Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 11:05
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Plan de Facme para que el médico reciba formación sin pagar a Hacienda

Fernando Carballo propone que las sociedades científicas sean las que gestionen las aportaciones de la industria

Fernando Carballo, presidente de Facme.
Plan de Facme para que el médico reciba formación sin pagar a Hacienda
Joana Huertas
Martes, 24 de enero de 2017, a las 21:40
Ha pasado ya medio año desde que se diera a conocer la intención del Ministerio de Hacienda de fiscalizar las transferencias de valor que reciben los profesionales sanitarios de la industria farmacéutica para su formación continuada, una espada de damocles que sigue amenazando a los médicos este 2017. Sin embargo, la Federación de Asociaciones Científicos Médicas Española (Facme) tiene su propio plan para solventar la situación.

La estrategia que plantea la federación es la de que sean las sociedades científicas o profesionales las que gestionen y canalicen los fondos que aporten la industria farmacéutica, de manera que no sean finalistas y se eviten posibles conflictos interés de los profesionales. Así mismo, en caso de haber algún impuesto que abonar por este capital, lo abonaría la organización, no el individuo.

Fernando Carballo, presidente de Facme, ha expuesto así esta iniciativa, aunque ha reconocido que “habría que ajustar y regular el modelo” para que cuando se diera este salto “no quedaran fuera pequeñas sociedades científicas o agencias”.

La propuesta parte de elevar el conflicto de intereses fuera del espacio individual y, para Carballo, esta práctica (que las organizaciones reciban los fondos y sean la catalizadoras de los mismos hacia los profesionales) para la financiación continuada se debería integrar en los códigos de buenas prácticas de los colectivos científicos, de Farmaindustria y de Fenin (aunque esta patronal ya ha adoptado un modelo muy similar a este).

Carballo ha explicado que este es el modelo que quieren presentar a el Ministerio de Sanidad (que, sin haber entrado en negociaciones profundas y conociendo esbozos del mismo, no lo vería con malos ojos), para que el departamento que dirige Dolors Montserrat lo defienda ante el Ministerio de Hacienda y se impida la ruptura del modelo de atención continuada en España.  

Ha asegurado que “si conseguimos dejar bien claro qué es formación continuada y qué promoción, y lo diferenciado que está, podemos pactar este modelo con la administración y que no nos suponga un gravamen fiscal. Podemos ganar la batalla en las próximas semanas". 

Fernando Carballo, presidente de Facme; Francisco Fernández, director de Comunicación de Farmaindustria; Neus Rams, de la Consejería de Salud de Cataluña, y Humberto Arnés, director general de Farmaindustria.

Fernando Carballo, presidente de Facme; Francisco Fernández, director de Comunicación de Farmaindustria; Neus Rams, de la Consejería de Salud de Cataluña, y Humberto Arnés, director general de Farmaindustria. 


Críticas a Farmaindustria

Carballo ha abordado estas cuestiones durante la 'Jornada sobre transparencia en el sector farmacéutico', en la que también ha asegurado que no va a tratar este asunto con ninguna formación política: “líbreme Dios de los partidos políticos”.

Así mismo, el presidente de Facme ha tenido duras críticas contra la política de transparencia abordada por Farmaindustria en los últimos meses, y los pasos que va a dar en el futuro. “Ha habido un elemento que a las sociedades científicas nos ha incomodado: la unilateralidad de la publicación de la información de las transferencias de valor individualizada, sin que haya habido una consulta sobre su impacto. No podemos inducir al profesional a que tome decisiones cuando todavía no hemos clarificado el escenario”. También ha cargado contra que “Farmaindustria haya cogido la bandera de la transparencia como prestigio social, como si los demás no lo hiciéramos”.

Humberto Arnés, director general de la patronal del medicamento innovador, ha reconocido que “es probable que hayamos cometido algún error, por precipitación, pero hemos de caminar juntos por los senderos que la sociedad demanda”.

Con todo, en este sentido, Arnés ha afirmado que “hay razones que apabullantes que nos han llevado a tomar las decisiones que hemos tomado. La relación de los profesionales sanitarios con la industria puede dar lugar a conflictos de interés, y la transparencia permite reducir esta posibilidad. Pero es un medio, no un fin. Si hubiera otras fórmulas para aclarar estas relaciones no recurriríamos a un transparencia individualizada. ¿Para qué lo haríamos, por morbo? Eso no entra dentro de nuestros intereses. Nosotros solo nos hemos alineado en el lado que nos exige la sociedad, y nos hemos adelantado a lo que nos va a pedir. La nuestra es una apuesta por estos valores”.