Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Autonomías > Andalucía

El SAS crea grupos de trabajo para avanzar en la renovación de Primaria

Pruebas diagnósticas y atención urgente son los primeros

Foto del grupo de trabajo de Medicina de Familia del SAS.
El SAS crea grupos de trabajo para avanzar en la renovación de Primaria
Redacción
Martes, 21 de noviembre de 2017, a las 14:20
El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha configurado varios grupos de trabajo para continuar avanzando, gracias a la visión de los profesionales, en la Estrategia de Renovación de la Atención Primaria. El primer grupo constituido trabaja en el diseño del Catálogo de pruebas diagnósticas, con el objetivo de definir una propuesta antes de final de año que proporcione a los especialistas en Medicina Familiar un mayor y mejor acceso a los procedimientos diagnósticos,

Estas medidas se incluyen en el Proyecto Estratégico de Alta Resolución Diagnóstica y Terapéutica en Atención Primaria, cuyo objetivo es mejorar la calidad y los tiempos de respuesta, evitando desplazamientos innecesarios y mejorando el funcionamiento de las interconsultas, potenciando las consultas en acto único. Simultáneamente, según un comunicado, se incrementará el equipamiento diagnóstico de los centros de salud, con la capacitación necesaria de los profesionales.

Tal y como establecen las recomendaciones de las sociedades científicas, se comenzará ampliando el acceso a ecografías, radiología, así como las pruebas de laboratorio que se puedan realizar donde está el paciente sin disminuir su fiabilidad y otros procedimientos diagnósticos, e incrementando los procedimientos terapéuticos (como DIU, implantes anticonceptivos o infiltraciones).

Todos estos aspectos están siendo analizados por los distintos profesionales que componen el grupo de trabajo para concretar los circuitos asistenciales y definir este cambio en los centros de atención primaria. Entre estos profesionales se encuentran médicos de Familia, pediatras, odontólogos, radiólogos, especialistas en Anatomía Patológica y de Laboratorio que trabajarán con el asesoramiento también con profesionales de especialidades como Aparato Digestivo, Cardiología o Neurología para definir los circuitos y el abordaje de pruebas diagnósticas por imagen, pruebas funcionales o radiológicas desde Atención Primaria.

En paralelo, comenzará a funcionar un segundo grupo de trabajo que revisará el modelo de la atención urgente en los centros de Atención Primaria, la actividad que realizan los distintos dispositivos de urgencias y cómo continuar incrementando la capacidad de resolución de los mismos. Dentro de esta área, se han establecido tres subgrupos de trabajo que analizarán las distintas necesidades de la población en ámbitos urbanos, rurales y localidades especialmente aisladas.

Además, se han mantenido reuniones con responsables de la Asociación Andaluza de Matronas para incorporar también sus recomendaciones a la Estrategia de Renovación de la Atención Primaria.

Más recursos y tiempo de calidad

Para conseguir los resultados necesarios, se aumentará la disponibilidad de recursos y se tomarán medidas dirigidas a aumentar el tiempo de calidad de los profesionales. Se ha comenzado por implantar un modelo integrado de atención a pacientes crónicos complejos, basado en equipos funcionales multidisciplinares y con agendas específicas, que trabajan con planes personalizados de actuación, en cuya elaboración participan las propias personas atendidas y sus cuidadoras.

En este objetivo están siendo de gran importancia los desarrollos TIC, que permiten compartir la información clínica en tiempo real, a partir de la historia clínica digital, que ya se encuentra accesible desde todos los puntos del sistema, incluso los dispositivos de urgencias y emergencias, gracias a la historia de movilidad.

Además, se ha avanzado en la personalización de la atención, recuperando el equipo básico de Atención Primaria como unidad de referencia, médica y enfermera, y asignando profesionales de referencia en el hospital durante los ingresos. Este cambio de modelo se consolidó a principios de año, con la asignación de claves enfermeras a todos los cupos y ha supuesto un impulso a la actuación enfermera según sus competencias profesionales, aumentando su capacidad de resolución en el equipo sanitario.

La asignación de población a estos equipos se está realizando según su complejidad, el perfil de morbilidad y la frecuentación, así como el contexto sociosanitario, que es un determinante principal de las necesidades de salud.

Esta reasignación ha supuesto un importante esfuerzo de actualización tecnológica, que permitirá a los equipos conocer bien las características de sus cupos, utilizando el sistema de ACGs (Adjusted Clinical Groups) y la Base de Datos Poblacional, lo que les permitirá desarrollar una atención más efectiva y una mejor gestión de los recursos, resultando también una mayor calidad y eficiencia.

Planificación a cuatro años

Gracias a esta información detallada, cupo a cupo, se ha podido realizar una planificación exhaustiva de recursos a cuatro años, que permitirá alcanzar una dotación adecuada de personal, en función de la casuística de cada equipo asistencial. Así, se ha comenzado por reasignar los cupos más sobrecargados, para lo que se han creado 105 equipos nuevos, que supondrán la contratación de 105 especialistas de Medicina Familiar y Comunitaria y 105 de Enfermería. Esta contratación comenzará este mismo mes de octubre y se ampliará a cerca de 400 profesionales de distintos perfiles profesionales. La distribución exacta será: 105 médicos de familia, 210 enfermeras, 33 matronas, 8 pediatras y 30 trabajadores sociales.

Asimismo, se reforzará el papel estratégico de los dispositivos de apoyo, de Salud Pública, de Salud Bucodental, de Rehabilitación y Fisioterapia o de Trabajo Social, entre otros perfiles necesarios para desarrollar una buena Atención Primaria. Con todo ello, y en los próximos dos años, se realizarán otras mil contrataciones, por lo que la previsión es aumentar la plantilla de Atención Primaria en 1.500 profesionales.

Un aspecto muy importante de esta Estrategia es también la apuesta por el desarrollo investigador en Atención Primaria que se verá reforzado con el impulso al trabajo en equipo, la renovación tecnológica y, sobre todo, el tiempo de calidad que va a ser posible dedicar a las tareas de investigación.