Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Autonomías > Madrid

El Ramón y Cajal, líder en España en micropigmentación mamaria

El hospital ha tratado ya a 2.000 pacientes desde que puso en marcha este servicio en 2010

Juan José Equiza, gerente del Ramón y Cajal.
El Ramón y Cajal, líder en España en micropigmentación mamaria
Redacción
Miércoles, 02 de agosto de 2017, a las 11:20
La Unidad de Micropigmentación del Hospital Universitario Ramón y Cajal es líder en España en el tratamiento con micropigmentación mamaria. El Servicio de Cirugía Plástica dirigido por Pablo Benito acaba de alcanzar los 2.000 pacientes atendidos por sus especialistas. El Ramón y Cajal es el hospital español que cuenta con más experiencia en esta técnica realizada por el equipo de Enfermería de la Unidad con Azucena Marzo y la supervisora Olga Saceda.

Esta es la mejor técnica que se puede ofrecer a la paciente con cáncer de mama, el mejor tratamiento que hoy en día puede recibir tras haber sufrido esta enfermedad” asevera Benito. Desde su creación, en 2010 ha sido referencia de micropigmentación mamaria para gran parte de los hospitales de la Comunidad de Madrid y de España como el Hospital Universitario de Getafe, el Hospital Universitario Doce de octubre, Hospital Universitario La Paz, Hospital Universitario Clínico y Hospital La Zarzuela.

Creciente número de pacientes con cáncer de mama

La micropigmentación de areola y pezón consiste en un tatuaje que, a diferencia de los habituales, se hace en la piel a menor profundidad y usando una pomada anestésica. En él se emplean tonos marrones y rojizos que imitan el color de las areolas y buscan un resultado armónico con la piel de la paciente. Fue en 2010 cuando el Servicio de Cirugía Plástica puso en marcha la Unidad, pero el Hospital Universitario Ramón y Cajal ya ofrecía a las pacientes mastectomizadas, la posibilidad de reconstrucción de la areola mediante micropigmentación.

La idea de su creación partió de la necesidad de atender al creciente número de pacientes sometidas a reconstrucción mamaria como consecuencia de haber padecido un cáncer de mama. Dichas pacientes, cada vez con más frecuencia son reconstruidas, bien durante la intervención de mastectomía o con posterioridad. En ambos casos, el proceso de reconstrucción finaliza con la creación de un nuevo pezón y areola con el consiguiente beneficio -sobre todo psicológico- para la paciente.