23 de abril de 2017 | Actualizado: Domingo a las 13:50
Autonomías > Castilla y León

Sanidad protege la identidad del personal con más riesgo de agresión

Las agresiones crecen un 8 por ciento, cifra que sube al 38 por ciento en el caso de las físicas

El director gerente de la Gerencia Regional de Salud, Rafael López Iglesias.
Sanidad protege la identidad del personal con más riesgo de agresión
Redacción
Martes, 29 de noviembre de 2016, a las 17:10
La Consejería de Sanidad de Castilla y León va a proteger la identidad de los profesionales con mayor riesgo de agresiones con una placa identificativa en la que conste sólo su nombre de pila y las iniciales de sus apellidos y no todos estos completos.

De esta forma se acepta la propuesta del sindicato de enfermería Satse, que supondrá esta protección de identidad para los profesionales de Urgencias de los hospitales, los de Urgencias de Atención Primaria, los de los servicios de Psiquiatría y los profesionales de las unidades medicalizadas de emergencias.

El director gerente de la Gerencia Regional de Salud, Rafael López Iglesias, ha concretado que se trata de "poner en una balanza" esta protección pero también la obligatoriedad de identificar a los profesionales, de manera que también otras comunidades barajan tomar medidas similares como utilizar el número de profesional, por ejemplo, aunque hay que tener en cuenta que los pacientes quieren saber quién les trata.

Así se ha decidido la Sección de Agresiones del Observatorio Único de la Comunidad, que ha analizado algunas de las medidas que se llevarán a cabo y los datos de los primeros nueve meses de 2016, en los que las agresiones han crecido un 8 por ciento, un 38 por ciento en el caso de las físicas (pasan de 63 a 87).

Agresiones registradas

Del total de incidentes, 178 se registraron en hospitales, 132 en centros de Atención Primaria y dos en las Gerencias de Salud de Área. En total, 391 trabajadores sufrieron agresiones en este periodo, la mayor parte mujeres (85 por ciento, 334), algo que López Iglesias ve lógico si se tiene en cuenta que la mayoría se producen a personal de Enfermería, mayoritariamente femenino, pero que además es el que más tiempo pasa con los pacientes.

Del total de trabajadores agredidos 57 fueron hombres y 334 mujeres, es decir, el 0,7 y el 1,20 por ciento de la plantilla, respectivamente. A pesar de ello, López Iglesias ha asegurado "preocupa muchísimo" esta cuestión y aunque afecta a una pequeña parte de la plantilla no están satisfechos y quieren tender a cero. "Tolerancia cero", ha aseverado el director gerente, quien ha señalado que por ello se trabaja en estrategias de formación a los profesionales y de información a los usuarios.

Por categorías profesionales, 132 de los trabajadores agredidos eran médicos, 148 profesionales de enfermería, 68 técnicos auxiliares de enfermería, 20 celadores y 23 otro personal.

La mayoría de los incidentes en los centros sanitarios fueron de carácter verbal, lo que ocurrió en un 64 por ciento de los casos, mientras que el 19 por ciento fueron psicológicas y el 17 por ciento físicas.

Respecto a estas últimas, el incremento es de un 38 por ciento, al pasar de las 63 que se produjeron en el mismo periodo del pasado año a 87. La mayor parte de estas agresiones físicas tuvieron lugar en las áreas de Psiquiatría (44), mientras que diez se registraron en los servicios de Urgencias, cinco en Medicina Interna, cuatro en las consultas, una en el domicilio del paciente; y las 23 restantes en otros lugares.