20 nov 2018 | Actualizado: 21:40

Las dos claves para optimizar la atención sanitaria del paciente renal

Desde la Sociedad Madrileña de Nefrología reclaman homogeneizar los tratamientos y crear consultas específicas

César Pascual, director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria y Fernando Tornero, tesorero de la Sociedad Madrileña de Nefrología.
Las dos claves para optimizar la atención sanitaria del paciente renal
mar 26 julio 2016. 15.40H
Redacción
Cristina Cebrián
La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y la Sociedad Madrileña de Nefrología (Somane) trabajan en un proyecto común para mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedad renal crónica avanzada (ERCA) y, para ello, el principal objetivo es ralentizar la progresión de la patología, fomentando la prevención y retrasando, así, la llegada de la diálisis y el trasplante.

Para lograrlo, tal como ha explicado a Redacción Médica Fernando Tornero, tesorero de la Sociedad Madrileña de Nefrología, “hemos propuesto a la Consejería homogeneizar los tratamientos en todos los hospitales de la región y desarrollar la consulta de la enfermedad crónica avanzada”. Está demostrado - ha continuado- que “con una consulta de ERCA se retrasa la progresión de la enfermedad, se previenen complicaciones y se selecciona de forma adecuada a los pacientes candidatos a terapias renales sustitutivas”.

Estos elementos, ha añadido, se concretan en “dos efectos claros: se aumenta la supervivencia del paciente y se disminuye el consumo de recursos del paciente con enfermedad renal crónica avanzada” porque “se favorece el trasplante renal y las técnicas de diálisis domiciliarias y se disminuye el consumo de recursos urgentes”.

En una reciente reunión entre el equipo que dirige el consejero Jesús Sánchez Martos y los representantes de la Sociedad Madrileña de Nefrología, éstos últimos han podido presentar sus propuestas entre las que figura “concienciar de la necesidad de que todas las unidades de Nefrología dispongan de una consulta de ERCA con personal adecuado; implantar en cada centro protocolos específicos para la atención integral de estos pacientes; facilitar la formación de los profesionales; y crear sistemas de información intrahospitalarios que faciliten la accesibilidad a la historia del paciente en su hospital de referencia”.  

Asimismo, desde la Somane han solicitado incluir a los pacientes con enfermedad renal crónica avanzada en el Registro Madrileño de Enfermos Renales (Remer), “uno de los mejores registros de España de esta modalidad”, según Tornero, quien ha destacado que “con la inclusión de estos nuevos pacientes “el nuevo registro será pionero a nivel nacional e internacional”. 

Para que estas propuestas se conviertan en hechos, la Consejería y la Sociedad Madrileña de Nefrología ya han acordado reunirse tras el verano para poder poner en marcha “a finales de este año o principios del que viene un proyecto piloto en tres o cuatro hospitales, uno de ellos el Clínico”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.