26 de septiembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 10:20
Autonomías > Andalucía

Dos motivos retrasan la vuelta a las 35 horas de los sanitarios andaluces

El Parlamento andaluz ratifica el decreto-ley que devuelve en enero esta jornada semanal con abstención de PP y C's

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.
Dos motivos retrasan la vuelta a las 35 horas de los sanitarios andaluces
Redacción
Jueves, 10 de noviembre de 2016, a las 18:10
El Pleno del Parlamento ha convalidado este jueves, con los votos a favor del PSOE-A, Podemos e IULV-CA y la abstención del PP-A y de C's, el decreto-ley del Gobierno andaluz que devuelve a los empleados públicos de la Junta el próximo mes de enero la jornada laboral de 35 horas semanales, implantada en 1999 y suspendida en 2012 por imposición de las normas estatales de reequilibrio económico-financiero.

En este proceso se tendrán especialmente en cuenta las características del sector sanitario, donde se aplicará en función de los turnos de trabajo diario y los criterios de flexibilidad que se negocien en cada ámbito, mientras que en la Administración educativa la jornada se implantará progresivamente a partir del curso 2017/2018 por razones de organización y planificación del calendario escolar.

La consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, ha explicado ante el Pleno del Parlamento que este decreto-ley, que mejorará las condiciones de más de 270.000 trabajadores, forma parte del compromiso de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, de restablecer durante esta legislatura todos los derechos laborales que se han visto afectados desde 2012, decisión que fue ratificada en el acuerdo del pasado 2 de junio con los sindicatos CCOO, UGT y CSIF.

Según ha destacado la titular del ramo, la tramitación como decreto ley, fórmula que el Estatuto de Autonomía prevé por razones de "extraordinaria y urgente necesidad", permitirá implantar la medida dentro del calendario acordado. El 16 de enero se llevará a cabo en la Administración General, para extenderse después a los sectores sanitario y educativo. La adaptación de los servicios públicos al restablecimiento de las 35 horas estará sujeta a la negociación colectiva con los representantes de los empleados.