13 nov 2018 | Actualizado: 18:50
Política Sanitaria / Sanidad hoy

Rebelión colegial contra los estatutos de la OMC

Algunos de los Colegios más importantes de España han solicitado la retirada del texto

Ignasi Pidevall, asesor jurídico del COMB; Pedro Hidalgo, presidente del Colegio de Médicos de Badajoz, y Rodrigo Martín, presidente del Colegio de Médicos de Santa Cruz de Tenerife.
Rebelión colegial contra los estatutos de la OMC
mié 12 octubre 2016. 20.10H
J.F/C.P/S.L.
Varios colegios de médicos, entre ellos los de Barcelona, Tenerife, Badajoz, Castellón y los cuatro gallegos han pedido la retirada parcial o total de los estatutos del Consejo General de Colegios de Médicos (Cgcom). La competencia del Consejo para aprobar los estatutos de los Colegios de toda España, vista como un ataque a la autonomía de los órganos colegiales, es la principal razón que se argumenta para exigir cambios en los estatutos.


Ignasi Pidevall: "Si no estamos de acuerdo con los estatutos de la OMC, no vamos a estarlo con los del Consejo"


Esta rebelión contra los estatutos del Consejo General se concretó el pasado viernes día 7, último día para presentrar alegaciones contra el proyecto, según constaba en el Boletín Oficial del Estado, y abarca a muchos de los colegios de médicos más relevantes y con más asociados de toda España. El Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) ha sido el abanderado de la revuelta y ha pedido la retirada de todo el texto.

Según explica el asesor jurídico del COMB, Ignasi Pidevall, esta enmienda a la totalidad se hace “por coherencia”: “Si no estamos de acuerdo con los estatutos de la Organización Médica Colegial (OMC), tampoco vamos a estarlo con los del Consejo”. En relación con la competencia para aprobar los estatutos de los colegios, explica: "no nos parece correcto que [el Cgcom] tenga esa capacidad, que además se sustenta en una ley preconstitucional, de 1974, que ha sido superada por toda la legislación posterior”.

Pidevall aclara que no quieren apartar completamente al Consejo sino darle un papel consultivo en lugar de ejecutivo. “Cada colegio tiene en su comunidad autónoma una corporación que valida sus estatutos, por lo que no es necesario esa otra competencia”, añade el jurista.

Galicia también pide la retirada

La institución catalana no es la única nota discordante. Hace unas semanas, el Colegio de Médicos de Pontevedra solicitaba públicamente la retirada de los estatutos de la OMC porque creen que, coincidiendo con Cataluña, se extralimitan las funciones del Consejo. En concreto, critican especialmente que el texto entre a regular el régimen económico de cada colegio, además de pedir que se amplie el capítulo dedicado a los fines de los colegios, añadiendo “colaborar con los poderes públicos".

Pontevedra se une al resto de colegios gallegos en un frente común para recurrir estos estatutos por la misma razón: la extralimitación en la funciones del Consejo, tal y como ha confirmado el presidente del Colegio de Lugo, Manuel Boquete a este medio. 

Badajoz, Tenerife y Castellón plantean enmiendas

Desde el Colegio de Badajoz, su presidente, Pedro Hidalgo, también critica duramente la redacción de estos estatutos por el centralismo que se desprende de ellos. “Creemos que el Consejo General tiene que ser eso, un Consejo General; no una federación o una organización. Queremos colegios fuertes para hacer un Cgcom fuerte; no un Cgcom fuerte a costa de colegios débiles”, ha explicado Hidalgo.
 
Según este presidente, la disposición transitoria segunda en la que se contempla la subordinación de los estatutos de cada colegio a la OMC ha sido “la gota que ha colmado el vaso”, pero hay otros aspectos que también “disgustan”, y contra los que igualmente se van a presentar alegaciones. El primero de ellos es la supresión de la vocalía de médicos residentes, un aspecto que Hidalgo critica duramente: “No nos parece bien que se les incluya en la categoría de médicos jóvenes”.
 
Por otra parte, este órgano colegial también se muestra en desacuerdo con el régimen de incompatibilidades que se establece en la nueva redacción. Otra exigencia que el Colegio pacense va a plantear a través de sus alegaciones es incluir como infracción grave en los estatutos la violación del secreto profesional.

El Colegio de Médicos de Santa Cruz de Tenerife también ha presentado una batería de alegaciones al texto. Al igual que otros colegios, están en completo desacuerdo con que los estatutos de cada uno de estos órganos provinciales tenga que ser sometido a la aprobación de la OMC. Su presidente, Rodrigo Martín, considera que “puesto que las competencias sanitarias están en manos de las comunidades autónomas”, las funciones del Consejo General deberían limitarse a la representación ante el Ministerio y de cara al extranjero y a los aspectos deontológicos.

“Los consejos autonómicos deberían ser el centro de la OMC y los estatutos los dejan sin funciones”, se queja Martín. Según fuentes colegiales, el Colegio de Médicos de Castelló ha planteado alegaciones en términos muy parecidos. Esta redacción se ha puesto en contacto con el resto de grandes colegios de médicos, comenzando por el de Madrid, pero no han querido confirmar si ellos han presentado o no alegaciones contra los estatutos publicados. De igual manera, puestos en contacto con el Consejo General, lo único que se ha comentado es que "el Consejo no ha presentado moción alguna".


José Antonio Otero:
"Los estatutos no están bien enfocados porque no reflejan la España de las autonomías"


Una "paradoja"

A criterio del asesor jurídico del COMB esta rebelión colegial contra los estatutos del Cgcom tiene un punto "paradójico" ya que la situación se da sin que ninguna de las partes la quieran. “El Colegio no va en contra del Consejo porque este último ni siquiera quiere tener esta competencia, que le viene impuesta por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Consejo de Estado”, aclara. Así, Pidevall quiere zanjar las teorías respecto a las tendencias nacionalistas de la institución en su mala relación con el Consejo: “Esa es la excusa fácil”.

Por otro lado, para el COMB esta impugnación también atañe a cuestiones económicas: “Si esta competencia no fuera obligada, no tendría que ir en el presupuesto, por lo que se reduciría el gasto”, narra el asesor, que está convencido de que van a ser capaces de “darle la vuelta” a lo que hasta día de hoy ha seguido legitimando el Tribunal Supremo.

La iniciativa de Cataluña de impugnar los estatutos se comprende incluso en colegios que no han presentado alegaciones, como en el Colegio de Médicos de Valladolid, donde su su presidente, José Antonio Otero, entiende que "los estatutos no están bien enfocados porque no reflejan la España de las autonomías".  El máximo responsable de esta insitutución cree también que se extralimitan en sus funciones y que "no tiene sentido elaborarlos siguiendo una estructura jerárquica".

Otero ha contado que "el Consejo General no puede actuar como si fuera un banco con muchas sucursales, sino que tiene que enteder la estructura provincial de los colegios". Entiende la propuesta catalana como una "demanda de bilateralidad" que no le "rechina" en absoluto, porque "es posible mantener esa relación con lealtad".  Por último, Otero ha señalado que los estatutos deben ser de nuevo revisados cuando vean la luz las leyes de Profesiones y Servicios y Colegios.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.