26 de septiembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 19:20
Autonomías > Castilla y León

La OMC logra poner un mediador en el 'caso Lalanda'

Si las partes llegan a un acuerdo el Colegio de Médicos abandonará el proceso

La médico y viral twittera Mónica Lalanda.
La OMC logra poner un mediador en el 'caso Lalanda'
Javier Roibás
Jueves, 16 de febrero de 2017, a las 11:30
La médico y popular tuitera Mónica Lalanda ha aceptado una mediación a través de la Organización Médica Colegial (OMC) en el conflicto que mantiene con el jefe de Servicio de Urgencias del único hospital público de Segovia y que produjo que se le abriese un expediente en el Colegio de Médicos de la provincia ante las “denuncias con petición de amparo” presentadas contra ella. En las mismas, varios profesionales, además del jefe de servicio, han alegado que han visto “dañada públicamente su honorabilidad personal”.

Según ha explicado a Redacción Médica el presidente del Colegio de Médicos de Segovia, Enrique Guilabert, la apertura de este proceso de mediación llega después de varios rechazos a este proceso por parte de Lalanda. En ese sentido, señala que antes de que el tema llegase a la Comisión Deontológica, el Colegio intentó que hubiese una mediación entre las partes. Cuando esta fue rechazada, el propio presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, también intentó que el tema se solucionase por esta vía, lo cual también fue rechazado.

Los motivos por los que la médico ha aceptado ahora la mediación a través de la OMC se desconocen debido a que el documento de la misma llegará en primer lugar al instructor del caso, el cual se está llevando con la máxima reserva. Una vez que el instructor tenga en su poder ese documento, elaborará un informe que será remitido a la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Segovia para que, en función del contenido del mismo, “proceda en consecuencia”, explica Guilabert.

Pese a que Guilabert desconoce el contenido del texto que llegará al instructor, en sus contactos con Sendín se le ha transmitido que “parece ser que las partes están por la labor” de zanjar el tema a través de la mediación. “En principio no tenemos ánimo de seguir adelante en un proceso si las partes se retiran. Si no hay causa, nosotros no vamos a proceder de oficio”, asegura Guilabert, que apunta que esa actitud demuestra que el Colegio de Médicos ha actuado en este proceso en función de lo que establecen los estatutos de la propia institución.

Asimismo, espera que con la resolución a través del diálogo de este tema se demuestre que el Colegio de Médicos no ha coartado la libertad de expresión de nadie y que todo el revuelo que se ha montado en las redes sociales, a través de las cuales Guilabert considera que se ha atacado al organismo que preside, dista mucho de la realidad y que en ningún caso el Colegio de Médicos le ha abierto un expediente a Lalanda por haber denunciado la precariedad laboral.

“Pido que seamos más críticos con las informaciones que se difunden (en las redes sociales) y empañan la verdad. Dejemos que sean las personas que instruyen el caso las que decidan, con justicia y equidad, si se ha cometido o no una infracción deontológica”, finalizaba una carta abierta firmada por el propio Guilabert a comienzos de este mes.