El Gregorio Marañón trata a 7 niños con un sistema tridimensional quirúrgico pionero en el mundo

Hito médico-tecnológico único para las malformaciones del cráneo en bebés
Foto de familia de los profesionales sanitarios del Gregorio Marañón y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.


12 nov 2021. 12.30H
SE LEE EN 4 minutos
Integrar la última tecnología en el quirófano, incluso a los propios ingenieros es ya una realidad. Prueba de ello es que Hospital Gregorio Marañón se ha convertido en el primer centro del mundo en usar planificación virtual individualizada y un triple sistema de guiado intraoperatorio para el tratamiento quirúrgico de malformaciones craneales y orbitarias en bebés con craneosinostosis, un defecto congénito que afecta a uno de cada 2.000 niños. 

Enrique Ruiz Escudero explica el novedoso sistema.

De forma que con esta nueva forma de operar estas malformaciones, se pasa de hacer un TAC "casi a ojo" a, gracias a la combinación por primera vez de navegación quirúrgica, realidad aumentada y fotografías tridimensionales, a eliminarlas de forma milimétrica. Supone un antes y un después en estas operaciones.

Un "logro" médico y tecnológico que incluso ha despertado el interés internacional, tal y como ha explicado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, en la presentación de esta novedosa tecnología, que ya se ha implementado con éxito en siete bebés.

Esta tecnología permite una mayor precisión y repetibilidad en las cirugías de corrección de la malformación en estos menores y asegura resultados óptimos. Ha sido desarrollado por los ingenieros del Departamento de Bioingeniería e Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Carlos III de Madrid, en colaboración con el Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial y el Servicio de Neurocirugía del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

El desarrollo y validación de la precisión de este procedimiento ha sido publicado en la revista científica Scientific Reports, siendo el primer trabajo de investigación en aplicar la planificación digital individualizada y la navegación quirúrgica para el tratamiento de la craneosinostosis, según ha explicado Santiago Ochandiano, cirujano maxilofacial del Hospital.

Pequeña demostración de la técnica, pionera a nivel mundial.


¿Cómo se opera la craneosinostosis?


La cirugía para el tratamiento de la craneosinostosis consiste en cortar el tejido óseo afectado, remodelarlo a la forma más apropiada y volverlo a colocar en el paciente en la posición adecuada para que la morfología craneal sea la deseada. La precisión en la remodelación y en la colocación del hueso es muy importante, ya que pequeñas variaciones pueden afectar negativamente al resultado funcional y estético del paciente.

Hasta ahora este procedimiento se basaba en la valoración subjetiva de los cirujanos teniendo en cuenta su experiencia previa. Tras años trabajando en este proyecto, los investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón y de la Universidad Carlos III de Madrid han conseguido desarrollar un flujo de trabajo basado en planificación preoperatoria virtual a la medida en cada paciente y la tecnología de navegación quirúrgica para objetivar el procedimiento quirúrgico.


Así es el nuevo sistema para operar en el Gregorio Marañón


El triple sistema de guiado, que combina la navegación quirúrgica, fotografía tridimensional y realidad aumentada, sirve para conocer la posición de los fragmentos óseos con una precisión milimétrica en cualquier momento de la reconstrucción quirúrgica. Con la fotografía tridimensional se reconstruye el cráneo del bebé y se puede conocer cualquier variación antes, durante y después de la intervención.

Durante la operación, una pantalla de alta resolución, posicionada próxima al campo quirúrgico, permite al personal médico visualizar una representación con modelos tridimensionales la posición real de los fragmentos óseos con respecto a la posición final planificada antes de la cirugía. De esta forma, los cirujanos pueden comprobar en todo momento que están cumpliendo los objetivos definidos durante la fase de la planificación quirúrgica y pueden realizar correcciones para asegurar un resultado óptimo.

Además, integra la visualización con realidad aumentada, que posibilita superponer la imagen virtual de la planificación en el campo quirúrgico para que los cirujanos puedan comprobar la posición de los fragmentos de hueso gracias a la navegación quirúrgica. Con ella, facilita al equipo de pofesionales asegurar unos buenos resultados estéticos y funcionales para los pacientes.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.