Es la conclusión un investigador del campus médico Anschutz de Colorado que ve este caso como propaganda

No, Merit Ptah del Antiguo Egipto nunca fue la primera mujer médico
Vezir Ramose y su esposa Merit-Ptah.


21 dic 2019. 17.15H
SE LEE EN 5 minutos
La figura del Antiguo Egipto Merit Ptah, celebrada durante décadas como la primera doctora y un modelo a seguir para las mujeres que ingresan a la Medicina, nunca existió.

Es la conclusión un investigador del campus médico Anschutz de la Universidad de Colorado que considera el caso como un ejemplo de cómo se pueden propagar conceptos erróneos.

"Casi como un detective, tuve que rastrear su historia, siguiendo cada pista, para descubrir cómo comenzó todo y quién inventó Merit Ptah", afirma en un comunicado el doctor Jakub Kwiecinski, instructor en el Departamento de Inmunología y Microbiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado e historiador médico.

Su estudio fue publicado en el Journal of the History of Medicine and Allied Sciences.

El interés de Kwiecinski en Merit Ptah ('amada del dios Ptah') se despertó después de ver su nombre en tantos lugares. "Merit Ptah estaba en todas partes. En publicaciones en línea sobre mujeres en STEM, en juegos de computadora, en libros de historia populares, incluso hay un cráter en Venus que lleva su nombre", dijo. "Y, sin embargo, con todas estas menciones, no había pruebas de que ella realmente existiera. Pronto se hizo evidente que no había habido una antigua médica egipcia llamada Merit Ptah".


Esta idea se asoció con una cuestión de igualdad de derechos extremadamente emotiva, partidista, pero también personal


Profundizando en el registro histórico, Kwiecinski descubrió un caso de identidad equivocada que cobró vida propia, alimentado por aquellos ansiosos por una historia inspiradora.

Según Kwiecinski, el caso de Merit Ptah tuvo sus orígenes en la década de 1930 cuando Kate Campbell Hurd-Mead, historiadora médica, doctora y activista, se propuso escribir una historia completa de mujeres médicas en todo el mundo. Su libro fue publicado en 1938.

Ella habló sobre la excavación de una tumba en el Valle de los Reyes, donde había una "imagen de una doctora llamada Merit Ptah, la madre de un sumo sacerdote, que la llama el 'Médico Jefe'".

Polémica


Kwiecinski dijo que no había constancia de que esa persona fuera un médico. "Merith Ptah como nombre existía en el Antiguo Reino, pero no aparece en ninguna de las listas recopiladas de los antiguos curanderos egipcios, ni siquiera como uno de los 'legendarios' o 'casos controvertidos'", dijo. "También está ausente de la lista de mujeres administradoras del Reino Antiguo. No hay tumbas del Reino Antiguo presentes en el Valle de los Reyes, donde la historia ubica al hijo de Merit Ptah, y solo existen unas pocas tumbas en el área más grande, la necrópolis tebana".

El antiguo reino de Egipto duró desde 2575 hasta 2150 a. C. Pero había otra mujer que tiene un parecido sorprendente con Merit Ptah. En 1929-30, una excavación en Giza descubrió una tumba de Akhethetep, un cortesano del Antiguo Reino. En el interior, una puerta falsa representaba a una mujer llamada Peseshet, presumiblemente la madre del dueño de la tumba, descrita como la 'Supervisora de las mujeres sanadoras'. Peseshet y Merit Ptah vinieron de los mismos períodos de tiempo y ambas fueron mencionadas en las tumbas de sus hijos que eran altos funcionarios sacerdotales.

Este descubrimiento fue descrito en varios libros y uno de ellos llegó a la biblioteca privada de Hurd-Mead. Kwiecinski cree que Hurd-Mead confundió a Merit Ptah con Peseseth.

"Desafortunadamente, Hurd-Mead en su propio libro mezcló accidentalmente el nombre de la antigua sanadora, así como la fecha en que vivió y la ubicación de la tumba", dijo. "Y así, de un caso incomprendido de una auténtica curandera egipcia, Peseshet, nació una Merit Ptah aparentemente anterior, 'la primera mujer médica'".

La historia de Merit Ptah se extendió por todas partes, impulsada por una variedad de fuerzas. Kwiecinski dijo que un factor era la percepción popular del antiguo Egipto como una tierra casi de cuento de hadas "fuera del tiempo y el espacio" perfectamente adecuada para la creación de historias legendarias.

La historia se extendió a través de círculos de historiadores aficionados, creando una especie de cámara de eco similar a la forma en que circulan hoy las noticias falsas.

"Finalmente, se asoció con una cuestión de igualdad de derechos extremadamente emotiva, partidista, pero también profundamente personal", dijo. "En conjunto, esto creó una tormenta perfecta que impulsó la historia del Mérito Ptah a ser contada una y otra vez".

Sin embargo, Kwiecinski dijo que la parte más sorprendente de la historia no es el error, sino la determinación de generaciones de mujeres historiadoras de recuperar la historia olvidada de las sanadoras, lo que demuestra que la ciencia y la Medicina nunca han sido exclusivamente un territorio de hombres.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.