El Clínico de Zaragoza impulsa un protocolo para alérgicos a la penicilina

Este abordaje optimiza la elección del antibiótico para cada paciente y depura las falsas alergias

Exteriores del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.
El Clínico de Zaragoza impulsa un protocolo para alérgicos a la penicilina
sáb 20 abril 2019. 11.20H
El Servicio de Alergia del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa y el programa PROA (Programa de Optimización de Uso de los Antibióticos) han diseñado en los tres últimos años un protocolo de abordaje para los pacientes alérgicos a la penicilina. Este estudio, gracias al cual se ha optimizado la elección del antibiótico para cada paciente y se han depurado las falsas alergias a la penicilina, supone un considerable ahorro en medicamentos y en complicaciones de pacientes ingresados debido a una infección grave.

Así, entre 2016 y 2017 se estudiaron 158 pacientes, de los que completaron el estudio 113 (71 por ciento). Se retiró la etiqueta de alergia penicilina a 91 (81 por ciento) y se confirmó en 22 (19 por ciento). De estos útlimos, 13 (60 por ciento) recibieron alternativas con penicilinas diferentes. En total se pudo tratar al 92 por ciento de estos pacientes con algún tipo de penicilina.

En resumen, se ha conseguido que en 9 de cada 10 pacientes se logre aplicar el antibiótico betalactámico óptimo para su infección, y en 8 de cada 10 pacientes se consigue la retirada de la falsa etiqueta de alergia a penicilina, lo que será muy beneficioso para futuros tratamientos, incluso fuera del hospital.

Ahorro de medicamentos



Solo el 20% de personas que creen ser alérgicas a la penicilina lo son realmente


Este estudio realizado por los alergólogos del Hospital Clínico ha resultado ser seguro y efectivo. Además, supone un considerable ahorro en medicamentos y en complicaciones de los pacientes que están ingresados en el hospital con una infección importante lo que lo convertiría en exportable a otros centros hospitalarios de Aragón.

De las personas que creen ser alérgicas a la penicilina, solo lo son alrededor de un 20 por ciento. Por este motivo, el diagnóstico de alergia a penicilina debe ser lo más exacto posible, y los alergólogos realizan los estudios necesarios con el objetivo de retirar la falsa etiqueta de alergia a penicilina que tienen el 80 de los pacientes restantes. En pacientes ingresados en el hospital la etiqueta de alergia a la penicilina alcanza una mayor trascendencia y condiciona un aumento de las infecciones multiresistentes, y una mayor duración de la estancia y los costes hospitalarios.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.