La combinación de BO-112 y anti PD1 ayuda a revertir la resistencia a la inmunoterapia en ciertos tumores

La primera inmunoterapia española contra el cáncer muestra eficacia clínica
Iván Márquez, oncólogo del Hospital Gregorio Marañón.


22 oct 2020. 17.25H
SE LEE EN 2 minutos
La primera inmunoterapia desarrollada en España, BO-112, ha finalizado la fase I de su ensayo clínico en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Este ensayo, promovido por la empresa biotecnológica Highlight Therapeutics, investiga la forma en la que la combinación de BO-112 y los anticuerpos anti PD1 nivolumab o pembrolizumab ayudan a revertir la resistencia a la inmunoterapia en pacientes con cáncer.

Este trabajo ha contado con la participación de otros seis hospitales españoles: el Hospital Ramón y Cajal,  el Hospital 12 de Octubre, el Hospital Quirón Pozuelo en Madrid, el Hospital ICO Barcelona, la Clínica Universitaria de Navarra y el Hospital Virgen de la Victoria en Málaga. Además, sus resultados han sido publicados en la revista Science Translational Medicine con el título Intratumoral nanoplexed poly I:C BO-112 in combination with systemic anti–PD1 for patients with anti–PD-1–refractory tumors.

Este ensayo ha demostrado la seguridad y el potencial de BO-112 para combatir la resistencia a la inmunoterapia en pacientes con esta enfermedad. En una primera etapa de la investigación, se inyectó este compuesto directamente en los tumores de 16 pacientes con cáncer avanzado y se demostró que era seguro y que se producían cambios en las biopsias de los tumores inyectados que indicaban una potente activación del sistema inmune.

Revertir la resistencia a la inmunoterapia


En una segunda fase, se ha realizado un estudio combinando el BO-112 con los anticuerpos PD-1, que son inhibidores de una proteína que permiten aumentar la capacidad de las células T para destruir células cancerosas.

El ensayo se realizó en un grupo de 28 pacientes con melanoma, cáncer de pulmón y cáncer renal a los que la inmunoterapia previa basada en un anti PD-1 (nivolumab o pembrolizumab) no les funcionó. La combinación produjo una estabilización de la enfermedad en 10 de ellos y una disminución objetiva en el tamaño de sus tumores en otros 3.

Iván Márquez Rodas, del Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y co-director del proyecto, explica que si se confirman los resultado en estudios más amplios “esta estrategia de tratamiento intratumoral con BO-112 podría ayudar a revertir la resistencia primaria a inmunoterapia, un problema al que se enfrentan entre un tercio y la mitad de los pacientes que son tratados con inmunoterapia basada en anti PD-1 y para el cual necesitamos alternativas terapéuticas. El siguiente paso es avanzar en definir el perfil del paciente que más se pueda beneficiar y en el estudio de biomarcadores que ayuden a esa selección”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.