Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La reducción de precios permite un "superávit" farmacéutico de 300 millones

Los partidos en el Congreso ven “difícil” que el pacto de Estado por la sanidad acabe haciéndose realidad

José Martínez Olmos, Concha Palencia, Rubén Moreno, Francisco Igea y Joseba Agirretxea.
La reducción de precios permite un "superávit" farmacéutico de 300 millones
Viernes, 23 de junio de 2017, a las 17:00
Entre las enmiendas que ha presentado al PSOE a los Presupuestos Generales del Estado que todavía tienen que recibir la aprobación definitiva del Congreso de los Diputados, se halla la ampliación del fondo de cohesión y la creación de un fondo para financiar la innovación terapéutica en el Sistema Nacional de Salud.

Estas ideas, que cuentan con el aval de Podemos, no lo hacen con el del Partido Popular. Rubén Moreno, diputado de la formación de derechas, ha considerado que no es necesario puesto que, cada año, España registra un "superávit" de más de 300 millones de euros al año en el gasto de medicamentos. El exsecretario general de Sanidad ha explicado a Redacción Médica que esto es posible gracias a la reducción de costes continua que se logra mediante los precios de referencia y la entrada al mercado de medicamentos genéricos, lo cual permite que “queden libres para las innovaciones entre 20 y 30 millones más mensualmente”.


Para los diputados, el pacto de Estado por la sanidad se ha movido entre el 'epic fail' y las ideas rimbombantes poco concretas


Además, el diputado 'popular' ha descartado el empleo de fondos finalistas en sanidad. “Las autonomías tienen que priorizar”, ha apuntado, al tiempo que ha asegurado que “tenían el dinero para pagar la hepatitis C, otra cosa es en qué se lo gastaron. Medidas como los fondos finalistas y crear fondos distorsionan el modelo. Lo que se tiene que hacer es priorizar y hacer gestión eficiente de recursos”.

Así mismo, y respecto al pacto de Estado por la sanidad en el Congreso, ha reconocido que en la legislaturas pasadas esto fue un “epic fail”, y ha advertido de que “tenemos un congreso muy fragmentado en esta. Hay puntos en los que básicamente no hay encuentro... Es difícil, no imposible, pero difícil”.

“No me gusta mucho la idea del pacto de Estado en sanidad, te quedas con ideas rimbombantes pero con cosas poco concretas”, ha objetado por su parte Francisco Igea, portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja. “Tendríamos que ponernos de acuerdo en cuestiones de gestión directa y ver cómo vamos a medir el pacto. Solo de esta manera sacaremos el debate de la gestión de la sanidad de la demagogia”.

En cambio, José Martínez Olmos, senador socialista, mantiene viva la llama de la esperanza, aunque es escéptico. “Llevamos este pacto de Estado al Senado porque es la cámara autónomica, y este acuerdo sin las regiones no es posible. Ya en su momento lo firmamos con escepticimo. Han pasado cinco meses y el Partido Popular no ha dado ni un solo paso. No lo digo como reproche, sino con escepticimo”.

Personal sanitario


"Los profesionales sanitarios españoles viven en el peor de los mundos laborales posibles"


Estas cuestiones se han abordado en el debate político celebrado en el marco del curso 'Experiencias de éxito en el acceso a la innovación en los sistemas sanitarios', organizado por la Universidad Menéndez Pelayo y MSD. En él también se ha tratado la situación del personal del Sistema Nacional de Salud (SNS), su precarización y la solución que se está planteando a través de una oferta pública de empleo nacional (OPE). Pero Igea ha advertido de más problemas. “Los profesionales sanitarios españoles viven en el peor de los mundos laborales posibles, con ausencia de méritos, localismo y falta de movilidad. Igual hay que sentarse y darle una vuelta al estatuto que les rige. El contexto es un desastre para los profesionales y también para el sistema”, ha denunciado.

Concha Palencia, senadora de Podemos , ha criticado que “el personal estatutario viene soportando mucha precariedad. Hay que mejorar los mecanismos de contratación y los sistemas de bolsa de empleo. También los de planificación y es necesaria una nueva norma de incompatiblidades y que luego se cumpla”.

Por su parte, Martínez Olmos ha reconocido que esta es “es una enorme asignatura pendiente del SNS, especialmente grave para los trabajadores más jóvenes. Soy partidario de recuperar el plan de 2008 para hacer una planificación recursos humano a largo plazo con las autonomías por la que se trasladen las necesidades futuras de personal a las universidades. Si no hacemos un pacto por la sanidad debemos hacer un pacto por los recursos humanos del SNS para que esto no vuelva a pasar”.