Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:35
Autonomías > C-La Mancha

Una resolución para que Montoro no fulmine la OPE sanitaria

Las Cortes castellanomanchegas tratarán que el Ministerio no interponga un recurso contencioso administrativo

Jesús Fernández, consejero sanitario de Castilla La Mancha.
Una resolución para que Montoro no fulmine la OPE sanitaria
Redacción
Jueves, 22 de septiembre de 2016, a las 18:00
Las Cortes de Castilla-La Mancha han aprobado este jueves una resolución de los socialistas, que ha contado con los votos a favor de Podemos y en contra del PP, que insta al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a no interponer el recurso contencioso administrativo contra la Oferta Pública de Empleo (OPE) del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) aprobada por el Consejo de Gobierno para 2016. Por contra, PSOE y Podemos han votado en contra de la resolución que ha presentado el Grupo Parlamentario Popular que instaba al Gobierno regional a convocar las máximas plazas posibles dentro de la legalidad superando la cifra propuesta por la Junta, si puede ser, dentro del respeto a la normativa vigente.

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha dicho que "si hay alguien que le puede interesar el ruido es a quien viene haciéndolo", en referencia al Gobierno central que, según ha recordado, ha recurrido la jornada laboral de 35 horas para los funcionarios de Castilla-La Mancha y ahora quiere recurrir la OPE. "¿Ellos han iniciado la guerra y yo tengo que calmarla?", ha respondido el consejero a los 'populares', a quienes ha dicho que los servicios jurídicos que hoy dicen que la oferta presentada es "legal" son los mismos que había cuando gobernaba el PP.

"Nuestro ruido eran 1.030 plazas, no quieran ustedes confundir a la opinión pública", ha enfatizado el titular de Sanidad, quien ha recriminado a los 'populares' que sólo publicaran 48 plazas en cuatro años para el Sescam. "¿1.030 es ruido y 48 es una delicia?", se ha preguntado en tono irónico. Tras asegurar que el Gobierno socialista tiene "mala experiencia" con esto de las reuniones y los escritos, ha dicho que no está dispuesto a pasar "una nueva feria con las 1.030 plazas". No obstante, ha asegurado que es su deber trabajar para acabar con la precarización del empleo público y por ello Castilla-La Mancha, junto a otras comunidades, están trabajando para convocar nuevas plazas.