Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:40
Autonomías > Cantabria

Una auditoría descubre "graves irregularidades" en el Hospital Valdecilla

El PRC-PSOE encargó una auditoría que ahora ha arrojado estos resultados

Silvia Abascal, diputada del PRC-PSOE.
Una auditoría descubre "graves irregularidades" en el Hospital Valdecilla
Redacción
Lunes, 18 de julio de 2016, a las 19:50
La portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento de Cantabria, Silvia Abascal, ha acusado a la secretaria autonómica del PP y exvicepresidenta y consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, de "intentar ocultar" las "graves" irregularidades y deficiencias en las obras del Hospital Valdecilla detectadas por la auditoría encargada por el actual Gobierno PRC-PSOE.

Así lo subraya en un comunicado la diputada de uno de los partidos que apoyo al Ejecutivo y que tacha de "dislate" toda la gestión realizada por los 'populares' en torno al centro sanitario, pues además de la "hipoteca de 900 millones en 20 años" que supone el contrato de colaboración público-privada para acabar las obras, implica que ahora haya que invertir "fuertes cantidades de dinero para garantizar la seguridad de los pacientes".

En este sentido, Abascal indica que las deficiencias detectadas no tienen que ver con "cuestiones estéticas", sino que de "vital importancia", ya que tienen que ver con "las puertas de emergencia y cortafuegos instaladas en sentido inverso al de evacuación, baños considerados accesibles que incumplen la legislación vigente o la ausencia del aire medicinal en las cabeceras de muchas camas, lo que las deja inservibles para muchos pacientes". No obstante, aunque son "incomprensibles", estas irregularidades (algunas de ellas cifradas en 2 millones de euros) son "subsanables a medio plazo", aunque supondrán "un coste económico".

Sin embargo, "lo que no tiene explicación posible" es "la desaparición de cuatro ascensores que estaban en el proyecto pero no están en el edificio". Se trata, en palabras de Abascal, de "un grave problema que no tiene solución alguna y limita gravemente la operativa del propio hospital". Y es el actual Gobierno el que "tiene que hacer frente a muchas de las irregularidades que afectan a la seguridad de los pacientes y de los trabajadores".