Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Primera gran derrota de Trump al tener que retirar su reforma sanitaria

El presidente retira su plan para sustituir el Obamacare al no tener el apoyo republicano

Donald Trump, presidente de los EEUU.
Primera gran derrota de Trump al tener que retirar su reforma sanitaria
Carlos Corominas
Viernes, 24 de marzo de 2017, a las 21:40
La reforma sanitaria para sustituir Obamacare le ha valido a Donald Trump su primer revés parlamentario como presidente de EEUU. Ha tenido que retirar la votación de su propuesta ante la falta de apoyos republicanos que auguraban una sonada derrota en el Congreso.
 
"Derogar y reemplazar" el sistema sanitario conocido como Obamacare fue una de sus grandes promesas electorales. La primera orden que firmó Trump al llegar a la Casa Blanca fue para revocar una parte de esta reforma.
 
Ahora se ha encontrado con la oposición en sus propias filas ante el temor de que la solución propuesta por Trump y su equipo fuera peor que el problema que, según el presidente, suponía Obamacare. En las últimas semanas crecía la oposición interna. El análisis de la Oficina de Presupuestos del Congreso (un órgano que analiza los proyectos de ley de forma independiente) alertaba que el plan propuesto por Trump podía dejar sin cobertura a 24 millones de personas. Sin embargo, ha sido la minoría más radical del partido republicano, la más liberalizadora, la que se negaba a apoyar el plan de Trump. 

El portavoz republicano, Paul Ryan, ha afirmado que ha sido él quien ha sugerido al presidente detener la votación y ha reconocido que Obamacare seguirá vigente "en el futuro inmediato". Por su parte, la portavoz demócrata en la cámara se ha alegrado de la retirada del proyecto: "Hoy es un gran día para nuestro país y para el pueblo americano". 

Al valorar la situación, el presidente Trump ha señalado que ha faltado un escaso margen y ha repetido uno de sus mantras: "Obamacare va a explotar". En su línea, el presidente ha dicho: "Entonces los demócratas querrán unirse a nosotros". Además, el presidente ha afimardo haber aprendido "mucho sobre lealtad y de cómo funcionan las votaciones" y ha calificado todo el proceso como "una interesante experiencia". Se ha mostrado seguro de que en el futuro va a "haber una muy buena ley".