18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 20:50
Autonomías > Madrid

Sánchez Martos: "Es falso que Sanidad favorezca a ningún grupo privado"

El consejero recuerda que las derivaciones están reguladas por el Sermas y las concesionarias se someten a controles

El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos.
Sánchez Martos: "Es falso que Sanidad favorezca a ningún grupo privado"
Juanma Fernández
Martes, 14 de marzo de 2017, a las 11:40
“Es totalmente falso que la Consejería de Sanidad esté favoreciendo a ningún grupo de gestión privada, ni que haya ninguna red paralela a la red pública sanitaria”. Así de claramente se ha expresado el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, frente a las informaciones de la Cadena Ser apuntando en esa dirección.

El consejero ha descartado por completo los hechos descritos por la emisora, según la cual, Sanidad estaría permitiendo que un grupo privado derivase pacientes de manera preferente entre los hospitales públicos que opera como concesionaria en perjuicio de los de gestión directa.
 
De acuerdo con el titular de Sanidad, la historia no se sostiene, ya que las derivaciones a centros gestionados por concesión deben ser autorizadas previamente por el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) y en todos los casos se siguen los criterios de adecuación de los recursos, disponibilidad para la atención en ese momento y el acuerdo del paciente, “ya que el paciente en la Comunidad de Madrid tiene capacidad de elección”.
 
“El Sermas ejerce un seguimiento exhaustivo de la actividad de todos los centros públicos, tanto de los de gestión directa como de los de gestión concesionada, por el que se verifica la adecuación de todos los procesos asistenciales”, ha explicado Sánchez Martos, quien ha manifestado que se ha reforzado este seguimiento “para garantizar la continuidad asistencial de los pacientes” y ha recordado que “no hay ninguna reclamación de los pacientes” en el marco de estas derivaciones.
 
Por último, el consejero ha recordado que en los casos en los que se produce una derivación entre centros operados por estas concesionarias “no se genera ningún coste añadido para la sanidad pública”.