Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Autonomías > Madrid

Madrid prohíbe la 'puerta giratoria' a los gerentes de hospital

La Comunidad aprueba un código ético para sus altos cargos con nuevas exigencias

La presidenta regional, Cristina Cifuentes.
Madrid prohíbe la 'puerta giratoria' a los gerentes de hospital
Redacción
Lunes, 31 de octubre de 2016, a las 18:30
Los gerentes de los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid tendrán que someterse a un código ético “basado en los valores de transparencia, ejemplaridad, objetividad y austeridad” y de carácter vinculante. Este código, que afectará a todos los altos directivos dependientes del Gobierno regional, proscribe prácticas como las comúnmente llamadas 'puertas giratorias'.
 
Así lo ha anunciado la presidenta regional, Cristina Cifuentes, al término del Consejo de Gobierno. El código ha sido aprobado este lunes por el Ejecutivo y, según Cifuentes, con él “establecemos un nivel de exigencia ética a los altos cargos superior en muchos aspectos a lo previsto hasta hora en las normas vigentes”.
 
Según ha detallado la presidenta regional, “el Código tiene carácter de compilación, e incluye tanto requisitos éticos nuevos, como otros que ya se vienen aplicando, todo ello con el fin de conseguir una actuación coherente y homogénea en la actuación de los altos cargos”, entre los que se incluyen los gerentes de hospital, según han confirmado a Redacción Médica fuentes del Ejecutivo madrileño.

Mesas de contratación
 
En este sentido, el Código recoge los principios que deberán seguir los gerentes y el resto de altos cargos de la Administración regional. Entre otros aspectos, no podrán formar parte de las mesas de contratación cuando sean el órgano decisor; no serán miembros de los tribunales para la selección de empleados públicos; y no formarán parte de las comisiones de valoración en las subvenciones de concurrencia competitiva.
 
Además, deberán abstenerse en aquellos asuntos en los que tengan un interés personal y no podrán aceptar regalos ni beneficios de cualquier naturaleza derivados de su cargo, salvo las muestras de cortesía habitual. También deberán comunicar al Gobierno la apertura de cualquier procedimiento penal contra su persona y deberán dimitir en caso de ser formalmente investigados por un delito relacionado con corrupción.  
 
Asimismo, tendrán que hacer pública en el Portal de Transparencia su participación como ponentes en congresos, seminarios, conferencias o cursos, siempre que su participación se efectúe en su condición de alto cargo. Los altos cargos deberán también garantizar la conservación de los documentos que estén bajo su custodia para su transmisión y entrega a los posteriores responsables en el momento en el que finalicen sus funciones.
 
Puertas giratorias
 
Para evitar las llamadas ‘puertas giratorias’, en los dos años siguientes a su cese, las personas que hayan tenido condición de alto cargo renunciarán a ser contratadas por empresas que sean concesionarias de la Administración de la Comunidad o que lo hubieran sido mientras eran altos cargos, siempre que hubieran participado en el correspondiente proceso de adjudicación.
 
Por otro lado, de cara a impulsar una actuación austera, el código ético exige que los gerentes gestionen los recursos públicos siguiendo los principios de eficiencia y sostenibilidad, lo que se extiende a la edición de publicaciones en papel, desplazamientos, visitas y viajes oficiales, gastos derivados de reuniones de trabajo y uso de los medios de la Administración. También se establecen límites para el cobro de dietas y no se pondrá a su disposición tarjetas de crédito como medio de pago de gastos derivados del ejercicio de sus funciones