14 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Autonomías / Canarias

Vacunación gratuita como estrategia para eliminar la hepatitis B

La consejería trabaja en la identificación y registro de todas las personas que no tienen al día su calendario vacunal

Ricardo Redondas, director general de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud.
Vacunación gratuita como estrategia para eliminar la hepatitis B
mié 17 agosto 2016. 11.30H
Redacción
El departamento de Salud Pública canario quiere lograr una eliminación de la hepatitis B entre su población, para lo que está trabajando para identificar a la población susceptible de vacunación para ofrecerle de manera gratuita la vacuna. El objetivo es mantener altas coberturas que permitan llegar a una situación próxima a la erradicación, según ha informado la Consejería de Sanidad a través de la Dirección General de Salud Pública. 

La vacuna frente a la hepatitis B se incorporó al calendario de vacunación infantil de Canarias en 1996, cuando se recomendaba administrar tres dosis de la misma a la población de 11 años. El interés por mejorar la cobertura motivó que en 2002 se incorporara la pauta de vacunación a los niños y niñas de 2, 4 y 6 meses, manteniéndose las dosis de los 11 años hasta que el conjunto de niños y niñas que empezaban la vacunación llegaran a esta edad. 

Por tanto, la población menor de 30 años debería tener completada la pauta de vacunación frente a la hepatitis B. Desde el inicio de la vacunación han disminuido progresivamente los casos de esta enfermedad, pero "es necesario mantener altas las cifras de cobertura vacunal de forma continuada para llegar a una situación próxima a la eliminación de esta patología", señalan desde Salud Pública. 

Información actualizada

Después de detectar en historias de salud la falta de registro de esta vacuna, la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS) ha trabajado en el desarrollo de sistemas de información y alertas que notifiquen a los profesionales sanitarios la necesidad de revisar la situación vacunal de las personas que acuden a consulta. 

"La importancia de identificar a personas sin registro de vacunación es doble: en primer lugar por las consecuencias para la salud si se contrae la enfermedad, y en segundo lugar, por la conexión que este tipo de vacuna tiene con otras consideradas vitales durante el primer año de vida", explican en un comunicado difundido. 

La vacuna de la hepatitis B se administra durante el primer año de vida de forma combinada -en una sola inyección- con la difteria, el tétanos, la tosferina, la polio y el haemophilus, de manera que si en el historial de un bebé no hay registro de vacuna contra la hepatitis B tampoco lo habrá de las otras cinco enfermedades, lo que alertaría sobre la posibilidad de que no esté correctamente vacunado. 

Por ello, desde Salud Pública han puesto el foco de atención sobre la población infantil, para que en todas las historias médicas en las que no haya registro de las tres dosis de vacuna aparezca un aviso que alerta al profesional sanitario de la necesidad de revisar su situación vacunal. También habrá listados de niñas y niños de 12, 13 y 14 años en cuyas historias no consten las tres dosis de la vacuna, lo que permitirá revisar las historias, contactar con las familias y realizar búsquedas activas de población adolescente susceptible de vacunación. 

Las familias que detecten en las cartillas la falta de vacunas pueden solicitar cita a la enfermera o el pediatra y comprobar la necesidad de actualizar su situación vacunal de forma completamente gratuita.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.