Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Opinión > El termómetro

Carlos Díaz

Carlos Díaz
Carlos Díaz
Viernes, 07 de octubre de 2016, a las 15:00
La división sanitaria de Comisiones Obreras en Castilla y León (en la imagen, su responsable) ha mostrado su total oposición a la puesta en marcha de Unidades de Gestión Clínica (UGC) en la región impulsada por la Consejería de Sanidad. A la hora de mostrar su malestar por la medida, el sindicato ha ‘patinado’ asegurando que “se pone en riesgo la atención a la población” y vaticinando, sin nada que sustente su postura, que provocará “recortar más la oferta sanitaria que se hace a los usuarios”. Si bien es cierto que el desacuerdo con esta y cualquier otra decisión gubernamental es legítimo, manifestarlo a través de un mensaje cargado de alarmismo no parece la mejor manera de expresarlo.