24 de julio de 2017 | Actualizado: Lunes a las 18:10
Autonomías > Madrid

El Rey Juan Carlos, tercer hospital madrileño con sello 'CAT' de calidad

Le han precedido en el sello la Fundación Jiménez Díaz y el Infanta Elena

Alberto Velasco, médico adjunto del Servicio de Hematología del hospital, con Pilar Llamas.
El Rey Juan Carlos, tercer hospital madrileño con sello 'CAT' de calidad
Redacción
Viernes, 17 de febrero de 2017, a las 13:00
El Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, ha recibido ha recibido la certificación de calidad de la Fundación CAT, organismo de Certificación de Calidad en Transfusión, Terapia Celular y Tisular, dependiente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y de la Sociedad Española de Transfusión (SET).

Pilar Llamas, jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, ha declarado al respecto que, desde la apertura del hospital en marzo de 2012, “uno de los principales objetivos del Servicio de Hematología fue establecer un sistema de calidad en la actividad transfusional y de donación de sangre”.

“Inicialmente trabajamos para obtener la certificación ISO 9001, y tras alcanzarla en menos de dos años, vimos imprescindible seguir avanzando en el campo de la calidad y lograr la certificación CAT”, ha añadido.

Dicha certificación supone, según ha explicado Llamas, “un elemento imprescindible en el desarrollo de la calidad en la transfusión de componentes sanguíneos”.

“Nuestro equipo decidió extender el alcance de esta certificación al proceso de donación, siendo el Hospital Universitario Rey Juan Carlos, junto con los Hospitales Universitarios Infanta Elena y Fundación Jiménez Díaz, los primeros centros hospitalarios en certificar la donación según los estándares CAT”, ha añadido.

Aumento del consumo de hemocomponentes

En cuanto a la actividad transfusional, prosigue la doctora Llamas, “el crecimiento de la actividad médica y quirúrgica ha ido aumentando progresivamente desde la apertura del hospital, con el consiguiente incremento en el consumo de hemocomponentes”.

“Así, entre el año 2014 y 2016 el consumo de concentrados de hematíes ha aumentado en un 27,5 por ciento. Por otro lado, la actividad de donación se ha potenciado mucho, consiguiendo mantener un autoabastecimiento por encima del cien por cien (117,1 por ciento en 2016)”.