El director del Ccaes analiza en una entrevista con Redacción Médica lo vivido durante la pandemia de Covid-19

Simón: "He aprendido que podemos tomar medidas que me parecían imposibles"
Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes).


25 oct 2021. 18.30H
SE LEE EN 6 minutos
Con la colaboración de
Fernando Simón ha sido, y tómese por donde se quiera, el rostro de la pandemia. Dio la cara públicamente cuando ningún país europeo (tampoco España) supo calcular con tino la capacidad expansiva y letal del Covid-19; y se mantuvo como la voz técnica del Ministerio de Sanidad durante todas las olas que ha provocado esta pandemia. 

Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes), este epidemiólogo zaragozano se suma al especial de Redacción Médica, Lecciones del Covid-19, donde analiza la enfermedad que más relevancia mediática y quizá profesional le ha dado. Eso, a pesar de llevar consigo una mochila de experiencias vitales y profesionales que mucho antes le llevaron a conocer los países con menos recursos, donde las epidemias forman parte del día a día, y los recursos sanitarios son casi un espejismo.

¿Qué balance hace de la gestión de la pandemia del Covid-19?

No es fácil hacer un balance de una situación que ha provocado un impacto tan importante en la sociedad. La primera ola fue muy dura en todo el globo por la falta de recursos y la poca información de la que disponíamos. Desde entonces, España tuvo un aprendizaje muy rápido de lo que había que mejorar, de los puntos fuertes que teníamos que mantener y de algunos puntos débiles que teníamos que modificar, arreglar y actualizar.


"Espero que en la siguiente pandemia seamos capaces de hacerlo mucho mejor; nosotros y todo el planeta"



Se ha hecho todo lo posible con los medios que teníamos, para tomar las decisiones más acertadas. Dicho esto, todo es mejorable y espero que, en la siguiente pandemia, seamos capaces de hacerlo mucho mejor de lo que lo hemos hecho ahora, no solo nosotros sino todo el planeta.

¿Cuáles cree usted que han sido los puntos más fuertes de la sanidad española a la hora de hacer frente a la pandemia? ¿Y los débiles?

Uno de los puntos fuertes de nuestro país es que tiene un sistema público de salud muy arraigado y de alta calidad, al que toda la población tiene acceso, está formado por unos profesionales sanitarios comprometidos con sus pacientes y en el que la Atención Primaria es el pilar más importante. Es un sistema sanitario en el que nuestra sociedad confía y que habitualmente responde a sus demandas.

En este mismo sentido, ha quedado demostrada la capacidad de reacción de nuestro sistema para adaptarse a las necesidades que hemos tenido en algunos periodos. Se ha producido una sobrecarga en algunos lugares durante periodos más largos de lo deseable, sobre todo en las unidades de cuidados intensivos, pero a nivel general, el sistema ha respondido muy bien, sobre todo teniendo en cuenta la presión que hemos sufrido.

Otro de los puntos fuertes a destacar es la población española. Tenemos una sociedad solidaria que ha demostrado un cumplimiento estricto, así como un fuerte compromiso social en la aplicación de las medidas de control de la transmisión como el confinamiento, el uso de las mascarillas o la higiene personal.


"Los sistemas de información se consideraban buenos a nivel internacional pero la pandemia supuso una prueba de estrés enorme"



También ha demostrado el compromiso de vacunarse una vez aparece la vacuna, consiguiendo que España tenga las mejores coberturas globales de vacunación. Esto nos ha puesto en una situación muy favorable para afrontar lo que pueda quedar de pandemia a nivel global. Hablamos por tanto de una población que ha entendido los riesgos y que ha sido capaz de entender el rol que hemos tenido cada uno a la hora de proteger a las personas que tiene a su alrededor.

Un aspecto en el que debemos trabajar son los sistemas de información, que estaban pensados para situaciones con un volumen inferior al que hemos vivido. La gestión de los datos que hemos tenido que hacer, ha tenido unos volúmenes enormes y no contábamos inicialmente con herramientas informáticas adaptadas. Estos sistemas se consideraban buenos a nivel internacional, pero la pandemia ha supuesto una prueba de estrés enorme para todos los sistemas de vigilancia y de asistencia sanitaria, que a pesar de todo, han salido adelante.

¿Queda España preparada para afrontar una nueva pandemia de cara al futuro?

De todas las epidemias o brotes, las administraciones sanitarias, los responsables de la respuesta, los investigadores y los científicos, aprendemos. No podemos pensar que ya hemos terminado. Habremos terminado cuando no existan las pandemias o cuando tengamos totalmente controladas las enfermedades infecciosas.

¿Qué aprendizaje personal y profesional le deja a usted la pandemia del Covid-19?

Siempre he tenido una confianza enorme en nuestra población y en su saber hacer como colectivo y a nivel individual. En esta pandemia, he corroborado mi confianza en la forma de actuar, en el compromiso y la solidaridad de la ciudadanía española. Es un punto importantísimo a destacar.


"Nunca pensé que los españoles fueran a aceptar la necesidad de hacer un confinamiento como el que se hizo"



A nivel personal he aprendido que incluso las medidas que pueden parecernos imposibles en momentos determinados, cuando hay la motivación y el compromiso adecuado de todos, de la población, de las instituciones y de los profesionales que participan en la ejecución de esas decisiones, se puede hacer. En enero o febrero, antes de que tuviésemos casos en España, nunca hubiera pensado que toda la población española fuera a llevar mascarilla como se ha llevado y que fuera a aceptar la necesidad de hacer un confinamiento como el que se hizo.

Desde el punto de vista profesional, aprendemos siempre con cada problema de salud al que nos enfrentamos. La pandemia ha sido una cuestión muy complicada y por lo tanto el aprendizaje ha sido enorme. Hemos aprendido mucho sobre las capacidades tecnológicas a las que podemos acceder, sobre la velocidad a la que podemos proveer información, sobre la capacidad de cooperación entre diferentes grupos de profesionales dentro de un mismo sector o sobre el impacto de las medidas no farmacológicas de las que hasta esta pandemia apenas teníamos información sobre su impacto real. También se ha producido un aprendizaje sobre cómo comunicar los técnicos a los decisores, pero también sobre cómo comunicar a la población. Se ha avanzado muchísimo en la coordinación a nivel nacional e internacional y sobre todo, que los problemas sanitarios no son locales, sino globales.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.