La intervención, realizada por primera vez en España, ha durado menos de tres horas, frente a una operación

El Gregorio Marañón logra el primer doble implante valvular con catéter
Un momento de la operación.


12 nov 2019. 11.50H
SE LEE EN 3 minutos
Médicos del Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón han llevado a cabo por primera vez en España un doble implante valvular con catéter para el tratamiento de prótesis valvulares degeneradas sin necesidad de realizar una cirugía convencional.

Según ha informado el Hospital, al paciente se le han sustituido dos válvulas mediante un procedimiento mínimamente invasivo a través de dos catéteres que se han introducido por las ingles y por la vena y arteria femoral para hacerlos llegar hasta el corazón y poder así remplazar ambas válvulas. Así, han destacado que este paciente ya se había sometido hace años a una sustitución de las válvulas mitral y aórtica mediante cirugía a corazón abierto, recibiendo dos prótesis biológicas que, pasados los años, se encontraban degeneradas y tenían que ser cambiadas.

La intervención se ha realizado por vía inguinal.

La intervención se ha realizado por vía inguinal.


Para evitar someterle a una segunda cirugía de alto riesgo, los cardiólogos del Gregorio Marañón, en colaboración con el Servicio de Anestesia y de Cirugía Cardiaca, planearon el recambio de las prótesis degeneradas por unas nuevas mediante un procedimiento percutáneo, es decir, exclusivamente con catéter.


Evita la cirugía convencional 


Esta intervención, pionera en España, han asegurado que ha evitado que el paciente se sometiera a una cirugía convencional que conlleva mayores riesgos y complicaciones y que requiere un mayor tiempo de recuperación.

Además, han señalado que se ha dado una asistencia innovadora, siguiendo las nuevas indicaciones terapéuticas de las agencias norteamericanas y europeas de medicamentos y productos sanitarios a un paciente en una situación grave, con sangrado bronquial, que requería una intervención rápida y que disminuyera las complicaciones para conseguir su estabilización lo antes posible.

En concreto, la operación la han llevado a cabo tres cardiólogos del Gregorio Marañón, el propio jefe del Servicio, Francisco Fernández-Avilés, junto a Jaime Elízaga y Enrique Gutiérrez, con la asistencia de técnicas avanzadas de imagen cardiaca a cargo de Javier Bermejo. La intervención ha durado menos de tres horas, frente a las cirugías convencionales, que han manifestado que son "mucho más largas y complejas".

Además, han subrayado el Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón cuenta con "las más avanzadas técnicas de imagen y una reputada experiencia en cateterismos que han contribuido al éxito de esta intervención".

Por último, han incidido en que el resultado de esta intervención ha sido "todo un éxito" ya que el paciente no ha presentado sangrado, no ha precisado la apertura del tórax ni circulación extracorpórea y ha tenido una "excelente evolución clínica", además de presentar una "notable recuperación".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.