierno de Patxi López volvió a poner sobre la mesa y no pudo culminar y que en la pasada legislatura el propio Gobierno de Urkullu tampoco se pudo llevar a cabo.

Tengo la certeza, porque he hablado con el consejero y así lo dijo en la comparecencia, que vuelve a ser uno de los temas principales. Tendrán que sentarse. Es verdad que para llegar a un acuerdo tienen que querer ambas partes… el tema de las tasas de reposición, está el tema de la carrera médica… hay muchas cosas, pero creo que la voluntad política de todos es llegar a acuerdos y yo espero que, por fin, ese acuerdo entre las dos partes se pueda firmar.

¿Entonces cree que en esta legislatura se desbloqueará el diálogo social?

No sé cómo puede acabar esto, porque una legislatura es muy larga y hay muchos agentes implicados para ponerse de acuerdo. Se lleva años intentando firmar ese acuerdo y no ha sido posible. Creo que este Gobierno vasco va a darle un impulso y va a poner sobre la mesa toda la intención política para poder llegar a ese acuerdo.

Su padre fue el presidente del Senado entre 2004 y 2011, ¿qué ha aprendido de él? ¿En qué ha influido en su carrera política?

Vengo de una familia que teníamos un padre que fue un representante político. Yo le conozco desde que empezó en un sindicato y acabó siendo la cuarta autoridad del Estado, he tenido la suerte de tener un referente político del que aprender cada día.

Es la primera persona a la que llamo para hablar de política y me aconseja desde que empecé hace quince años, también ahora. Tengo una hermana que nunca se quiso dedicar a esto y probablemente yo era quien más ha compartido momentos con él y me acabó enganchando a eso a lo que él se ha dedicado toda la vida y que, aunque ahora no esté en primera línea política, está tan impregnado de política como el día en el que entró en el partido.
Claro que me influyó y me considero una persona afortunada por tener un referente al que puedo llamar por teléfono en momentos en los que necesito.