Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00
Autonomías > Aragón

El decano de Ciencias de Salud de Zaragoza reclama más profesorado

Juan Francisco León asegura en un comunicado que los docentes “entran y salen como si fueran ladrillos de fábrica”

Exteriores de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza.
El decano de Ciencias de Salud de Zaragoza reclama más profesorado
Redacción
Martes, 23 de mayo de 2017, a las 13:50
El decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza, Juan Francisco León Puy, ha emitido un comunicado donde, entre otras cosas, dice que los docentes “entran y salen como si fueran ladrillos de fábrica” y denuncia la falta de contratación de profesores asociados en este grado.

De este modo, recoge las reivindicaciones de la Delegación de Alumnos de Enfermería mediante un comunicado en el que critica el “auténtico proceso de sinrazón” por parte del Gobierno de Aragón y el campus aragonés a la hora de establecer los contratos de los profesores asociados y que “recientemente” ha llevado a la salida de la facultad de hasta siete enfermeras por su incompatibilidad de horarios a la hora de compaginar su trabajo con la docencia.

En la carta, recogida por El Periódico de Aragón, León explica que “según la Ley Orgánica de Universidad, para poder optar a una plaza de asociado a tiempo parcial obligatoriamente se tiene que tener un trabajo principal. En el caso de nuestros profesionales de Enfermería, el 99,9 por ciento de los casos ejerce en el Salud”.

“Esto nos lleva a la imposibilidad de formar profesores de excelencia que realicen una verdadera carrera académica y que con las figuras de contratación actuales pudiesen llegar algún día a docentes titulares o catedráticos", asegura el decano de Ciencias de la Salud.

El decano añade que “durante décadas” se ha contado en la facultad con enfermeras con plaza en propiedad en el Salud, trabajando a turno rotatorio y sin ningún problema de compatibilizarlo. Sin embargo, explica que “se les comenzó a impedir hace unos 6 años por cuestión de horario”, apunta.