Redacción Médica
18 de octubre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 21:00
Autonomías > Madrid

La viagra duplica los reingresos de pacientes con hipertensión pulmonar

Un estudio del Hospital Gregorio Marañón certifica el daño que produce este fármaco

Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón.
La viagra duplica los reingresos de pacientes con hipertensión pulmonar
Redacción
Lunes, 07 de mayo de 2018, a las 11:55
Cardiólogos del Hospital Gregorio Marañón y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (Cibercv) han concluido un nuevo estudio que demuestra que el sildenafilo (viagra) podría causar un empeoramiento de la salud de los pacientes con hipertensión pulmonar.

La hipertensión pulmonar grave es una enfermedad invalidante y con mal pronóstico, que necesita ingresos hospitalarios frecuentes y es muy difícil de tratar. En esta enfermedad los vasos de los pulmones están sometidos a una tensión muy elevada, lo que sobrecarga la parte derecha del corazón y la hace fracasar, haciendo que la sangre esté mal oxigenada y se estanque.

La hipertensión pulmonar puede estar causada por diversos procesos como puede ser la enfermedad del pulmón (por ejemplo, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica típicamente asociada al consumo de
tabaco) o la progresiva obstrucción de sus arterias (hipertensión pulmonar primaria).

El 10 por ciento de las personas mayores de 65 años padece hipertensión pulmonar

Sin embargo, la causa más frecuente de hipertensión pulmonar es el aumento retrógrado de la presión en los vasos pulmonares por enfermedades de la parte izquierda del corazón, sobre todo de las válvulas y particularmente de la válvula mitral, estos casos son conocidos como daño “izquierdo”.

Cuando ese daño persiste mucho tiempo, aumenta la presión de sangre en el pulmón y se produce hipertensión pulmonar, que desaparece si el problema se resuelve pronto, pero que si se deja sin resolver se convierte en irreversible, persistiendo y empeorando aunque se arregle el problema “izquierdo” original.

La prevalencia de hipertensión pulmonar, de cualquier tipo, se estima en el 1 por ciento de la población mundial y en el 10 por ciento de los mayores de 65 años en los países occidentales. Se calcula que en España afecta a casi medio millón de personas. En la mitad los casos la causa es la “enfermedad del lado izquierdo”.

Efectos de la viagra en la enfermedad 

Hasta ahora, los vasodilatadores pulmonares como el sildenafilo (muy conocido por su nombre comercial, viagra, utilizado para el tratamiento de la disfunción eréctil) han demostrado ser beneficiosos cuando la hipertensión pulmonar es de causa primaria.

Por extrapolación, estos mismos fármacos son usados muy frecuentemente en todo el mundo también cuando la causa es un trastorno del lado izquierdo del corazón. Un reciente estudio español coordinado desde el Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón demuestra que esta práctica no sólo no supone ningún beneficio, sino que ocasiona un empeoramiento de los pacientes.

Durante ocho años, cardiólogos y cirujanos cardiacos de 18 hospitales de España invitaron a participar en un estudio a 200 pacientes con hipertensión pulmonar residual que persistía una vez corregida una lesión valvular que la causó. Un total de 104 pacientes recibieron sildenafilo y otros 96 placebo de forma que ni el paciente ni los investigadores conocían si las pastillas contenían o no el principio activo.

Durante los seis meses que duró el tratamiento, los pacientes que tomaron el sildenafilo tuvieron un riesgo de casi el doble de encontrarse peor y de reingresar en urgencias que los pacientes que estuvieron tomando placebo.

Investigación colaborativa

Estos hallazgos acaban de ser publicados en European Heart Journal, la revista médica cardiovascular con mayor impacto a nivel mundial, y suponen una llamada de atención de enorme relevancia para los pacientes y los profesionales sanitarios.

El estudio fue financiado en el año 2007 por el Gobierno de España a través de una convocatoria del Instituto de Salud Carlos III y ha sido coordinado por investigadores del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y del actual Cibercv

Si bien los resultados pueden parecer decepcionantes para los pacientes, son trascendentales tanto para establecer las opciones de tratamiento, como para reducir costes innecesarios, y, lo que es más importante, para redirigir la investigación.

Estudios como este ilustran la enorme capacidad que ofrece el sistema nacional de salud español para llevar a cabo investigación colaborativa y demuestran la necesidad de los estudios con financiación y gestión independiente para establecer el verdadero valor de los tratamientos disponibles en el gran arsenal terapéutico de la medicina cardiovascular moderna.