Redacción Médica
21 de octubre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 16:00
Autonomías > Castilla y León

Castilla y León prepara un documento que garantice la sanidad universal

El objetivo es garantizar la atención "sin problemas" a las personas en situación irregular

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.
Castilla y León prepara un documento que garantice la sanidad universal
Redacción
Lunes, 11 de junio de 2018, a las 17:30
El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha informado este lunes de que la Junta presentará esta semana un procedimiento sanitario para "garantizar la atención sin problemas" a las personas en situación irregular que acudan a los centros de salud y hospitales de la región.

El consejero ha asegurado que, aunque en los centros de la Comunidad "ya se atiende a todo el mundo", la Consejería aprobará este procedimiento para "dotar de mayores garantías" a estas personas inmigrantes. Esta iniciativa surge por las preocupaciones que los colectivos en defensa de la Sanidad Pública han trasladado al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera.

Según Sáez Aguado, los colectivos informaron al representante de la Junta de que, "puntualmente", estas personas en situación irregular tienen "problemas" a la hora de recibir una atención sanitaria igualitaria en comparación con las personas con una situación regulada.

Por este motivo, el consejero ha asegurado que será la Gerencia Regional de Salud la que esta semana dicte una resolución en este sentido, aunque "no se tratará de proporcionar una tarjeta sanitaria" a estas personas, algo que tendría "varios problemas jurídicos", al mismo tiempo que no es una "competencia de la Comunidad Autónoma", ha explicado Sáez Aguado.

Dos requisitos

Esta resolución dotará a estas personas de un documento que les garantice la atención primaria y hospitalaria, aunque antes deberán cumplir dos requisitos: el primero, estar empadronadas en algún municipio español desde hace al menos tres meses. En segundo lugar, estas personas deberán contar con un informe de los servicios sociales que acredite que "no cuentan con recursos económicos", ha resumido el consejero.