El pianista López Blanco, que sufrió un ictus, ofrece en la FJD un concierto de piano tocado solo con la mano izquierda

"Tesón e ilusión, grandes armas para pacientes con secuelas neurológicas"
El pianista Manuel López Blanco, durante su recital en el Aula Magna de la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid.


28 nov 2021. 18.40H
SE LEE EN 4 minutos
El Aula Magna de la Fundación Jiménez Díaz ha sido el escenario de un concierto de piano en directo y uno de los mayores ejemplos de superación que un paciente puede dar, ya que el repertorio fue interpretado a una sola mano, la izquierda, por parte de un pianista, diestro de nacimiento, con distonía del músico que, además, perdió la movilidad de su mano derecha a raíz de un ictus.

Manuel López Blanco, pianista, violonchelista y compositor internacional con amplio repertorio, tanto solista como camerístico, comenzó sus estudios a la edad de 4 años en Madrid, y fue el alumno más joven en toda la historia del Conservatorio Superior de Música de esta ciudad en terminar la carrera, con tan solo 15 años.

Además de Premio Final de Carrera y Mención Honorífica del citado conservatorio, también atesora el Premio Internacional de Piano Ciudad de Carlet (Valencia) y Ciudad de Albacete entre los muchos reconocimientos de concursos nacionales e internacionales que ganó en sus primeras décadas de carrera profesional, avalada por numerosos recitales, la crítica y medios españoles y foráneos.

Fue entonces, en pleno ascenso de su trayectoria como músico profesional y de reconocido prestigio, cuando comenzó a presentar distonía del músico y posteriormente sufrió un ictus que le limitó seriamente la movilidad de la mano derecha para todo tipo de actividades. Desde entonces, ha dedicado todo su esfuerzo a rehabilitarse, superarse y demostrar que es posible tocar el piano solo con la mano izquierda, con el objetivo de “trasmitir la alegría de vivir y que la música lo puede todo”, y el resultado de reencontrarse a sí mismo y poder recuperar su relación el piano.

Concierto de superación frente al ictus


“Este es un concierto de superación en el que quiero mostrar a la gente que, tanto en la música como en la vida, no hay límites, no debes rendirte nunca ante ninguna adversidad, y si amas algo, has de hacerlo sin importar tu condición física”, explica López Blanco, añadiendo: “Quiero que este mensaje llegue a todo el mundo”.

Llegó, y de qué manera. Lo hizo en un concierto de piano para la mano izquierda en el que, bajo los títulos 'El amor por la música todo lo puede' y 'La voluntad todo lo puede', interpretó varias obras de Bach, Scriabin, Rachmaninov, Liszt, Chopin y Brahms en un imponente piano de cola cedido por Steinway & Sons para deleite de todos presentes en el Aula Magna y de quienes lo escucharon online en la Jornada Neurológica 'Porque no todo son los fármacos', organizada por la Unidad de Trastornos del Movimiento de la Fundación Jiménez Díaz.

El papel activo del paciente neurológico en su tratamiento


Manuel es “el ejemplo del que todos tenemos que aprender, una esperanza para todos los pacientes neurológicos, y para todo tipo de pacientes con secuelas, que demuestra que, en realidad, hay pocas cosas que no pueda hacer el ser humano cuando está realmente motivado”, explicó Pedro García Ruiz Espiga, especialista del Servicio de Neurología del hospital, durante su intervención acerca del papel activo del paciente neurológico en su tratamiento.

El cerebro es un órgano que responde a estímulos continuamente, día a día, hora a hora y minuto a minuto; un órgano que, gracias a la plasticidad cerebral, cada uno de nosotros puede modificar, “pero para lo que siempre es necesario tesón e ilusión, las grandes armas para los pacientes con secuelas neurológicas”, añadió el también responsable de la Unidad de Trastornos del Movimiento de la Fundación Jiménez Díaz.

Fruto de ello, la jornada ofreció la oportunidad de asistir a “un evento acústico único protagonizado por Manuel, que, gracias a un enorme tesón y a mucha motivación, tiempo y esfuerzo, ha conseguido algo asombroso: que una persona con secuelas neurológicas no solo logre tocar, y muy bien, con la mano izquierda, sino que consiga interpretar una obra artística de gran dificultad”, apostilló García Ruiz Espiga.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.