Ceciliano Franco, director gerente del Servicio Extremeño de Salud, analiza la sanidad extremeña con Redacción Médica

"Las CCAA tenemos herramientas seguras para controlar nuevas olas Covid"
Ceciliano Franco, durante la entrevista con Redacción Médica.


22 may 2021. 18.40H
SE LEE EN 14 minutos
La comunidad extremeña ha pasado por todos las fases posibles durante el casi año y medio que llevamos de la pandemia del Covid-19. Ya quedan atrás los momentos de propagación disparada y ahora destacan por ser una de las regiones con la situación más controlada. El director del Servicio Extremeño de Salud (Ses), Ceciliano Franco, uno de los responsables que ha logrado darle la vuelta a la situación epidemiológica, hace explica la receta a Redacción Médica. 

Franco afirma haber pasado momentos muy duros, pero cree que tanto la sociedad y el Ses se encuentra preparados para afrontar todo lo que venga. Además, repasa las decisiones claves en su gestión y la situación laboral de los profesionales del Ses. 

Extremadura llegó a principios de año a ser una de las comunidades que registró una incidencia acumulada de Covid a 14 días más altas de toda España, y ahora es una de las más bajas. ¿Cómo lo han logrado?

"Las CCAA deberíamos buscar una forma de incentivar la entrega de los profesionales durante el Covid"

Tomamos medidas que fueron bastante agresivas, pero muy bien recibidas por la sociedad como el perímetro de la comunidad o disminuir la actividad en las localidades de más de 3.000 habitantes. Además, durante muchos días seguidos fuimos los que más número de test por cien mil personas realizamos en España, con lo cual, localizábamos muchos casos.

Y sobre todo, una de nuestras fortalezas a lo largo de toda la pandemia ha sido un sistema de salud pública con rastreos y seguimientos de contactos muy exhaustivos y con mucha experiencia acumulada. A pesar de que las tasas llegaron a rozar los 1.500 por 100.000, teníamos un sistema muy engrasado. Dicho así de sencillo parece que es fácil y muy esquemático, pero exige un esfuerzo de concentración intensísimo.

¿Qué diagnóstico hacen de esta cuarta ola?

Se preveía que pasados los 80 días desde el pico, que nosotros lo dimos a mediados de enero, íbamos a tener una cuarta ola, pero no hemos llegado a subir de 150. La diferencia en esta ola es que nos sensibilizamos mucho con la alta contagiosidad de la cepa británica y hemos ido con mucha intensidad al aislamiento de cada contacto, ampliamos el tiempo de estudio de dos días a diez.

Como servicio de salud que también lleva la salud pública lo fundamental fue la capacidad de nuestros hospitales. Nunca nos hemos visto desbordados. La capacidad de adaptarnos a la necesidad de camas de UCI y hospitalarias ha sido ejemplar. Montar una UCI en Plasencia de cuatro camas en un pasillo que habitualmente era la sala de espera se lo debemos a nuestros profesionales y al carácter intrépido de nuestros directivos. 


"Montar una UCI en Plasencia de 4 camas en un pasillo que era la sala de espera se lo debemos a nuestros profesionales y al carácter intrépido de nuestros directivos"



¿Cree que ya la estamos dejando atrás?

La cuarta ola aquí ha sido testimonial, hemos tenido problemas en alguna localidad concreta y los tenemos, pero son localidades concretas que están aisladas, y la rapidez de acción ha hecho que hayamos controlado con bastante eficacia la posibilidad de una cuarta ola, no la damos por pasada, pero desde luego no por iniciada y bastante alejada de iniciarse.

Las festividades se han ligado a los repuntes de contagios, la última que hemos tenido es Semana Santa, ¿ha habido efecto Semana Santa?

Ligero, aquí decimos que Dios lo que más castiga es la boca, no podemos decir que vaya a continuarse el comportamiento social que hemos tenido hasta ahora, pero ha sido una de las claves. La distancia social, salvo excepciones, se mantiene, y que el tiempo de ocio y el ocio descontrolado haya estado mucho más vigilado nos ha facilitado el control de la pandemia.

¿El Ses está preparado en caso de un repunte, bien por una nueva variante o porque evolucionara la pandemia? 

Sí, estamos preparados y no solo en lo material, es decir, tenemos equipamientos, formación, experiencia y mucha complicidad por parte de toda la gente. tanto de los agentes sociales como de las empresas, pese a lo virulento que parezcan las reacciones de determinados sectores. En las reuniones que mantenemos con ellos, que son con frecuencia, entienden nuestra posición, igual que nosotros entendemos la suya. Estamos preparados como Servicio Extremeño de Salud sin duda, y como sociedad también.


"En junio tendremos un porcentaje de vacunación por encima del 50 por ciento"



¿Cómo se ha desarrollado la vacunación y en qué punto se encuentra en Extremadura?

La ambición de cualquier comunidad autónoma es que tuviéramos una disponibilidad de vacunas máxima, no es el caso. Esa es la ansiedad o el problema que nos genera en el programa de vacunación, que se está desarrollando muy bien, aplicamos y administramos prácticamente el 100 por ciento de las dosis y tenemos un pequeño remanente para las segundas dosis. En cuanto a la respuesta de la población es mucho más que aceptable, ha habido dudas con la vacuna AstraZeneca, pero en general lo que quieren es vacunarse. Esperemos que en junio tengamos un porcentaje de vacunación por encima del 50 por ciento.

¿Y el 70 por ciento cuando cree que lo podrán alcanzar?

El 70 por ciento lo tendremos, si el plan va cumpliendo todos los plazos, en las dos primeras semanas de agosto. A veces se me malinterpreta, si fuera septiembre también estaría bien.

Andalucía, que es comunidad limítrofe con Extremadura, ha propuesto un pasaporte a nivel autonómico para que las personas vacunadas se puedan mover entre autonomías ¿a usted qué le parece esta propuesta?

Tiene muchos condicionantes éticos. Aquí estamos pilotando el certificado verde de vacunación para movernos y creo que es bueno. A nosotros nos viene bien que se potencie el movimiento de personas entre comunidades porque tenemos un sector turístico potente, sobre todo en esta época del año, y nos lo facilitaría. Sin embargo, me genera cierto conflicto personal ético que haya unas personas que puedan moverse y otras que no. Ahora, como organización cuantas más medidas de protección haya para el resto de la población mejor, y en este sentido tengo que avalar como institución que haya este tipo de certificados.

¿Con Astrazeneca cree que se deberían dejar atrás los límites de edad?

La Comisión de Salud Pública y el Consejo Interterritorial nos dicen a quién hay que vacunar. A pesar de la formación y del interés que pueda tener en vacunar, no me atrevo a decir ni a dar consejo a nadie de qué vacuna se tiene que vacunar. No podemos poner en el debate público a personas que no son expertas, y yo no lo soy. Lo que sí es verdad es que la vacuna tiene sus rendimientos y es una más. Como bien decía en alguna ocasión el presidente de la Federación Española de Municipios en una de las reuniones del Consejo Interterritorial, a nadie se le ocurre preguntar qué marca de vacuna le ponen cuando se vacunan contra la polio, contra la rubeola o contra la gripe, y en esto tenemos tal nivel de conocimiento que exigimos un determinado tipo de vacuna.

Un momento durante la entrevista.


Otra de las cuestiones que está a debate es el intervalo entre la primera y la segunda dosis para que así se pueda vacunar con la primera dosis al mayor número de población.

El reflejo de un responsable público como yo es que nos dejen espaciar la vacuna porque tendríamos más primeras dosis y alcanzaríamos a más gente. Es una estrategia que ha funcionado en algunos países, pero haremos lo que nos digan los expertos. Parece que todas las simulaciones, los estudios matemáticos y epidemiológicos indican que no se gana tiempo ni eficacia en la vacuna. Haremos lo que nos digan porque nos lo van a decir con todas las condiciones de seguridad.

¿Cree que todas las decisiones han sido argumentadas?

Hasta ahora sí, lo que trasciende a nivel público no parece que vayan argumentadas con suficiente potencia, pero a nivel técnico sí. Nos las argumentan y nos dicen por dónde van los estudios. De la misma manera que digo lo contrario, ¿todo lo que se dice o todos los deseos que tenemos del programa de vacunación los podemos argumentar? ¿Lo que se diga en Santiponce o lo que se diga en cualquier otro pueblo o cualquier otra comunidad me lo puede demostrar que es mejor? Pero tampoco me lo demuestran.

En este caso, la administración de la primera dosis sí que en otros países se ha visto que funciona.

Pero ha habido una disponibilidad máxima de una primera dosis y eso ya parece que trasciende cuestiones científicas.

¿Tiene que ver con cuestiones logísticas?

Sí, de una línea directa con una determinada casa o un determinado fabricante que nos ha perjudicado a Europa. De hecho, está denunciado.


"Sería bueno que entre todas las comunidades buscáramos una forma de incentivar la entrega de los profesionales durante el Covid" .



Recientemente han aprobado la ley de teletrabajo en el SES ¿Cuáles son sus ventajas?

Esto es una necesidad social que se ha impuesto y además está avalada por el Estatuto Básico del Empleado Público. La Junta de Extremadura la ha abanderado junto con otras organizaciones y nosotros nos unimos. Hicimos una resolución recientemente y estamos en negociación con sindicatos. Somos un organismo autónomo, pero iremos de la mano de la Administración general y haremos una oferta anual de puestos de trabajo susceptibles de teletrabajo, fundamentalmente del servicio de la división de gestión y servicio, pero no únicamente, también puede darse en el profesional sanitario, aunque es más difícil de medir.

¿Qué profesionales sanitarios se podrían adherir?

Hay muchas funciones de consultoría. Tenemos muy desarrollado el sistema de telemedicina, de vídeoconsulta e interconsulta entre especialistas, y esta podría ser una buena modalidad de teletrabajo en el profesional sanitario. También hay consejos, interacciones con el mundo educativo… hay muchas posibilidades, pero eso es un terreno que tenemos que ir explorando porque no hay experiencia. Las convocatorias serán anuales y en ello estamos, esperamos tener la primera convocatoria a finales de año. 

En cuanto al sobre esfuerzo que ha tenido que realizar el personal sanitario ante la pandemia, ¿se prevé alguna compensación por parte del SES?

Sería injusto decir que no es merecido porque lo es y hemos barajado distintas posibilidades, pero es difícil llevarlo a cabo y hacerlo tangible. Sí es verdad que hemos reforzado personal de forma importante, hemos llegado a aumentar todas las unidades y los dobles circuito. El incremento en financiación del personal ha sido notable y esto ha influido mucho en la carga de trabajo, en la física, no en la emocional, y eso no se puede pagar de ninguna manera. Sí sería bueno que entre todas las comunidades buscáramos una forma de incentivar esta entrega.

¿La idea pasa más por acabar con la temporalidad que con una paga extraordinaria?

Esa es la línea que estamos viendo porque es más tangible y es mejor también para los ciudadanos y los trabajadores, que son los que finalmente lo agradecen. Casi todas las personas que han estado en unidades Covid que tenían contrato temporal hemos procurado que continuaran mientras que está durando toda la pandemia, no sin pocos problemas sindicales porque que nosotros tenemos una reglas de contratación que implican que finalizado un contrato tenemos que acudir a la bolsa.

¿Qué va a pasar con los contratos Covid? ¿Se quedan?

Los contratos Covid se quedan mientras esté el Covid, todavía no hemos planteado nada con ello. Pero sí es verdad que conforme disminuye la incidencia de la pandemia pues las unidades se tienen que reajustar, hasta el momento lo estamos gestionando bien.


"Como Administración sanitaria cuanto más control tengamos de la pandemia mucho mejor y lo principal es controlar la movilidad, pero también somos conscientes que tenemos que dinamizar la sociedad y los negocios"



¿Es partidario de acabar el estado de alarma?

Creo que hay mucho cansancio social. Como Administración sanitaria cuanto más control tengamos de los efectos sanitarios de la pandemia mucho mejor y lo principal es controlar la movilidad, pero también somos conscientes que tenemos que participar de una nueva normalidad, de dinamizar la sociedad y los negocios, y en esa dicotomía nos movemos. Los que perdemos somos nosotros, el mundo sanitario y el paciente, pero yo creo que tenemos que hacer ese esfuerzo y. además, estamos en condiciones de hacerlo.

¿Considera que al dejar atrás el estado de alarma y sin la creación de una ley de pandemias no se quedan las comunidades desamparadas jurídicamente a la hora de tomar decisiones?

Hay un acuerdo del Consejo Interterritorial del sistema de semáforos de los niveles de alerta que nos ayuda mucho y difícilmente pueden ser medidas más restrictivas que esas que están además acordadas por todos y eso nos da cierto soporte legal para establecer medidas de control dependiendo del nivel de la pandemia. También tenemos posibilidad de utilizar medidas de confinamiento en localidades, vamos a perder la capacidad del estado de alarma, del control horario, pero sí podemos utilizar el control horario de negocios. Yo creo que tenemos herramientas con mucha seguridad para controlar lo que pueda venir.


"Lo más duro fue no poder ofrecer a los profesionales los medios que necesitaban" 



¿Cuál ha sido el momento más duro en la pandemia desde la gerencia del SES?

Hay un momento para nosotros muy duro que es la muerte de una buena amiga que además era una persona con una vocación de servicio público tremenda. Como dirección gerencia el momento más duro fue al principio de la pandemia cuando no podíamos ofrecer a los profesionales los medios de protección que necesitaban. El directivo de gestión, el consejero y yo nos sentíamos como ratones encerrados en una jaula. Hablábamos con gente a las dos de la mañana que estaba en Shanghái, que había un avión... Fue horroroso.

¿Y qué lección extrae de la pandemia?

Lo primero la humildad, que a pesar de la fortaleza del sistema tenemos que estar previstos a un montón de imponderables. Segundo, la fortaleza del sistema y su capacidad de adaptación. Y lo tercero, el valor de los profesionales.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.